Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos investiga las cuentas bancarias de PDVSA

Presuntas actividades irregulares de petrolera en la mira de la justicia. Representante venezolano ante la ONU dice que es “una infamia”

Rafael Ramírez, expresidente de la petrolera PDVSA, es mencionado en el artículo de The Wall Street Journal. 

Rafael Ramírez, expresidente de la petrolera PDVSA, es mencionado en el artículo de The Wall Street Journal.  | Foto por EDH

Rafael Ramírez, expresidente de la petrolera PDVSA, es mencionado en el artículo de The Wall Street Journal. 

WASHINGTON. Estados Unidos realiza una amplia investigación sobre la posibilidad de que Venezuela haya usado la petrolera PDVSA para canalizar miles de millones de dólares procedentes de sobornos, según informó el jueves The Wall Street Journal. 
Con las pesquisas se busca determinar si PDVSA y sus cuentas bancarias en bancos extranjeros fueron usadas presuntamente para “objetivos ilegales”, como operaciones en el mercado negro de divisas y el lavado de dinero procedente del narcotráfico, agrega el diario. 
La información menciona al actual jefe de la misión de Venezuela ante la ONU, el excanciller y expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez, y a su primo Diego Salazar, pero The Wall Street Journal no cita si son objetivos directos de estas investigaciones. 
El diario detalla que a comienzos de este mes fiscales federales de Nueva York, Washington, Misuri y Texas coordinaron acciones y compartieron evidencias y testigos en varias pesquisas vinculadas con PDVSA, según tres fuentes conocedoras de estos hechos. La reunión también incluyó a agentes del Departamento de Seguridad Nacional, de la agencia antinarcóticos DEA, del FBI y de otras dependencias oficiales. 
Estas investigaciones surgen después de que las autoridades de Estados Unidos siguieran de cerca en marzo pasado las pesquisas vinculadas con la Banca Privada de Andorra, que, según el diario, presuntamente ayudó a blanquear más de 4.000 millones de dólares de dinero venezolano. 
Según el Journal, los fiscales de Estados Unidos están utilizando a antiguos directivos de PDVSA, contratistas y representantes bancarios para ver si pueden sumarlos como testigos, según fuentes conocedoras de las diligencias. 
El periódico también menciona que, en Nueva York, los investigadores están viendo la posibilidad de conseguir la cooperación del embajador Ramírez en estas pesquisas. 
Diego Salazar vive entre Nueva York, Miami, Caracas, París y Madrid, según el periódico. Una portavoz de la misión de Venezuela ante la ONU no respondió inmediatamente a una consulta para que Ramírez pudiera comentar la información del diario. 
 El actual jefe de la misión de Venezuela ante la ONU y excanciller del país, Rafael Ramírez, mencionado en la pesquisa abierta por EE.UU. contra las presuntas operaciones irregulares de la petrolera venezolana PDVSA, tachó de “infamia” esas investigaciones. “Hoy la infamia y la miseria de los enemigos del pueblo, arremeten con sus grandes medios contra mi nombre y contra el comandante (Hugo) Chávez”, señaló Ramírez en su cuenta de Twitter en respuesta a las informaciones publicadas por el Wall Street Journal. 
Según Ramírez, la investigación abierta para determinar si PDVSA y sus cuentas en bancos extranjeros fueron usadas presuntamente para “objetivos ilegales”, como operaciones en el mercado negro de divisas y el lavado de dinero procedente del narcotráfico, no es más que una “campaña” contra el Gobierno venezolano. 
“Esta nueva campaña nos quiere cobrar la recuperación y transformación revolucionaria de PDVSA”, señaló el embajador, quien añadió que “gracias a Chávez el petróleo es del Pueblo”. 
“No nos perdonan la expulsión de las petroleras que saqueaban al Pueblo, la derrota del sabotaje petrolero”, añadió en su respuesta a través de la red social. Los “ataques” recibidos, según sus palabras, no hacen sino “fortalecer” su posición, aseveró. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación