Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. pide combate a corrupción a países de C.A.

Vicepresidente Joe Biden se reunió con los presidentes de Triángulo Norte de C.A. Les pidió a los mandatarios combatir la corrupción y la inmigración ilegal

Las delegaciones de Estados Unidos, encabezadas por el vicepresidente Joe Biden, y Honduras, El Salvador y Guatemala, durante la reunión en Washington

Las delegaciones de Estados Unidos, encabezadas por el vicepresidente Joe Biden, y Honduras, El Salvador y Guatemala, durante la reunión en Washington | Foto por Tomás Guevara

Las delegaciones de Estados Unidos, encabezadas por el vicepresidente Joe Biden, y Honduras, El Salvador y Guatemala, durante la reunión en Washington

El gobierno de Estados Unidos fue “directo” al pedirle a los presidentes de Honduras, Guatemala y El Salvador, que combatan la corrupción y la inmigración ilegal de indocumentados, en el marco de la reunión para tratar cómo se manejará el desembolso de los $750 millones aprobados por el Congreso de su país para la Alianza Para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica.

La petición la hizo el vicepresidente estadounidense, Joe Biden en su reunión en Washington con los mandatarios Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador; Juan Orlando Hernández, de Honduras, y Jimmy Morales, de Guatemala.

Biden recordó que el Congreso estadounidense aprobó recientemente una partida de $750 millones para la ejecución de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, diseñado por los tres países centroamericanos para combatir las causas de raíz que generan la emigración ilegal. 

“Es una señal de un apoyo bipartidista amplio”, afirmó Biden en referencia al hecho de que el Congreso aprobara esos fondos, y dijo que “muy pocas cosas tienen apoyo bipartidista (en EE.UU.), pero aún existe”. 

Biden apuntó que el Gobierno estadounidense está muy interesado en el combate a la corrupción en estos tres países de la región pues quiere “apoyar el proceso y la capacidad (de los Ejecutivos centroamericanos) de arrancar de raíz la corrupción”. 

“No hay razón por la que Centroamérica no pueda ser el próximo ejemplo de éxito en el hemisferio occidental”, afirmó Biden, repitiendo una frase que ya empleó cuando se reunió en Washington con los presidentes de los tres países en noviembre de 2014. 

El vicemandatario, el único de los cuatro que dio declaraciones a la prensa antes de la  reunión, inclusive, les dejó  entrever que hay en juego otros $750 millones para el mismo plan, pero que deben de dar pasos concretos.

“Para que podamos convencer al Congreso este año, con suerte, de que apruebe otros 750 millones de dólares, vamos a tener que seguir dando pasos juntos, asegurar una serie de cosas, y una de las más importantes es tener menos migrantes embarcados en un viaje peligroso a Estados Unidos”, subrayó Biden. 

Ente multisectorial
Los $750 millones de dólares aprobados por el Congreso de Estados Unidos para el ambicioso Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte serán manejados según la apuesta del gobierno estadounidense por una institución multisectorial en cada uno de los tres países: El Salvador, Guatemala y Honduras;  lo que incluiría al sector privado, la sociedad civil y la embajada estadounidense; además del gobierno.

En la cita de este miércoles por invitación del vicepresidente Joe Biden, al Edificio Ejecutivo en el complejo de Casa Blanca, los mandatarios centroamericanos acudieron con sus respectivos cancilleres y embajadores para el encuentro.

Biden les dio una cordial bienvenida antes de continuar con las conversaciones ya avanzadas sobre el tema; pero en esta reunión había el objetivo de abordar los aspectos técnicos de un proyecto de sumo interés para EE.UU. y de cómo deberían manejarse a partir de octubre de este año los fondos de esta donación.

La cooperación estadounidense ve crucial que el plan, cuyo trazo inicial apuntó a una versión centroamericana del llamado Plan Colombia,   cumpla el objetivo de apoyar el combate a la inseguridad ciudadana, reducir la pobreza, minimizar las migraciones irregulares hacia la nación del norte y sobre todo crear prosperidad en el istmo.

Joe Biden, acompañado por la Subsecretaria de Estado Adjunto para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson y los respectivos encargados para los países, abrió la reunión a las 2:00 p.m.

Durante la mañana los tres presidentes y sus respectivos cancilleres sostuvieron una reunión a puerta cerrada para llevar insumos a la cita con el vicegobernante de EE.UU.  

La visita se manejó con mucho hermetismo por las misiones diplomáticas de los tres países que en conjunto  desde 2014 están en el ojo de la prensa por la llegada de miles de menores de edad no acompañados que coparon los albergues en la frontera sur con México, así como mujeres y núcleos familiares completos que huyen de la pobreza y  la criminalidad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación