Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Evacuan pacientes del Rosales debido a ruptura de tubería

Una tubería, ubicada en el techo del tercer piso del edificio de Especialidades, se rompió e inundó parte de los servicios, afectando la atención en el área. 

Tuberia de agua colapsa en hospital Rosales

El colapso de la tubería ha provocado diversos daños en el techo, equipos e instalaciones del tercer piso del edificio de Especialidades. Según el Jefe de Cirugía Plástica,...

Pacientes evacuados a  salas improvisadas, falta de material estéril, cirugías suspendidas y otros problemas  ha ocasionado la ruptura de una tubería de agua, ubicada  en el techo del tercer nivel del edificio de Especialidades del Hospital Nacional Rosales.  

Una paciente ingresada en el servicio de Ortopedia relató que el desastre ocurrió el martes por la noche, sorprendiendo tanto al personal como a los usuarios del centro. 

En dos ocasiones anteriores,  se han reportado daños en las tuberías de ese edificio.

Hoy por la mañana el caos aun inundaba al tercer piso. 

El área de enfermería lucía desierta, varias habitaciones en donde se mantienen los pacientes ingresados también estaban vacías.

Los restos de cielo falso y materiales que componían las partes del techo dañado estaban desperdigados por los pisos de algunas salas que aún no habían sido limpiadas. 

Cuando la tubería estalló el agua inundó el Arsenal (es donde se esteriliza material médico) y se desplomaron diversas partes del techo. 

En el momento de la crisis el personal comenzó a evacuar a los pacientes del área de neurocirugía; uno de los servicios que componen el tercer piso, informaron. 

Los pacientes fueron trasladados a una sala de conferencia del mismo piso. 

Pero aunque varias habitaciones ya habían sido desalojadas, las pacientes de Ortopedia se mantenían en sus cuartos, pese al riesgo de otro colapso. 

“Nos quieren trasladar, pero no hay lugar dónde. Las enfermeras andan viendo dónde pueden movernos porque tenemos miedo”, comentó una paciente que pese al dolor que le provoca la extensa inflamación en su rodilla se mantiene sin poder dormir debido a la preocupación. 

“En la noche pasó todo eso. Nosotros oímos cuando una tubería se reventó y empezó a salir el agua, las enfermeras empezaron a sacar a los pacientes, pero a nosotros no nos mueven porque no hay espacio”, dijo. 

La paciente expuso que hay temor de que las tuberías o el techo lleguen a ceder por completo, señaló que han percibido que hasta las enfermeras tienen miedo de que ocurra un daño más grave. 

“Pensamos que aunque sea afuera nos sacaran porque no vamos a dormir tranquilas en la noche”, pidió la angustiada paciente.  

El tercer piso alberga seis quirófanos donde se realizan procedimientos quirúrgicos para las especialidades de cirugía general, cirugía plástica, ortopedia, oftalmología, neurocirugía, urología y cirugía vascular. 

Parte del techo que se desplomó era del servicio de neurocirugía, cerca de pacientes muy delicados debido a sus padecimientos. 

Además, debido a que el área de arsenal estuvo comprometida con la inundación no había forma de garantizar la esterilización de la ropa y el material utilizado para la cirugía. 

Para ayer las intervenciones en el área estaban suspendidas . 

El jefe de Cirugía Plástica, Alcides Gómez, dijo que al menos dos operaciones del servicio tuvieron que ser suspendidas debido al problema. 

“Íbamos a tratar una paciente con una patología que se llama neurofibromatosis, cuando yo llegué oí que no había ropa de sala porque el área donde la esterilizan se inundó el día de ayer de la parte del piso y no sabían qué tipo de agua era, si era agua negra o agua potable”, expuso Gómez. 

El médico describió como una destrucción lo que ha ocurrido en las zonas de los servicios de ortopedia y neurocirugía. Añadió que trabajadores del área de mantenimiento tuvieron que dedicar el miércoles para sacar toda el agua estancada e intentar limpiar parte del piso. 

“Pero ya era un riesgo para la esterilización de la ropa”, advirtió Gómez. 

Dos médicos que laboran en el tercer piso, pero pidieron no ser identificados, dijeron que por cada servicio hay al menos entre 15 a 20 ingresados, pero tuvieron que dar prioridad al retiro de los pacientes de neurocirugía porque ahí fue donde colapso parte del techo. 

“En neurocirugía, que es de donde colapso, fueron trasladados del área y las señoras de ortopedia que lo vieron todo están con miedo”, dijo uno de los médicos. 

Algunas camas han sido trasladadas a los pasillos, mientras que para un grupo de pacientes se había usado el auditorio de la tercera planta como refugio. 

“Son pacientes de patologías complicadas y muy especializadas y están con un riesgo cuando la estructura física está colapsando”, cuestionó Gómez. 

Además hay pacientes que habrían perdido la operación que tenían programada. 

Gómez dijo que la paciente de la neurofibromatosis  (trastornos genéticos del sistema nervioso) había sido ingresada desde la semana pasada para ser preparada para la operación.   

“Vamos a tratar que sea intervenida mañana para que no pierda el tiempo”, expuso el médico. 

Otras deficiencias 

Al describir lo sucedido el martes por la noche, los médicos del tercer piso comentaron que hubo una advertencia el lunes.  

De acuerdo con los doctores, ese día hubo dos aparatos que están empotrados en el techo  de los quirófanos cinco y seis que comenzaron a gotear.

Dichos equipos son unos brazos mecánicos especiales para las salas de operaciones que contienen todos los enchufes y extensiones para los instrumentos que usan durante las operaciones.

Ante el excesivo goteo se tuvieron que suspender las cirugías de esas salas. 

“Los pacientes son victimizados por las pésimas condiciones que esta gente ha metido en el hospital. Mal mantenimiento, mala administración y mala gerencia”, expresó Gómez. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación