Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE.UU. deporta a exministro tras rechazarle apelación

Tenía una condena en dicho país por crímenes de guerra en El Salvador

Guillermo García

El exministro de Defensa, Guillermo García, llegó deportado ayer al Aeropuerto Internacional de El Salvador. | Foto por EDH

La Oficina de Aduanas y Migración de los Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) deportó al exministro de Defensa, José Guillermo García-Merino, tras rechazarle una solicitud de apelación para mantener su estancia en dicho país norteamericano.

El general en retiro llegó ayer por la tarde en un vuelo donde transportaba a otros 131 salvadoreños que fueron deportados.

García fue condenado en 2012 en Estados Unidos por crímenes de guerra durante los 12 años de conflicto armado en El Salvador.

Según un comunicado de la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador, la deportación devino luego que la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) rechazó la apelación de García y ratificó la decisión de un juez que señalaba que “podía ser removido por su rol en la comisión de violaciones a los Derechos Humanos durante la guerra civil de El Salvador”.

La decisión de la BIA ratificó la resolución de un juez de inmigración de febrero de  2014 en la cual se determinó que García era sujeto a remoción en Estados Unidos. 

“Este caso deja claro que ICE está comprometido con garantizar que Estados Unidos no se convierta en un refugio para violadores de los Derechos Humanos. Sin importar cuanto tiempo tome”, dijo Thomas Homan, del Servicio de Operaciones y Remociones de la ICE.

Al igual que todos los repatriados García, de 82 años, recibió un paquete de alimentos y debió participar en una charla de las autoridades migratorias de El Salvador, luego fue entrevistado por oficiales de Migración y también por la Policía, informaron agencias. 

Activistas de derechos humanos protestaron en los alrededores del aeropuerto, exigiendo que García sea procesado judicialmente, pero en el país no tiene ninguna restricción ya que los acusados por crímenes de guerra fueron amnistiados por una ley decretada en 1983 y que aún sigue vigente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación