Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Este fallo de la JCD deja un precedente"

José Barrientos, padre de los niños afectados, dijo que la Junta de la Carrera Docente le ha dado fiel cumplimiento a la Ley.

José Barrientos cree que su hijo mayor fue víctima de acoso por parte de una maestra del centro escolar católico San Agustín. "Hasta por no cortarse las uñas mandaban un acta (disciplinaria)", dijo.

El padre de familia agregó que, durante el proceso, una profesora de la institución acusó a su hijo de 13 años de robar un celular.

Al señalarle que la directora dice que no se tomaron represalias porque ellos pidieron ayuda al Ministerio de Educación por las medidas disciplinarias, Barrientos asevera que la religiosa "ha metido en todo el proceso".

El padre de familia considera que la resolución de la JCD a su favor es un claro mensaje de que no debe existir impunidad en estos casos y que deben respetarse los derechos de la niñez en el país.

Que sus hijos regresen al centro educativo, como lo sugiere la resolución, no es algo que él esté considerando. Cree que regresar a la institución "no va a ser lo mismo, porque ya sabemos qué clase de maestros tienen".

El proceso fue una experiencia difícil para toda la familia, pero en especial para el menor de sus hijos, de 11 años de edad. "En la nueva institución, mis hijos reflejaron el daño sicológico en las notas escolares, muy bajas".

En ese sentido, aseveró que pedirá una indemnización por daños sicológicos ante un tribunal de lo Civil. También denunciará ante el Mined unos cobros que, según él, la institución lleva a cabo en concepto de "alimentación".

"Cuando alguien debe ese pago por alimentación, no le entregan documentos como la libreta de notas o certificados, hasta que cancele la deuda", aseguró.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación