Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. emite alerta por burocracia de adopciones

El Departamento de Estado pide a sus ciudadanos "proceder con cautela" si deciden adoptar niños salvadoreños

EE.UU. emite alerta por burocracia de adopciones

EE.UU. emite alerta por burocracia de adopciones

EE.UU. emite alerta por burocracia de adopciones

Los estadounidenses deben ser "cuidadosos" si deciden adoptar niños en El Salvador, pues el proceso puede presentar "atrasos y complicaciones". Esas son algunas de las advertencias contenidas en la alerta emitida el 30 de mayo por el Departamento de Estado de Estados Unidos y que puede ser vista en su página de internet.

Ahí, El Salvador figura junto a Colombia, Ghana y China, entre los países para los que se emitieron alertas durante mayo y junio.

En la alerta dedicada a El Salvador se afirma: "Las familias adoptantes han encontrado serios retrasos, costos adicionales, incertidumbre y retrasos inesperados". También se afirma que los procesos de adopción pueden durar dos años y en algunos casos "hasta ocho".

El Diario de Hoy solicitó una entrevista con el funcionario responsable de este tema en la embajada local de EE. UU. el 14 de junio. Cuatro días hábiles después, la embajada informó que la persona a cargo del tema estaba de vacaciones y no regresaría hasta la próxima semana. No obstante, pidieron enviar algunas preguntas para que otro funcionario idóneo las respondiera.

Mari Tolliver, Consejera para Asuntos Públicos de la Embajada, respondió las preguntas enviadas por correo electrónico. Por el mismo medio explicó que el número de familias estadounidenses afectadas por lo que denuncia la alerta es "relativamente pequeño", entre 10 y 15.

Agregó que se han encontrado "varios casos en los que el proceso se ha retrasado considerablemente o se han realizado trámites sin seguir el orden establecido".

Por ello, consideran importante dar a conocer esta información a los padres adoptivos potenciales en EE. UU. "Esto ha sido muy difícil, tanto para los futuros padres como para los niños", indicó Tolliver. Recordó que El Salvador y Estados Unidos son signatarios de la Convención de La Haya, un tratado internacional para la protección de los niños que son sujetos de adopciones internacionales.

"Es muy importante, desde el punto de las (leyes) internacionales como de la ley de EE. UU., que la Embajada garantice que todas las adopciones de niños salvadoreños por familias estadounidenses se hacen correctamente tomando en cuenta la seguridad y el bienestar del niño", explicó.

ISNA y PGR se desmarcan

La Procuradora Adjunta de Familia, Mediación y Familia, Candy Acevedo está al tanto de la alerta. Sin embargo, le resta importancia y considera que se trata de "un llamado" para que los ciudadanos estadounidenses "se informen", "no para que no realicen adopciones".

En su opinión, la alerta fue emitida "por casos anteriores". Para sostener su afirmación mostró dos cartas. Una firmada por la Cónsul General, Kathryn Cabral, y otra por el vicecónsul Dae Kim. En ambas se agradece haber atendido la solicitud de información sobre adopciones (concluidas y en proceso) hecha por la embajada Americana en abril.

Acevedo y el director ejecutivo del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia, Luis Enrique Salazar, informaron que a finales de 2012 recibieron la visita de funcionarios estadounidenses responsables de las adopciones internacionales.

Salazar cree que lo que más les preocupaba a estos funcionarios era el tiempo que puede tardar una adopción. Él les aclaró que el ISNA tiene dos responsabilidades.

La primera es la llamada "declaratoria de adoptabilidad". En esta se determina "qué familia es la idónea para un niño". Pues en palabras del director ejecutivo del ISNA no se trata de no elegir un niño para una familia, "sino una familia para uno o un grupo de niños". El funcionario explicó que se busca como prioridad que los niños sean atendidos por su familia nuclear, si eso no es posible por su familia biológica extendida. Y si eso tampoco es posible, la primera opción es que una familia salvadoreña los adopte.

Finalmente, si una familia local no puede adoptarlos, se recurre a familias extranjeras cuyos países hayan firmado la Convención de la Haya sobre adopciones internacionales.

Antes de tomar una decisión u otra el personal del ISNA investiga los casos: "Esa es una investigación es muy demandante, muy completa; porque literalmente hay que buscar hasta debajo de las piedras, verificar que en la familia del niño exista la posibilidad de que sea acogido. Eso requiere visitas del campo, constatación del estado de la familia", añadió.

Salazar estima que todo ello lleva alrededor de un año, desde que se recibe la solicitud hasta que se emite la declaratoria de adoptabilidad.

Subrayó que la mayor parte de los niños "institucionalizados", y que pueden ser adoptados, carecen de partida de nacimiento. Esto ocurre "sobre todo en los casos de abandono hospitalario, porque no hay forma de hacerles documentación que acredite su identidad", agregó.

Sobre "los costos adicionales" de los que habla la alerta estadounidense, el director ejecutivo del ISNA afirma: "En costos adicionales debo entender, porque cuando se extiende el procedimiento y hemos tenido el conocimiento de familias, grupos familiares o parejas que vienen a darle seguimiento directo al proceso de adopción... Tendría que saber exactamente a qué se refieren con costos adicionales".

Un abogado que solicitó reservar su identidad, considera que puede "haber un poco de burocracia de parte del Estado". La última vez que gestionó una adopción para una familia salvadoreña el proceso duró un año ocho meses. Él denunció: "Donde más se tardan es en el órgano ejecutivo, en el ISNA. Ahí se tardan y se dan situaciones bastante raras también de corrupción, porque la cliente me dijo que la trabajadora social le pidió cinco mil dólares para sacar rápido el trámite".

El director ejecutivo del ISNA dijo desconocer ese tipo de solicitudes y advirtió que si en el ejercicio de la profesión se tiene conocimiento de un delito y no se denuncia "se cae también en un delito: omisión de aviso". Instó a quienes sepan de casos similares a denunciar para indagarlos y enviarlos a la Fiscalía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación