Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La DNM le resta importancia al retiro de 38 fármacos

Aseveró que el "ambiente de escasez" ha sido generado por algunas droguerías. Acusó a medios impresos de "montar una campaña de terror"

En las farmacias continuaba, ayer, el proceso de etiquetado de los nuevos precios de los medicamentos. Foto EDH / Lissette Monterrosa

En las farmacias continuaba, ayer, el proceso de etiquetado de los nuevos precios de los medicamentos. Foto EDH / Lissette Monterrosa

En las farmacias continuaba, ayer, el proceso de etiquetado de los nuevos precios de los medicamentos. Foto EDH / Lissette Monterrosa

"Treinta y ocho de cuatro mil productos no va a cambiar el mercado aquí en el país".

Con esas palabras, el director nacional de Medicamentos, Vicente Coto Ugarte, restó importancia al retiro de 38 productos notificado por cuatro laboratorios.

Las empresas que han notificado a la Dirección Nacional de Medicamentos (DNM) que retirarán algunos de sus productos son Pfizer, Roche, Novartis y AstraZeneca.

Entre los productos que se retirarán hay antihipertensivos, antibióticos, un anticonvulsionante y un antidepresivo. Según Coto Ugarte, el retiro de esos medicamentos "se ha magnificado", pues de cada uno "hay entre 10 y 40 alternativas" disponibles en las farmacias.

Además, calcula que los productos que se retirarán representan solo el 5 % de los que dichos laboratorios tienen registrados. El funcionario dijo que "se ha montado una campaña de terror... en los medios impresos", sin aclarar a qué medios se refería.

Entre los productos que se retirarán está Nexium, cuyo componente activo, esomeprazol , es utilizado para tratar la acidez. Este es el segundo medicamento más vendido en el país.

Su retiro del mercado, según Coto, permitirá que los otros laboratorios que venden esomeprazol aumenten sus ventas.

Al ser cuestionado si la salida de medicamentos del mercado local podría generar un mercado negro que traiga esos fármacos desde Guatemala, el funcionario respondió: "Antes sí existía mercado negro, pero eso nunca estuvo en tela de juicio".

Etiquetado inconcluso

La Dirección Nacional de Medicamentos descarta que tras la entrada en vigencia de los precios de venta máximos al público haya escasez. Pero advierte que de haberla, esta habrá sido provocada por las droguerías que se nieguen a distribuir los productos a las farmacias. "Existe falta de voluntad de las droguerías para cumplir la Ley", indicó Coto.

Minutos antes, había detallado cómo va el proceso de etiquetado en distintas zonas del país. En la zona paracentral han concluido el proceso de etiquetado las droguerías y laboratorios: Ronasa, Vijosa, Lancasco, Pail, Gamma, NSS, Ancalmo, Rodín, Guardado, Fardel, Superquimia, Farmix, Infarma. En la zona central, todas las anteriores, más Imbertón.

Indicó que donde más han concluido el etiquetado las droguerías es en la zona metropolitana. "Nos llama la atención que las droguerías que más se han quedado a la saga son la Eurosalvadoreña y la Santa Lucía", afirmó. Según Coto, estas no habían iniciado el proceso hasta el lunes por la tarde.

Hace dos semanas, cuando las acusó de lo mismo, directivos de Diprofa aseguraron que ambas droguerías ya estaban etiquetando productos.

Coto descartó que esto represente "un gran problema", pues los productos que ambas droguerías distribuyen son distribuidos también por otras.

"El laboratorio tiene un contrato que obliga a la droguería a distribuir los productos", recordó el funcionario. Por lo que si la droguería no cumple, queda mal con el laboratorio.

Tanto la Fiscalía como la Defensoría del Consumidor informaron, ayer a las 8:00 de la noche, que estarán pendientes de anomalías o incremento en el precio de los fármacos.

El alza ilegal de precios de medicinas puede ser sancionada con 200 a 300 salarios mínimos.

A la conferencia, convocada por la Fiscalía y la DNM también asistieron representantes de 22 laboratorios, según las autoridades.

¿Percepción de escasez?

Los usuarios de las redes sociales de elsalvador.com confirmaron que se les ha hecho difícil o imposible encontrar algunos medicamentos en las farmacias los últimos días.

Carlos Vidaurre escribió: "No hay Motillium de laboratorio Janssen. Ya se retiraron del país. La ley está mal, sólo quieren ganar votos".

Lily Ayala buscó Concor, un fármaco recetado a su abuelita para el corazón, pero no lo encontró. Le dijeron que la casa farmacéutica ya no iba a proveer. "El otro medicamento que buscamos sí estaba disponible, pero le habían aumentado precio", aseguró.

A David Castillo no le quisieron vender Sertal Compuesto en presentación individual, sino que solo la caja. "Además me dijeron que ya no tenía descuento", escribió.

Francisco Velásquez buscó Tusilexil. "Mi sorpresa fue saber que su precio era de $10.60 cuando hace 2 meses lo compré a $7.45", denunció.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación