Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Directores de hospitales justifican el desabastecimiento de medicamentos

El director del hospital San Juan de Dios, en Santa Ana, dice que los fármacos se acaban porque se usan.

Fermín Santos recibió dos de cuatro medicamentos que le recetaron en Santa Ana.

Fermín Santos recibió dos de cuatro medicamentos que le recetaron en Santa Ana.

Fermín Santos recibió dos de cuatro medicamentos que le recetaron en Santa Ana.

La alta demanda de pacientes, atraso en la firma de contrato con los proveedores, la falta de ofertantes u ofertas elevadas son parte de los argumentos con los que tres directores de hospitales consultados justifican la escasez de fármacos.

Hace dos semanas, Ramón Ábrego, director del hospital de Santa Ana, declaró que hay carencias de productos en ciertas áreas por la alta carga de pacientes con diabetes, hipertensión, enfermedades pulmonar, renales y cáncer.

El médico comentó que el abastecimiento en el centro médico era del 79.8 por ciento.

Explicó que en ningún país del mundo un hospital tiene el 100 por ciento de los productos y que se acaban porque se usan.

"Lo que tenemos que empezar a hacer es prevención. No va a hacer curándonos, sino que previniendo cómo vamos a usar la menor cantidad de medicamento", expresó Ábrego.

Por su parte, Carlos Elías Portillo, quien al momento de la entrevista fungía como director del hospital San Pedro, en Usulután, manifestó que "el problema con las medicinas no es por falta de fondos, si no por los retrasos en la firma de los contratos y por ende la entrega de los medicamentos".

Portillo, quien a partir de este mes será el director de hospital de Santiago de María, dijo que para solventar la dificultad, a los pacientes se les está dando sustitutos.

"No tenemos tramadol, incluso se nos habían terminado la acetaminofén, pero las hemos sustituido con diclofenac y así hemos hecho con algunos medicamentos", expresó Portillo. Añadió que tenía un 67 por ciento de abastecimiento en farmacia; es decir les hacia falta un 33 por ciento de los fármacos.

"El problema con los medicamentos que aún no ingresan a los hospitales tiene que ver con algunos inconvenientes con las empresas proveedoras", reiteró.

En Usulután las autoridades esperaban que el producto ingresara en marzo, pero asegura que algunos de ellos ya están ingresando como los sueros, pero faltan otros.

Raúl Castillo, director del hospital Saldaña, expresó el martes 24 de junio, que estaban a punto de recibir una gran parte de los fármacos de la compra conjunta del Ministerio de Salud (Minsal) y locales. "Nosotros hacemos compras internas con fondos propios, pero si yo no sé las necesidades no se hace el proceso, porque cuando se acaba algo que es importante o que (sabemos que se) nos va acabar, nosotros hacemos un proceso rápido para adquirir los medicamentos", añadió Castillo.

Pero el director del Saldaña declaró que hay información que sus subalternos no se la dan y el por qué, es algo que quisiera saber.

"Es un factor que he sufrido durante toda mi gestión, las razones las ignoro, pero nosotros tratamos de dar respuesta con algunos fondos para hacer pequeñas compras de medicamentos", declaró el director.

Castillo pidió a la población que no recibe el producto indicado acercarse a Trabajo Social para hacer la gestión a través de transferencias con otros hospitales o comprarlas.

De acuerdo con el informe del Minsal, de la semana 20, (12 de mayo al 18 de mayo), las carencias en los 30 hospitales oscila entre el 39.3 por ciento y el 4.6 por ciento.

A esa fecha, el hospital en el que faltaban más medicinas era el de San Miguel, carecían de 96 productos, le sigue el de Usulután con 93 medicinas desabastecidas, La Unión con 84, Santa Ana con 77, el Bloom con 76, entre otros. El que menor escasez reporta es el hospital de Ilobasco, ahí carecían solo de 10 fármacos, en San Francisco Gotera 18 y en el de San Bartolo 19.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación