Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A "dieta" pacientes del hospital Saldaña

El problema con la comida tiene tres meses de haberse agudizado

Las cocineras del hospital nacional Dr. José Antonio Saldaña distribuían en depósitos desechables los pocos alimentos que habían preparado ayer por la tarde. Las raciones no tenían tortilla ni pan. Fotos EDH / Douglas Urquilla

Las cocineras del hospital nacional Dr. José Antonio Saldaña distribuían en depósitos desechables los pocos alimentos que habían preparado ayer por la tarde. Las raciones no tenían tortilla...

Las cocineras del hospital nacional Dr. José Antonio Saldaña distribuían en depósitos desechables los pocos alimentos que habían preparado ayer por la tarde. Las raciones no tenían tortilla ni pan. Fotos EDH / Douglas Urquilla

El hospital nacional Dr. José Antonio Saldaña enfrenta problemas serios para alimentar a los pacientes ingresados. Según denuncia hecha por miembros del Sindicato General de Empleados del Ministerio de Salud (Sigesal), destacados en ese centro, el problema se ha agudizado desde agosto, pero ayer estaba al punto que sólo había para cubrir las raciones de la cena.

"Una tortilla nos están dando por tiempo y dos pancitos bien tostados, un poquito de frijoles y un poquito de queso", manifestó Enrique Vides, un paciente de 68 años que tiene 16 días de estar ingresado en el área de oxígeno-dependientes.

Vides dijo que eso no les sustenta y en la noche se van a dormir con hambre. De allí que tiene que pedir a su esposa que cuando pueda le lleve algo más para comer.

Ricardo Iván Lara Sigüenza, cuyo abuelo está internado desde hace 20 días, dijo que están gastando unos cinco dólares diarios para llevarle fruta y otros alimentos que no contengan grasa ni sal, como indica la dieta del hospital.

"De desnutrición se están muriendo, no de la enfermedad. Hay que traerles comida porque si no se van a morir de hambre aquí", agregó.

Víctor Torres, secretario general Sigesal de la seccional hospital nacional Saldaña, dijo que esa institución ha caído en esa situación porque carece de refuerzo presupuestario y todo el tiempo ha habido mala administración.

Torres estimó que son entre 170 y 180 pacientes los que alimentan diariamente.

"Esperamos que el Ministerio (de Salud) tome cartas en el asunto para poder ver de qué forma se le da un apoyo más al hospital en eso", agregó el sindicalista.

Tanto él como otros miembros del Sigesal exponen que la dieta que se le está dando a los pacientes es muy pobre, lo que consideran que es delicado. Aún más con los pacientes que están en tratamiento contra la tuberculosis, quienes requieren una alimentación rica en calorías y proteínas.

El director del centro hospitalario, Raúl Roberto Castillo, reconoció la problemática. "Ahorita tenemos problemas, pero ya mañana (hoy) entra un montón. Entra carne, entran cereales para que nosotros podamos volver a menús que son mejores", declaró. La dotación que compraron es por libre gestión y estima les ayudará durante 15 días. Luego harán otra compra para cubrir otros 15 días.

El director dijo que los problemas con los alimentos vienen desde administraciones anteriores, y también tuvo que ver con el hecho de que las cocineras daban comida a personas que no eran pacientes.

A ello suma que el centro ha experimentado un incremento en el número de pacientes atendidas por parto y en la sección de pediatría.

El funcionario, quien dijo no tener a la mano el dato sobre la inversión en alimentos, aseguró que ha corregido los problemas de distribución de comida, tras conscientizar a las cocineras sobre la falta de fondos y porque se puso en marcha un sistema de entrega de la comida a través de bandejas.

"Eso nos ha hecho que lleguemos con mucho más provisiones a estas alturas del año", agregó el director.

Los de Sigesal, quienes cuestionaron que Castillo responsabilizara a las cocineras sobre el déficit en la dieta de los pacientes, sostienen que el presupuesto que la institución solicita para comida de los pacientes ronda entre los $150 mil y $180 mil, pero al final lo que se le asigna para eso se queda en la mitad o la cuarta parte de esos montos.

Los del sindicato confirmaron que el hospital ha venido paliando con pequeñas compras en agosto y septiembre, pero insisten que esa situación no debería darse. "Tratar a un paciente sin darle tortilla o francés en sus horas yo creo que es grave. Creo que la mayoría de pacientes necesita la alimentación adecuada, más que tenemos gente diabética", dijo Torres.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación