Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Enfermedades poco comunes impactan el sistema de salud

Los casos de leishmaniasis y toxoplasmosis se incrementaron en 2014. Especialistas consideran que el Chagas y los mordidos representan una alta carga para el sistema de salud pública. El Ministerio de Salud tiene un listado de nueve enfermedades

Un inspector de salud toma una muestra de sangre para identificar paludismo

 Un inspector de salud toma una muestra de sangre para identificar o descartar el paludismo. | Foto por Archivo

 Un inspector de salud toma una muestra de sangre para identificar o descartar el paludismo.

Las Enfermedades Infecciosas Desatendidas (EID) siguen sin recibir la importancia requerida en el país, algunas  de ellas tienen un impacto fuerte en el sistema de salud y otras, aunque su incidencia es baja, si no se les presta mayor atención podrían salirse de control, consideran dos infectólogos reconocidos.

“Yo diría que las enfermedades desatendidas siguen desatendidas y a la espera que haya mejores inversiones tomando en cuenta que hay una serie de ayuda internacional como la misma Organización Mundial de la Salud (OMS), que tiene programas de estímulo donde proporciona fondos para este tipo de padecimientos”, comentó Jorge Panameño, infectólogo particular.

Rolando Cedillos, jefe del Servicio de Infectología del hospital nacional Rosales, coincide con las declaraciones de Panameño en el sentido que continúan desatendidas. Una de sus preocupaciones es que  en el sistema público  ya no se están formando recursos para este tipo de atenciones.

“Lamentablemente en enfermedades infecciosas no formamos clínicos en El Salvador. En medio de epidemias de dengue, chikunguña y amenazas de enfermedades emergentes como el ébola, aquí en el hospital Rosales se cerró la especialidad de enfermedades  infecciosas”, expuso el especialista.

En este grupo, la OMS contempla 17 patologías, pero el Ministerio de Salud (Minsal) de El Salvador solamente incluye  nueve en el Plan Nacional para la Prevención, Control y Eliminación de Enfermedades Infecciosas Desatendidas emitido en octubre del año pasado. 

Tres están en fase de control; Chagas, Geohelmintiasis (diarrea de origen parasitario) y Leptospirosis;  en fase de eliminación se encuentra la Malaria, Rabia, Sífilis Congénita y Lepra, y en otras de investigación está Leishmaniasis y Toxoplasmosis.

Para Panameño y Cedillos, en el país, el Chagas es de las que mayor carga produce en los servicios de atención.

“Creo que ahí, el país tiene una deuda con las personas que sufren esta enfermedad, aunque el país ha avanzado en el control vectorial es la atención de las personas las que todavía deja mucho que desear; no es raro que en el mismo sistema de salud  a las personas se les diga que no hay tratamiento”, comentó Cedillos.

El año pasado, el Minsal detectó 183 casos de Chagas crónico y 17  en la fase aguda, entre enero y junio de este año fueron 166 de tipo crónico y 11 agudos, según datos proporcionados por la Oficina de Información y Respuesta de la institución.

Por su parte Panameño expresó que en los años 50, 60 y 70 las políticas públicas fueron efectivas y casi hicieron desaparecer la enfermedad, pero a partir de los 90 se registra un incremento de Chagas que produce una alta carga en el sistema de salud sobre todo en la fase crónica que afecta el corazón; está asociada a muertes tempranas por arritmia y paros cardiacos.

Las autoridades del Minsal no proporcionaron una entrevista para abordar el tema pesa a que en reiteradas ocasiones se les solicitó a través de la Unidad de Comunicaciones en los primeros meses del año; la Organización Panamericana de la Salud (OPS) tampoco brindó la entrevista gestionada en mayo.

Chagas
El Chagas es causado por el parásito Trypanosoma cruzi, puede ser transmitida por la picadura de una chinche y por la  transfusión de sangre.

Según el Plan Nacional para la Prevención, Control y Eliminación de Enfermedades Infecciosas Desatendidas, en el año 2012 se recolectaron 94,494 unidades de sangre en los bancos de sangre, de las cuales 1,431 dieron positivo a la infección de Chagas, eso corresponde al 1.5 por ciento, es decir el doble de la prevalencia de sífilis, e incluso es treinta veces más alta que la prevalencia del VIH.

Por ello consideran que la enfermedad de Chagas es un problema de salud importante a considerar.

Rabia
Mientras que el número de personas mordidas por animales transmisores de rabia también es elevado en el país, aunque desde 2009 no se notifican casos de rabia en humanos.  

Solo el año pasado el Minsal registra 22,418 atenciones por mordeduras, en 2013 fueron 25,124 y entre enero y junio de 2015 ya van 10,763.

Cedillos dijo que la atención de este tipo de pacientes consume abundantes recursos del país y causa gran alarma y preocupación, agrega que afortunadamente en  El Salvador  desde hace varios años no se conoce de la transmisión de rabia en personas, pero  que si hay un descuido puede regresar.

En aumento
Dos de las enfermedades que presentan más casos y un incremento son: la leshmaniasis, una patología transmitida por un mosquito llamado jején infectado con el parásito protozoario del género leishmaniasis, y la toxoplasmosis congénita, una infección transmitida de madre a hijo.  
Se conocen tres tipos de leishmaniasis, la visceral es la más grave  porque afecta el hígado y el bazo. 

Entre 2009 y 2012, el número de casos fueron pocos, oscilaron entre 16 y cuatro. En 2013 no se reportó ningún paciente. En 2014 hubo una elevación de la enfermedad , el Minsal identificó 32 casos y en el primer semestre de este año van ocho.

La toxoplasmosis congénita es otro de las patologías que presentaba poca incidencia. Desde 2009 hasta 2012 no se notificaron casos, pero  en 2013 hubo  cuatro,  el año pasado la cifra subió a 26  y en el primer semestre de 2015 se reportan diez.

Panameño opinó que  esta infección aún representa una carga importante en El Salvador. “Yo le puedo decir que todos los meses atiendo casos de toxoplasmosis, eso tiene que ver con las condiciones que se procesan las carnes en nuestro medio, muchas veces se habla que tiene que ver con el gato, pero es mucho más importante como se procesan las carnes”.

Ese padecimiento causa problemas graves de abortos, malformaciones congénitas en los bebés, ceguera y en personas con defensas bajas daña el cerebro.

Lepra, sífilis congénita y otros
En el caso del paludismo que es transmitido por el zancudo, la lepra producida por el mycobacterium leprae, la leptospirosis ocasionada por el orín de las ratas y la sífilis congénita, una enfermedad transmitida de la madre al bebé, son enfermedades de las que se reportan pocos casos en los últimos años.

De paludismo, el año pasado hubo ocho afectados, de lepra  multibacilar cinco, de leptospirosis cuatro y de sífilis congénita seis.
Cedillos dijo que en el Rosales, en la consulta de Infectología, después de las atenciones por VIH, lo más frecuente son los casos de sífilis, y la de tipo congénita se origina de los adultos infectados con la bacteria.

Agrega que la leishmaniasis y la leptospirosis son patologías para las que hay tratamiento y son curables. 

En general expresó que las personas con alguna Enfermedad Infecciosa Desatendida, de no recibir el tratamiento adecuado les va afectar su calidad de vida y la expectativa de vida y su capacidad económica.

Mientras que Panameño manifestó que hace falta mayor inversión y estímulo hacia la investigación y educación.

Yo diría que las enfermedades desatendidas siguen desatendidas y a la espera que haya mejores inversiones tomando en cuenta que hay una serie de ayuda internacional ”. Jorge Panameño. Infectólogo particular.
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación