Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Diputado Zamora: país paga cara energía por política de precios del gobierno

Aunque desde un inicio se insistió en que la energía geotérmica se contratara a largo plazo con precios más estables, el megavatio se ha vendido $100 más caro de lo que debería.

Diputado Zamora: país paga cara energía por política de precios del gobierno

Diputado Zamora: país paga cara energía por política de precios del gobierno

Diputado Zamora: país paga cara energía por política de precios del gobierno

Si su recibo de la energía eléctrica es de $50 al mes, usted está pagando $10 más al mes de lo que debería, debido al sobreprecio que tiene la energía geotérmica en el país y que, junto al precio de la energía hídrica, es controlado por la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) y LaGeo.

Según el diputado de la oposición Edwin Zamora, desde el 2008 los consumidores salvadoreños han pagado un sobreprecio de la energía geotérmica equivalente a casi $500 millones de dólares.

En efecto, durante la administración del presidente Mauricio Funes el precio de oferta de la energía geotérmica se ha incrementado desde un promedio de $90.5 megavatios por hora (MWh) en el 2010, hasta un promedio de $175.4 MWh en el 2012, según datos del Consejo Nacional de Energía (CNE).

Este sobreprecio, sostiene Zamora, también se ve reflejado en la tarifa de toda la energía eléctrica.

"El impacto para los salvadoreños ha sido que el año pasado hemos pagado el 22 % más en la tarifa eléctrica y este año vamos a pagar también el 22 % más en la tarifa eléctrica," explica Zamora.

Según las estadísticas y datos disponibles, LaGeo cobraba en 2007 un precio promedio de $69.68 por cada megavatio generado, pero ahora ese precio se ha elevado a $175.40 por megavatio, considerado el más alto de todos, incluso, más que en otros países. Eso significa que cada megavatio se ha vendido $100 más caro.

Junto a la energía hidroeléctrica que produce CEL, los precios han pasado de $49.66 en 2006 y se ha casi triplicado hasta llegar a $126.03 en 2012.

El poder que tiene CEL para determinar los precios no es insignificante. Esta autónoma tiene en sus manos la generación de la energía geotérmica, a través de LaGeo, y de la hídrica, que juntas suman el 69.9 % de la generación de energía total del país, según datos del CNE a septiembre de este año.

Solo en 2012 los salvadoreños pagaron $174.1 millones más de lo que debieron haber pagado. Y desde 2008 a la fecha, pagaron un sobreprecio de casi $500 millones sólo en energía geotérmica, según cálculos hechos por el diputado Zamora, quien no duda en llamarlo un "impuesto disfrazado" (ver entrevista anexa).

Causas de precios altos

Según el diputado Zamora, tres razones permiten este elevado precio a la factura de energía que pagamos los salvadoreños.

La primera tiene que ver estrictamente con LaGeo, que explota la energía geotérmica para generar casi el 25 % de toda la electricidad que se consume en el país.

A diferencia de otras formas de energía, la geotérmica es estable y su generación continua a los mismos niveles cada día del año podría permitir que se venda a precios estables. Por lo tanto, la energía geotérmica podría ayudar a introducir precios más bajos en el mercado y mantenerlos estables a largo plazo, contribuyendo a bajar el precio de toda la energía en el país.

Hasta la fecha, el Estado, que controla la gestión de LaGeo, se ha opuesto a este tipo de política comercial y ha mantenido precios de oferta muy elevados en la energía geotérmica.

La segunda razón citada por Zamora es "la ausencia de inversión en generación de más energía geotérmica, que hasta el 2008 había crecido a un ritmo promedio de 80 gigas" (mil millones de vatios).

La inversión en energía geotérmica se detuvo cuando una disputa contractual entre CEL y ENEL se agudizó en el 2008, cuando esta última empresa inició un proceso de arbitraje debido a que el Estado no les permitía invertir $127 millones de dólares para incrementar la generación de energía geotérmica.

Esta falta de inversión en energía renovable y de menor precio para el consumidor se traduce en precios más altos porque se paga por energía de más alto costo.

La tercera razón, según Zamora, es que el Estado también tiene la capacidad para implementar una política de precios estables por contratos a largo plazo para la energía hidroeléctrica, pero no la ejerce.

De esa manera, con un control de precios tanto de la energía geotérmica como de la hidroeléctrica, las cuales juntas representan alrededor del 70 % de toda la energía que se consume en el país, los precios de oferta de energía se podrían mantener a un promedio no mayor de los $75 dólares por MWh, en lugar de los más de $170 por MWh que se están pagando actualmente.

Precios y política

Una persona que le habría dado la razón a Zamora hace tres años en cuanto a cómo reducir el precio de la energía eléctrica en el país, es el mismo presidente Mauricio Funes, tal y como lo demuestra una carta que él envió a Nicolás Salume, presidente de la CEL ese 16 de julio de 2010.

En su carta, Funes le solicita a Salume implementar medidas para que el precio de oferta de la energía eléctrica no superara un promedio diario de $70 por MWh entre julio y octubre de ese año (2010), tal y como lo recomendó el CNE y la SIGET, y basado en los "importantes ingresos" de CEL. Salume aceptó bajar el precio por ese trimestre, pero le advirtió que eso reduciría la "retribución fiscal" de CEL al Estado.

Además Salume dijo que anticipaba un alza del 24 % en el precio de oferta de la energía para el semestre siguiente, lo cual se llevó a cabo sin oposición de Funes. Dos años después el precio subió a un máximo de $175.4 MGh, casi el doble del precio en 2009.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación