Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Especialistas: Medidas de control del dengue deben ser permanentes

El aumento de la temperatura, la falta de agua potable y la alta densidad poblacional también contribuyen a la epidemia.

Para los infectólogos particulares Jorge Panameño e Iván Solano Leiva, las intervenciones de combate al dengue deben ser sostenidas y no tienen que obedecer solo a las alertas.

"Es difícil erradicar el dengue, pero sí podemos disminuir su impacto en nuestra población y que no cause epidemias", dijo Solano Leiva.

El especialista expresó que todos los años hay circulación del virus, pero no todos son epidémicos, pero la enfermedad se vuelve un problema porque están las condiciones.

"Con una adecuada articulación interinstitucional, así como la participación de la ciudadanía y tratar de corregir todos estos factores externos, se puede lograr controlar los vectores", opinó el médico.

El infectólogo se refiere a que el dengue tiene raíces socioeconómicas y culturales, entre ellas una alta densidad poblacional que favorece la diseminación del dengue.

Además de que el agua potable no está disponible a toda la población, llanterías sin control, inadecuado manejo de los desechos sólidos...

"Creo que el trabajo de las unidades, del sistema y de la instituciones deben ser de todos los días, está bien la implementación de las jornadas, pero debe ser todos los días", agregó Solano Leiva.

El experto hace énfasis en que todos los departamentos tienen índices larvarios superiores a los recomendados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS); para evitar una epidemia debe ser abajo del cinco por ciento.

La Libertad es el departamento con menos casas con criaderos de zancudos, en nueve de cada 100 casas hay larvas, mientras que San Salvador es la zona más afectada, el índice larvario es del 25 por ciento.

"Lo importante es que se mantengan las medidas, que todo los días le estemos dando al dengue, no solo durante las jornadas, que los recursos que se puedan destinar para el control de esta enfermedad estén siempre", acotó el infectólogo.

Por su parte, Panameño considera que en términos de atención del paciente se ha manejado bien la epidemia, porque existen protocolos establecidos, y si hubiera alguna falla tendríamos una buena cantidad de fallecidos; pero en prevención no ha habido medidas de impacto.

En lo que va del año, el Ministerio de Salud (Minsal) reporta una defunción por esta causa, se trata de una niña de nueve meses originaria de La Unión, falleció en el hospital Bloom. Otro caso más está en estudio por el comité de auditoria, es el de un niño de cinco años procedente de Mejicanos, su defunción fue el 5 de julio en el Bloom.

"El punto importante es por qué estamos punteando, somos los que mayor (casos) tenemos, quiere decir que en el aspecto de incidencia, de prevención hay mucho que hacer todavía, es materia pendiente".

Panameño opinó que es necesario incrementar el control de criaderos de zancudos porque la tendencia de la infección es que los casos irán aumentando cada semana.

"Si logramos hacer una movilización social que lleve a que todos nos pongamos en la tarea de eliminar los criaderos podríamos revertir la situación, de lo contrario nos encaminamos hacia una tremenda epidemia de dengue", añadió Panameño.

Solano Leiva dijo que hace falta participación ciudadana. "La gente debe entender que cada uno de nosotros somos los primeros que debemos tomar las medidas y agarrar conciencia de revisar las casas".

Los infectólogos consideran que el cambio climático también está pasando su factura en el país, que las elevadas temperaturas que tenemos inciden en el aumento de la población de zancudos porque incrementa el índice de reproducción y acorta el periodo en el que nacen.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación