Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Difícil inicio de clases en escuela Julián Aparicio

El centro educativo aún trabaja con aulas “temporales”  construidas en 2001, pero que ya están deterioradas.

Aula en malas condiciones

El profesor Manuel Torres dará clases en el aula provisional construida para un escenario. | Foto por Menly Cortez

El profesor Manuel Torres dará clases en el aula provisional construida para un escenario.

Para algunos centros del sistema educativo público el año lectivo 2016 pinta complicado. Mejor dicho, lleno de muchas necesidades, sobre las que no ven soluciones a corto plazo. Uno de esos centros con dificultades es el centro escolar Julián Aparicio, del municipio de Chinameca, en San Miguel.

La escuela, construida en 1947 bajo el programa Alianza para el Progreso, este año volverá a atender a varios grupos de estudiantes en las “aulas provisionales” que le construyeron tras ser afectada por el terremoto de 2001, pero que quince años después muestran un severo deterioro en techos, paredes y bases.

Por el Centro Escolar Julián Aparicio han pasado figuras reconocidas de la vida nacional, entre ellas el ingeniero Félix Ulloa, quien fungió como rector de la Universidad de El Salvador y falleció en tiempos de la guerra, así como el diputado René Portillo Cuadra.

El director de la institución, Eduardo Antonio Guandique Gaitán, explicó que la población estudiantil pasó de los 331 alumnos que tuvo en 2001 a 749 en la actualidad. El centro escolar tiene mucha demanda de estudiantes del casco urbano y de localidades vecinas como los cantones San Antonio, Valle La Cruz y Alto del Pacayal.

Sin embargo, Guandique Gaitán señaló que se ven en problemas para atender a la población escolar debido a que enfrentan un déficit de salones. Esto los obliga a tener grados saturados (en algunos casos hasta con 52 alumnos) y que a atender a toda una sección a la intemperie, justo contiguo a la cancha de baloncesto.

El director expresó que los cerca de nueve mil dólares que el Ministerio de Educación (Mined) les asigna para funcionamiento no alcanzan para renovar las aulas provisionales.

Según indicó, en diciembre, con un ahorro que hicieron y con ayuda de los padres de familia, lograron levantar  unas divisiones de sistema mixto para reforzar la pared de un pabellón de aulas que estaba dañada desde los terremotos.

Por el momento, el director, los docentes y padres de familia ven lejano que su sueño de tener una escuela de dos plantas se convierta en una realidad, pero no pierden la esperanza de que un día los escuchen.

“Desde 2001, hemos solicitado al Ministerio de Educación alguna ayuda, que se nos construya estos salones o que nos ayude con un bono para hacer reconstrucción... (Pero) nosotros no hemos recibido ayuda alguna”, dijo el educador. La última solicitud fue hace dos años, aseguró.
José Miguel Cuéllar, padre de familia que funge como tesorero del Consejo Directivo Escolar,  calificó de crítica la situación de la escuela en cuanto a infraestructura.

“Es el centro que a nivel del municipio quizá tiene mayor cantidad de alumnos, pero en cuanto a infraestructura es bien complicado porque sólo tiene una cancha de basquet que sirve de espacio de recreo para los niños desde segundo hasta noveno grado”, expuso.

Según el padre de familia, otro problema que les afecta para atender a más población estudiantil es la falta de mobiliario escolar: los pupitres que tienen están en tan mal estado que es usual que los padres de familia se lleven a reparar el que va a utilizar su hijo durante el año. En otros casos, los forran para que los alumnos no se hagan daño o no arruinen el uniforme.

“Nosotros habíamos hecho un análisis de que para llenar, no en su totalidad la necesidad, necesitamos un aproximado de unas 270 unidades unipersonales grandes para tercer ciclo. Para segundo ciclo consideramos que con unas 85 unidades más o menos llenábamos algunas de las necesidades”, añadió Guandique Gaitán.

La institución brinda educación integral a sus estudiantes y, de acuerdo a lo que explica el director, esa es una de las razones por las que tiene demanda estudiantil.

A los alumnos les imparten Inglés desde primer grado, y Educación Musical desde Parvularia hasta segundo ciclo. También les dan Educación Física con la ayuda de estudiantes de algunas universidades.

Pero, más allá de esos esfuerzos, la institución demanda que el Mined les provea no solamente  de un profesor de Educación Física que atienda a los niños de forma regular, sino también de un sicólogo, de un maestro de Educación Parvularia y uno de Educación Básica.

En la escuela cuentan con un aula Informática y para este año tendrán a disposición algunas computadoras Lempita, pero requieren actualizar una parte de las máquinas que tienen disponibles porque ya están desfasadas.

La institución, en la actualidad, no dispone de biblioteca ni de un laboratorio de Ciencias. El director tampoco pierde las esperanzas de que alguna vez sean beneficiados con un programa de Robótica.

Con lo que sí contó el año anterior esta institución educativa fue con un programa para promover valores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación