Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Exigencia del pago electrónico del bus a discusión en la Asamblea Legislativa

Buseros aseguran que usuarios no utilizan la tarjeta prepago porque pueden y prefieren hacer el pago en efectivo.

Buseros aseguran que usuarios no utilizan la tarjeta prepago porque pueden y prefieren hacer el pago en efectivo.

Buseros aseguran que usuarios no utilizan la tarjeta prepago porque pueden y prefieren hacer el pago en efectivo.

La Asamblea Legislativa tiene planificado  analizar una decreto para pospones la exigencia del pago de forma electrónica del pasaje en el transporte colectivo.

Transportistas de diferentes gremiales han coincidió en la necesidad de posponer la obligatoriedad de uso de la tarjeta prepago en el transporte colectivo; sin embargo para unos el plazo debe ser 60 días y para otros hasta final de año.

Todos  los buseros están buscando este beneficio legal porque a partir del miércoles pasado está vigente  en el país que a los transportistas del Área Metropolitana se les pague el subsidio por pasaje  contabilizado, lo cual se hace a través del uso del cobro electrónico. Así que quienes no tienen los aparatos, se quedarían sin subsidio.

Antes eran montos fijos, dados mensualmente, por $200 y $400.

“Creemos  que hay que dar un prorroga suficiente, hasta diciembre sería es un buen plazo para que en ese tiempo se pueda discutir si al final realmente vale la plena implementar este sistema.  Estamos de acuerdo con la modernización , pero seria injusto que  al pueblo salvadoreño solo se le este cobrando con tarjeta, yo creo que hay que utilizar los dos sistemas, tarjeta y efectivo”, dijo Carlos Reyes, diputado de Arena. El diputado que el plazo de 6o días no es suficiente. “Ni ellos mismos se la creen que salen en dos meses”.

Entre octubre del 2013 a la fecha, los intentos por echar a andar el cobro electrónico ha tenido varios intentos y han tratado de presionar a los buseros de distintas formas para que utilicen el sistema.

¿Que ha frenado que los dueños de los buses instalen los aparatos en sus vehículos?

La explicación podría estar en los tres contratos que deben firmar los propietarios para poder tener acceso a la instalación de los aparatos con los cuales, también, se contabiliza los pasajeros.

Según datos del Viceministerio de Transporte, solo hay 1500 unidades  que tienen el sistema de  cobro por tarjeta y hay entre 2,700 a 2,800 vehículos sin los aparatos lectores. Aunque Sipago estima que son 3,000 unidades sin validadores.

El decreto 1014, que da vida a pago del subsidio por pasajero movilizado, fue aprobado en la Asamblea Legislativa el 29 de abril con los votos de  los partidos FMLN y Gana.

El represéntate de Sipago, Rodrigo Contreras Teos, opinó que el lapso de 60 días es “prudencia” para instalara los aparatos en las unidades faltantes.

Para Contreras Teos no es un revés que se posponga la exigencia del pago electrónico, “en este caso es que las empresas tienen que valorar un periodo para implementación y se ha quedado corto con ese tiempo”.
Miguel Castañeda, también directivo de Sipago, cree que lo que ocurrió fue que cuando se trato de impulsar el sistema “caímos en el contexto electoral”.
Castañeda dijo que el porcentaje de uso de tarjeta es bajo porque hay cierto acomodo de la parte de la linea empresarial porque existía subsidio mensual , pero ahora es por pasajero movilizado.

Los tres contratos

Tres contratos. Para que a un transportista le instalen el lector de tarjeta en su unidad, antes debe firmar tres nuevos contratos. 

Uno es con Bandesal. En este contrato el empresario cede los flujos (dinero que ingresa por cobro del pasaje) de manera irrefutable a un fideicomiso creado por Sipago y administrado por Bandesal. 

El segundo es un contrato con Subes,  la única empresa que administra el cobro electrónico en el país, en el cual se pagan $48 dólares mensuales por el aparato más el 8.5% de los ingresos del pasaje.  

El tercero es  un nuevo contrato con el Viceministerio de Transporte (VMT), el cual incluye dos cláusulas que han causado polémica entre transportistas. En la primera se expone que se puede rescatar la concesión del servicio antes de que se venza  el contrato solamente con que haya un interés público. La otra cláusula es de confidencialidad en la cual no se puede denunciar nada referente al contrato, según han explicado empresarios.

Luego de firmar esos tres documentos, el transportista  le pueden instalar el sistema GPS,  el validador o computadora lectora, consola del motorista y  botón de emergencia.

Cuál es la urgencia de exigir el uso de la tarjeta

 Lograr aplicar el cobro electrónico en el transporte público es una pieza clave para los transportistas de la Mesa Nacional de Transporte, cuyos integrantes son, en su mayoría, los mismos que crearon la empresa Sipago.

Y Sipago junto a Subes, son los que administran el Sitramss.

Subes es la única empresa autorizada en el país para administrar el cobro electrónico en el transporte público.

La importancia de aplicar el cobro electrónico radica en que ese es uno de los requisitos que deben cumplir los transportistas para que el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) les otorgue un préstamo millonario, el cual sería usado para la compra de buses para el Sitramss.

Aunque, actualmente, el pago de la tarifa en el Sitramss es exclusivamente a través de la tarjeta prepago; os transportistas deben extender el mecanismo a las rutas que trabajarían como “alimentadoras” del moderno sistema de transporte.

“El Sitramss solo ha entrado con una parte (del cobro electrónico), falta que complementarlo con la parte de los  alimentadores, que es donde se va a volver un sistema integral de cobro de tarjeta prepago y del sistema de transporte”, dijo Contreras Teos.

 La función de las rutas alimentadoras es llevar a los pasajeros desde las colonias a las rutas principales y pretroncales del Sitramss.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación