Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Escuelas rurales afrontan recorte del 50 por ciento de su presupuesto anual

Simeduco advierte sobre pérdida de 6 millones de dólares en recursos educativos

Estudiantes del Centro Escolar Cantón San Francisco, de San Pedro Perulapán, en Cuscatlán, copian una lectura de su libro de texto. foto edh / marvin recinos

Estudiantes del Centro Escolar Cantón San Francisco, de San Pedro Perulapán, en Cuscatlán, copian una lectura de su libro de texto. foto edh / marvin recinos

Estudiantes del Centro Escolar Cantón San Francisco, de San Pedro Perulapán, en Cuscatlán, copian una lectura de su libro de texto. foto edh / marvin recinos

Centros escolares del área rural que antes pertenecieron al programa Educo, así como varios institutos nacionales resienten que el Ministerio de Educación (Mined) les haya recortado el presupuesto para el ejercicio escolar 2013.

"Se ha hecho un recorte presupuestario del 50 por ciento. A mí me lo informaron la semana pasada cuando fui a traer los recibos", explicó ayer Manuel Molina, director del Centro Escolar Cantón San Francisco, de Cuscatlán.

Molina expresó que esto es resultado de que la Cartera de Estado hizo una equiparación de los presupuestos de las instituciones educativas rurales y urbanomarginales, que fueron manejadas por Asociaciones Comunales Educativas (ACE), con los que asignan a las escuelas urbanas administradas por los Consejos Directivos Escolares.

"Es una torpeza", aseguró el también secretario general de la gremial docente Simeduco tras señalar que la medida afecta a 2,132 escuelas que nacieron bajo Educo y las cuales cubren medio millón de estudiantes.

Según explicó, las ACES recibían 25 dólares al año por estudiante, que es un promedio de 12 centavos diarios por niño. Mientras, las escuelas CDE a nivel urbano tenían 13 dólares anuales por alumno, es decir, un promedio de $0.6 centavos diarios por estudiante.

Estima que ese recorte supone al ministerio dejar de desembolsar cerca de seis millones de dólares.

Molina considera que esto ha sido el tiro de gracia, porque ya de por sí esos presupuestos estaban por debajo de lo que necesitan para cubrir las necesidades que tienen los centros y en los últimos diez años los distintos gobiernos les han venido recortando beneficios que les fueron asignados cuando nació el programa, atendiendo los esfuerzos que se hacen en lo rural para brindar la enseñanza.

"En la reunión que tuvimos el 19 de enero con el ministro de Educación le planteamos esta situación, pero lo que nos dijo es que esto no es un tema estratégico. No descartamos protestar porque esto incide en la administración escolar", dijo el dirigente de Simeduco.

La reducción de dinero no les permitirá contratar secretarias, vigilantes, ordenanzas y docentes de educación física, ni a los que atienden talleres de arte que han sido requeridos como parte de los esfuerzos de cumplir con el programa de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno.

También afectará en la compra de material didáctico, material de limpieza y aderezos que se utilizan para preparar el refrigerio escolar.

Y es que para este dirigente, así como para los de Bases Magisteriales, es contradictorio que, por un lado, el gobierno anuncie que incrementará la entrega del vaso de leche y ampliará el programa alimento escolar hasta bachillerato cuando, por otra parte, está recortando los fondos para que puedan funcionar, así como las oportunidades de los niños a que tengan una mejor educación.

Los institutos también tienen su propio calvario.

Este año el Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI) tendrá un recorte de $12 mil. Esto es por segundo año consecutivo, puesto que el año pasado al director, Óscar Melara, le dio diciembre esperando que se los canalizarán y eso nunca ocurrió.

"Por eso redujimos una sección que nos suponía un desembolso de $10,500 anuales. Tuvimos que sobrecargar a otros maestros, porque a los estudiantes de la sección los trasladamos a otras", dijo Melara, en cuyo instituto han inscrito a 1,800 estudiantes y aún sigue abierta la matrícula.

Al Instituto Nacional General Jesús María Bran, donde atienden a 600 alumnos le recortaron 8 mil dólares el año pasado y para este tampoco se los asignarán.

El director de este centro de enseñanza media, José Napoleón Lara Rafaelán, afirmó que ellos necesitan que el Ministerio de Educación les compre un terreno y les construya un edificio propio. Actualmente alquilan y el Mined cancela por ello $4,200 mensuales, con lo cual Rafaelán sostiene que la cartera de Estado bien podría pagar las mensualidades de un terreno.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación