Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Luis Martínez:

EE.UU. quiere ver persecución y más combate contra la corrupción en el país

El titular de la Fiscalía salvadoreña reconoce que se necesita ampliar la capacidad del Ministerio Público y que es fundamental el trabajo integrado con Estados Unidos y con la región

Exfiscal General Luis Martínez

El Fiscal General, Luis Martínez, atendió una entrevista con El Diario de Hoy, en la que prefería sólo explicar lo relativo a su visita en Washington para reunirse con sus colegas de Centroamérica y su par estadounidense.

El jefe del Ministerio Público no quiso ahondar sobre un tema que no podía escaparse en las mesas de reuniones en las que participó: la corrupción, la cual es señalada en todos los ámbitos del gobierno de Estados Unidos como un problema central en la región.
Martínez dice estar a la altura del problema y en sintonía con sus colegas de Guatemala y Honduras, quienes han destapado sonados casos de corrupción en los vecinos países.

¿Cómo está viendo Estados Unidos la problemática de inseguridad ciudadana en El Salvador y en los otros países de la región?                                              
Yo creo que todos le vemos buenas perspectivas a los países, El Salvador tiene perspectivas de superar esta crisis; yo como Fiscal general invito a todos los protagonistas de nuestro país: fuerzas políticas, empresariales y sociales a que debemos construir con una voluntad sincera, un acuerdo para enfrentar esta situación de inseguridad, lo cual no tiene que llevar al diálogo o la tregua con los pandilleros terroristas que siguen dañando nuestro país, a ellos les tenemos que mandar un fuerte mensaje que vamos a imponer orden y justicia.

¿A su criterio, la Fiscal general de Estados Unidos está bien informada de la situación de El Salvador en este momento, en cuanto a la seguridad?

Los fiscales somos funcionarios muy informados, además las agencias con las que trabajamos en El Salvador mandan sus informes y reportes sobre el país y ellos conocen a la perfección la situación real de nuestro país; acuérdese también que nos ofrecen toda su cooperación y apoyo al trabajo que estamos realizando.

¿Qué nuevas líneas de cooperación se han dibujado o por lo menos se están trazando para apoyar la región desde Estados Unidos?

En la reunión que tuvimos con (el secretario de Estado adjunto para Asuntos de Narcóticos y Cumplimiento de la Ley) William Brownfield nos compartió a todos los fiscales el punto de la Alianza para la Prosperidad, y que Estados Unidos está comprometido en esta alianza con los países del Triángulo Norte, donde se incluye mucho el tema de seguridad, programas sociales y de gobernabilidad, y en esa parte hacen mucha referencia a la persecución y combate a la corrupción.

Ya que toca el punto de la corrupción, en todos los ámbitos del gobierno de Estados Unidos ven la corrupción en la región como parte fundamental del problema. ¿Usted se ve, en lo que le resta de su gestión, a la par de sus compañeros fiscales de Guatemala y Honduras, quienes están demostrando independencia para destapar casos de corrupción en sus países?

Por supuesto, claro que lo hemos hecho desde que llegué a la Fiscalía; hemos dado señales de perseguir la corrupción,  hemos castigado a ex funcionarios.

¿Lo suficiente? Porque parece que la población pide a gritos más acción de su parte

Porque talvez cada fenómeno es diferente en cada país. Entonces, nosotros sí estamos trabajando en el tema de la corrupción; lo que sucede también es que las investigaciones sobre estos hechos son complejas y requieren muchos recursos. De ese tema también hemos hablado de que vamos a fortalecer la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía; vamos a crear una fuerza de tarea conjunta con los Estados Unidos, para trabajar el tema de corrupción.

¿Tiene algún avance sobre el millonario despilfarro de El Chaparral que usted dijo que investigaría, y donde habría suficientes elementos para sospechar que ha habido corrupción?

Ese y otros temas están desarrollándose.

¿Cuándo vamos a tener avances entonces? 

Lo que pasa es que las investigaciones no tienen fecha y sino sería arbitrario. Hablemos de otros temas, mejor.

¿Pero cree que antes que concluya su gestión podrá presentar algo sobre ese caso al país?
No, ese es otro tema, no nos metamos en El Chaparral.

Usted mismo ha dicho que han hablado en estas reuniones sobre la corrupción y el interés que hay en Estados Unidos para combatirla. Entonces, ¿por qué no podemos hablar del asunto?
Si, entiendo, pero… (interviene su asesor de prensa que dice que esos son temas de país y que la entrevista solo es para conversar sobre la visita a Washington)

¿Entonces se siente más cómodo hablando de las pandillas? En Estados Unidos desde hace muchos años la MS-13 es la segunda amenaza para la seguridad nacional, después del terrorismo. ¿Cómo las tiene categorizadas El Salvador?

Yo ya califiqué y denominé terroristas a las maras y pandillas en El Salvador; ellos lo único que están llevando es temor y terror, y los vamos a perseguir como lo que ellos son: verdaderos terroristas. Aquí ya la escusa y esa falsedad y mentira de que es falta de oportunidades y que quieren la paz, ya eso nadie se los cree; ellos lo que buscan es poder, control y seguirse lucrando ilegalmente a costilla del esfuerzo y trabajo de la gente honrada del país.

¿Hay sincronía con el resto de instituciones de seguridad?
Ya tenemos coordinaciones, no ha sido un trabajo fácil, pero lo estamos haciendo; estamos desarrollando planes estratégicos y coordinados con la Policía Nacional Civil y nos están dando muy buenos resultados; los niveles de efectividad han aumentado y veo como Fiscal general que esto nos va a generar una muy buena oportunidad, porque nos va a permitir que las instituciones nos unamos, muestra de esto es la cumbre que estamos realizando aquí en Washington.

El subsecretario Brownfield pone énfasis en hacer reformas en los cuerpos policiales, como en Honduras, donde le han apostado mucho a ese tema. ¿Cómo ve usted las capacidades de la Policía y Fiscalía en El Salvador, ante los cada vez más fundamentados temores de penetración del crimen organizado en estos cuerpos?
Sí se están valorando todos esos tópicos dentro del proyecto que hay sobre el plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, pero esos temas más puntuales no han sido abordados, sino temas más generales como reafirmar el apoyo del Departamento de Justicia y el Departamento de Estado, y los éxitos identificables que ellos han visto para combatir la corrupción, las drogas y la violencia de las pandillas en El Salvador y en otros países de Centroamérica.

¿Qué porcentaje de los crímenes se están esclareciendo en El Salvador? Honduras ha bajado algunas décimas los niveles de impunidad, al igual que Guatemala, por ejemplo.

Nosotros somos muy efectivos en eso. No hay que atender los comentarios de personas irresponsables, desinformadas y que solo mandan mensajes equivocados a la población; nosotros sí estamos trabajando para corregir esa falsa visión. Yo voy a invitar a estas personas desinformadas que le mienten a la población en diferentes entrevistas y medios donde los llaman a opinar y les voy a enseñar las nuevas realidades de una Fiscalía fuerte y justa que hemos construido.

¿Pero no se puede negar que hay un porcentaje altísimo de impunidad en El Salvador con todos los crímenes que no se esclarecen?
Pero eso es un fenómeno que es universal, existe en todos los países del mundo; no hay ningún país que esté exento, aunque esa no es una justificación. Nosotros debemos primero minimizar la criminalidad para llevar paz y tranquilidad a la población. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación