Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. repatriará a niños con padre en El Salvador

Vicepresidente de EE. UU., Joseph Biden, confirmó que la decisión será "lo más pronto posible"

El vicepresidente Biden reiteró el compromiso de EE. UU. con la región y El Salvador.

El vicepresidente Biden reiteró el compromiso de EE. UU. con la región y El Salvador.

El vicepresidente Biden reiteró el compromiso de EE. UU. con la región y El Salvador.

Contrario a lo que esperaban escuchar los mandatarios de Guatemala y El Salvador, el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, concluyó la reunión sostenida ayer en la capital del vecino país con una firme advertencia: "Los niños no acompañados, con un padre en el país de origen, serán devueltos al país de origen".

Así quedaron sin esperanzas quienes aspiraban a que el Gobierno estadounidense facilite la reunificación familiar a los miles de niños migrantes sin acompañante adulto que han sido localizados por las patrullas fronterizas.

Durante una reunión en el Palacio de la Cultura de Guatemala, Biden explicó que aunque han pedido a los jueces estadounidenses agilizar las audiencias para ver si los niños se pueden quedar, una "importante mayoría no será elegible" para ello.

El Gobierno estadounidense, agregó que está dispuesto a "ayudar a generar capacidad de repatriación" tanto a México como a los países del Triángulo Norte de Centroamérica. Esto coincidió con la solicitud del secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio, en el sentido de que El Salvador, Honduras y Guatemala permitan y colaboren con la repatriación por vía aérea.

"Espero que no parezca que sugiero que le estamos haciendo favores a nadie. Tenemos una obligación moral", afirmó Biden minutos antes en referencia a la necesidad que tienen estos países de ayuda para luchar contra la delincuencia organizada y la violencia, además de conseguir el desarrollo económico y garantizar la seguridad física de los niños migrantes.

Biden enfatizó que El Salvador, Honduras y Nicaragua deben dar señales concretas de su lucha contra la corrupción y el narcotráfico, así como del respeto del Estado de Derecho, algo que calificó como necesario para que la inversión extranjera llegue a la región y contribuya a generar mejores condiciones de vida para sus habitantes.

El vicepresidente de los EE. UU. basó sus afirmaciones en un mapa que, según explicó, "muestra la correlación entre las ciudades más violentas" del Triángulo Norte centroamericano y la emigración de sus habitantes.

Respecto a los miles de niños migrantes que han sido localizados y que están en albergues en territorio estadounidenses, Biden afirmó: "Los estamos tratando de manera humanitaria", no obstante la mayoría "volverán con sus padres al país de origen", reiteró.

Jorge Ramos Hernández, secretario de Estado y Coordinador General del Gabinete de Gobierno de Honduras, sugirió crear una comisión de alto nivel similar a la Comisión Kissinger, que funcionó en los años 80 cuando varios países del Istmo enfrentaban guerras internas.

Biden dio la razón al representante de Honduras y afirmó: "Todos tenemos obligación de encargarnos de Centroamérica, no solo en el tema de migración, sino en el tema económico".

A largo plazo, sugirió que EE. UU. puede colaborar en este plano, por ejemplo, para que los países del área hagan negocio con la transmisión de energía eléctrica.

"Queremos hacer mucho y no puedo prometer demasiado", agregó.

El vicepresidente estadounidense dijo que su país no ha renunciado a mejorar el sistema migratorio pero, en sus palabras "esta crisis en particular nos distrae de nuestra tarea".

Reiteró la voluntad de la administración Obama de dar una respuesta a "esta crisis humanitaria", como ha sido calificado el fenómeno de la creciente migración de menores de edad que viajan sin la compañía de adultos.

En ese sentido, Biden invitó a los sus interlocutores a visitar EE. UU. y constatar las condiciones de los centros donde están los niños que protagonizan este drama.

Mientras tanto, el presidente Salvador Sánchez consideró en la reunión multilateral que se están dando pasos clave en favor de una reforma migratoria.

"El esfuerzo del presidente Obama es de trabajar por una reforma migratoria que permita un proceso de reunificación familiar", valoró Sánchez Cerén.

Finalmente, el presidente de Guatemala, Otto Pérez, solicitó un estatus temporal, más otras medidas complementarias.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación