Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Espero me fortalezca en el campo de la informática"

Israel, un joven de escasos recursos, destaca los beneficios de la iniciativa.

Israel Bailón está decidido a ser mejor para lograr un cambio en sus condiciones de vida. Foto EDH / Omar carbonero

Israel Bailón está decidido a ser mejor para lograr un cambio en sus condiciones de vida. Foto EDH / Omar carbonero

Israel Bailón está decidido a ser mejor para lograr un cambio en sus condiciones de vida. Foto EDH / Omar carbonero

La pobreza en su casa de Lourdes Colón y la enfermedad de Parkinson que desde hace muchos años sufre su papá no han vulnerado la voluntad de Israel de Jesús Bailón Rosales para lograr el éxito académico.

Israel es uno de los 19 jóvenes que ha ingresado a la Escuela de Talentos en TIC de la Universidad Francisco Gavidia. A sus 17 años está determinado a graduarse como bachiller en la modalidad Contador, la cual estudia en el Instituto Damián Villacorta de Santa Tecla.

Su nota promedio en el instituto es de ocho en igual número de materias. "Me gustan más (las asignaturas) que llevan números: Matemáticas y Ciencias", citó el estudiante quien al igual que su hermano tratan de aprovechar todas las oportunidades de estudio gratuito que se les presentan.

Él supo de la Escuela de Talentos en TIC porque su hermano le llevó un recorte del periódico. "Pensé, intentémoslo. Si podemos vamos a seguir, sino habrá otras oportunidades que podemos aprovechar", recordó.

En el módulo de estudios que la escuela ha programado los sábados por la mañana, les están enseñando cómo ser jóvenes emprendedores. Por la tarde, asegura, están aprendiendo cómo crear páginas web. Eso es algo que le gusta mucho porque tiene la oportunidad de desarrollar su creatividad.

"Espero que (la escuela) me ayude en lo que necesito. Que me fortalezca en las debilidades que tengo en informática", subrayó Bailón Rosales, a quien su madre lo animó a esforzarse en el examen de ingreso.

Más que TIC

El joven dice que tiene pendiente otro reto: aprender Inglés, como hoy lo hace su hermano gracias a una beca que le concedió la Escuela Americana.

Él también tuvo esa oportunidad, pero renunció a ella porque las clases de Inglés le chocaban con su horario de estudios en el Instituto.

"Me gusta (el Inglés) y es necesario para salir adelante", afirmó Israel de Jesús, quien quiere estudiar una ingeniería en computación. "Quiero ser bueno, pero no creérmela porque muchas veces por el orgullo salen peor las cosas", afirma el estudiante.

Israel gusta leer algunos libros, jugar fútbol y ajedrez. Además, tiene inclinación por la música. "Toco un poquito de teclado, cuando voy a la iglesia", confesó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación