Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El drama de Jonathan en sala de Emergencias del Zacamil

El joven vivió toda una odisea en el centro médico; buscaba atención por un dolor lumbar

El drama de Jonathan en sala de Emergencias del Zacamil

El drama de Jonathan en sala de Emergencias del Zacamil

El drama de Jonathan en sala de Emergencias del Zacamil

A Jonathan Mejía, un joven de 23 años, no le quedó más remedio que acostarse y retorcerse del dolor en uno de los pasillos de la Sala de Emergencias del hospital Zacamil; llevaba casi una hora sentado en una silla esperando que lo atendieran, un dolor intenso en su espalda lo llevó hasta ese centro sanitario.

Eran las 12:30 de la madrugada del miércoles cuando se acercó al establecimiento junto a su padre Raymundo. "Llegué ahí y me hicieron a un lado para que esperara y nunca me atendían", comentó el joven.

Con el paso de los minutos, el dolor se incrementó "cuando estaba esperando me dolía tanto que me tiré al suelo porque no hallaba forma cómoda para estar", dijo Jonathan.

Unos empleados se acercaron y le dijeron que se levantará porque el suelo estaba contaminado.

Casi una hora después fueron a dar los datos al área de Archivo, pero el encargado no estaba. Tuvieron que esperar un tiempo, relataron.

En ese estado, con el dolor sin cesar a Jonathan lo mandaron a tomarse unas radiografías, pero no le prestaron una silla de ruedas para que se desplazara desde la sala de Emergencias.

Así, como pudo comenzó a caminar hacia rayos X, pero el dolor lo doblegó y cayó al suelo, en varias ocasiones.

"Me caí, porque no aguantaba el dolor, me neutralizó los nervios y caí al piso, no pude levantarme", relató pocas horas después, ya en su casa.

Jonathan indicó que tras la presión de una usuaria, y al verlo caer, le facilitaron una silla de ruedas. Él tuvo que esperar como media hora al encargado de tomar las radiografías.

Luego de casi tres horas de estar en el establecimiento, Jonathan fue chequeado, la doctora que lo atendió sospecho de cálculos y le diagnosticaron infección en las vías urinarias.

Al paciente le recetaron unas pastillas para el dolor, le indicaron unos exámenes para corroborar el diagnostico, le dieron el alta porque el dolor cedió y le dejaron una cita.

Él volvió a casa junto a su padre tras la amarga experiencia.

"Creo que no están bien capacitados para atender las emergencias porque hubo muchas personas que no estaban satisfechas con la atención", agregó el joven.

Su padre cree que al final atendieron a su hijo por la presión que hizo otra persona que estaba en el establecimiento acompañando a un usuario.

"Llegamos e inicialmente nos ignoraron y cuando fuimos a querer dar datos, el señor del archivo ni se encontraba", acotó Raymundo.

En el libro de atenciones de archivo del hospital Zacamil, está plasmado el nombre de Jesús con fecha 12 de febrero y con la hora 1:00 a.m.

Se trató de contactar al director del hospital, Jesús Portillo, para obtener la versión del caso, pero por la mañana dijeron que no se encontraba, por la tarde se insistió y la respuesta fue que no estaba en su despacho y que tenía una reunión programada.

No es la primera vez que hay quejas de la atención que se brinda en la Emergencia del establecimiento. Los miembros del sindicato de médicos y trabajadores de ese hospital en reiteradas ocasiones han demandado al Ministerio de Salud (Minsal) la contratación de más personal para el área de Emergencias, una de esas razones ha llevado a varias protestas en años anteriores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación