Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Dependiendo de lo que el eje trata surgen las necesidades"

En el centro escolar Cantón Casa de Piedra, la maestra de Parvularia requiere varios materiales para la enseñanza.

En el centro escolar Cantón Casa de Piedra carecen de agua potable y sanitarios adecuados, sobre todo para los más pequeños. Tampoco hay muchos juegos educativos. Foto EDH/L. monterrosa

En el centro escolar Cantón Casa de Piedra carecen de agua potable y sanitarios adecuados, sobre todo para los más pequeños. Tampoco hay muchos juegos educativos. Foto EDH/L....

En el centro escolar Cantón Casa de Piedra carecen de agua potable y sanitarios adecuados, sobre todo para los más pequeños. Tampoco hay muchos juegos educativos. Foto EDH/L. monterrosa

Para la profesora Ana Beatriz Santos Vásquez, quien atiende a los párvulos del centro escolar Cantón Casa de Piedra, en la jurisdicción de San Marcos, los nuevos planes de estudio basados en que el niño aprenda jugando significan todo un reto al que ha tratado de irse adaptando.

La profesora Ana, quien confirmó haber recibido capacitación del Ministerio de Educación sobre los nuevos programas de educación Inicial y Parvularia, tiene una sección integrada con 29 niños de entre cuatro y seis años de edad.

Según comenta, la cifra de matriculados es superior a la del año anterior, cuando sólo atendieron 19 infantes.

Ella trabaja en un aula temporal de lámina, con ventanas sin protección y, por lo cual, el polvo se cuela a cada rato, así como sucede en el resto de salones en la institución. Aunque dispone de mobiliario especial para los pequeños, reconoce que necesita otros recursos pedagógicos para trabajar con ellos en la escuela.

Y es que los nuevos programas definen que los menores realicen todas las actividades de aprendizaje en el centro y no lleven tareas a casa, como venía ocurriendo.

"Dependiendo de lo que el eje trata van surgiendo las necesidades. Ahorita estamos con (el eje) quién soy, yo soy, así soy y van varios temas. Allí van surgiendo dibujos para que ellos coloreen o hagan trazos para estimular la motricidad fina o gruesa y uno se siente atado porque no tiene, tal vez, algún dibujo adecuado para eso", comenta la educadora, quien ante esa situación ve la necesidad de que les doten de libretas de apresto, juguetes educativos.

Según lo expresado por la profesora Ana, no tiene el tiempo suficiente ni material para estar haciendo dibujos u otros recursos para cada uno de los pequeños.

Si bien la educadora tiene a su disposición algunos cuentos, pero según explica estos no serán suficientes para trabajar cada uno de los ejes de enseñanza. "Necesito infinidad de cuentos, pero viendo la necesidad, lo va haciendo de lo que uno tiene y está a su alcance. ¿De dónde voy a sacar (ese material)?", agrega.

Los programas nuevos suponen que los pequeños hagan actividades afuera del salón, pero el terreno donde está la escuela no reúne las condiciones para ello y tampoco disponen de juegos exteriores como columpios y deslizaderos (resbaladillas). "Yo me enfoco casi todo en el salón y en el patio que está más próximo, por algún accidente", dijo la educadora.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación