Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"El Estado jamás sacrificó un bien en el asocio con Enel"

Si hay un momento de antología en la comisión especial de la Asamblea Legislativa que indaga el contrato entre Cel y Enel, ese momento ocurrió durante la visita de Guillermo Sol Bang.

Sol Bang no es tesorero de ARENA desde 1991, cuando fue secuestrado por el FMLN. El contrato con Enel lo firmó 11 años después. Foto edh / MARIO AMAYA

Sol Bang no es tesorero de ARENA desde 1991, cuando fue secuestrado por el FMLN. El contrato con Enel lo firmó 11 años después. Foto edh / MARIO...

Sol Bang no es tesorero de ARENA desde 1991, cuando fue secuestrado por el FMLN. El contrato con Enel lo firmó 11 años después. Foto edh / MARIO AMAYA

De entre las varias acusaciones vertidas en su contra, sin prueba alguna, la más grave es la que sostiene que cuando Guillermo Sol Bang aprobó el asocio público privado entre Cel y Enel, lo hizo motivado por un interés personal que entraba en conflicto con los intereses del Estado.

¿Cuál es la supuesta prueba de esa acusación? El hecho de que cuando en junio de 2002 Sol Bang, como presidente de Cel, firmó ese contrato con Enel, también era el "tesorero de Arena", como lo aseveró el presidente de la República, Mauricio Funes, el 21 de enero de 2013.

Al responder a esa acusación el pasado 10 de abril, Sol Bang miró al presidente de la comisión especial, el diputado Jaime Valdez del FMLN, y explicó que él no había sido tesorero de Arena desde que fue secuestrado en 1991 por el FMLN. El contrato con Enel se firmó once años después.

Valdez guardó silencio

De hecho, Sol Bang fue el último empresario secuestrado por el FMLN antes del final de la guerra. Ese acto fue realizado por miembros del partido comunista y puso en peligro el proceso de negociaciones por la paz, luego de que la "ofensiva final" del FMLN en 1989 fracasara.

Desde que Sol Bang compareciera ante la comisión especial, nadie lo ha vuelto a acusar de conflicto de intereses. Sin embargo, el diputado del FMLN ha formulado otras teorías.

La primera de ellas, según Valdez, es que el asocio público privado con Enel era innecesario porque Cel tenía en ese entonces 400 millones de dólares para invertir en el sector eléctrico. Valdez asegura que existen registros de que Sol Bang dijera esto. Y tiene razón. Pero no fueron 400 sino 560 millones de dólares.

"Tuvimos esa disponibilidad cuando hicimos la privatización de la distribución, que la vendimos en 560 millones de dólares", explica Sol Bang. "Pero esto fue en tiempos de Armando Calderón Sol. Y ese dinero se usó para pagar Letes y deudas del Gobierno".

Sol Bang quería invertir ese dinero en la construcción de la presa El Cimarrón. "Tuve serios problemas [con Calderón Sol] cuando no me lo permitieron", recordó.

Contrato da protección

Valdez admite que no es Enel quien tiene la concesión de los campos geotérmicos y que, por lo tanto, no hubo un traspaso de recursos del Estado. Pero, según él, la "privatización encubierta" ocurre cuando se da la posibilidad de que Enel se convierta en accionista mayoritario.

"Esto se sabía desde un principio", responde Sol Bang. "Me extraña que hasta ahora lo estén alegando. Obtener mayoría accionaria de LaGeo fue condición de las ocho empresas que participaron en la licitación".

"Por esa razón", explica, "se dieron condiciones en el acuerdo de accionistas en el que el accionista minoritario tiene privilegios que difícilmente tendría en el sector privado. Tienen hasta poder de veto".

"Y para evitar abusos", concluye, "el socio minoritario siempre tiene derecho a sus dividendos".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación