Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Denuncian falta de fármaco para hemofílicos en el Hospital Rosales

Pacientes ingresados en el nosocomio no estarían recibiendo el tratamiento tal como lo manda un fallo de la Corte Suprema de Justicia

El Hospital Nacional Rosales es uno delos principales sanatorios públicos del país.

El Hospital Nacional Rosales es uno delos principales sanatorios públicos del país. | Foto por Archivo

El Hospital Nacional Rosales es uno delos principales sanatorios públicos del país.

La Asociación de Hemofílicos del país denunció ayer que el Hospital Nacional Rosales, de la capital, carece del medicamento Factor VIII para tratar a pacientes con ese padecimiento.

Entre los pacientes afectados por el déficit se encuentra Lucio Salmerón, un agricultor originario de San Francisco Gotera, Morazán, quien tiene una tumoración sangrante en la cadera izquierda y lleva varias semanas ingresado en el nosocomio.

Salmerón expresó, vía telefónica, que sólo le suministraron Factor VIII durante seis días, pero luego le han estado poniendo diez bolsitas de crioprecipitados (derivado de la sangre) a diario.

“Es difícil (la situación) porque sin este medicamento (Factor  VIII) todos los hemofílicos no tenemos vida; porque ese es el medicamento que se ocupa para coagulación de la sangre”, comentó.  

El paciente explicó que las aplicaciones de crioprecipitados ayudan pero no como lo hace el propio medicamento.

Según Jorge Aníbal Medina, presidente de la Asociación de Hemofílicos, el hospital pasó casi todo el mes de junio sin Factor VIII y sin Factor IX pero hubo una compra (del medicamento) que no duró ni tres semanas.

“Dos semanas llevamos ya de que no hay Factor VIII, ni Factor IX, ni donantes de sangre para elaborar lo que es plasma fresco congelado y crioprecipitados”, explicó Medina tras señalar que este es el segundo desabasto del año.

Estima que en la actualidad hay unos 76 pacientes con hemofilia que son tratados en el Hospital Rosales. De ellos trece son con hemofilia tipo B y la mayoría son del tipo A.

El presidente de la Asociación se muestra muy preocupado porque este déficit en el Hospital Rosales se dan a pesar de que en diciembre del año pasado la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) mandó al Ministerio de Salud (Minsal) proveer el citado tratamiento médico a las personas afectadas por la hemofilia.

Jorge Medina sostiene que la situación de Lucio es delicada porque no se le habla de ninguna posibilidad curativa restaurativa, y lo mismo ocurre con otros pacientes que llegan a la emergencia y se les despacha sin darles la menor esperanza.

“Se nos ve con indiferencia. Se nos sigue excluyendo por considerar que nuestra enfermedad asume costos muy altos  para los presupuestos de los hospitales”, opinó.

De acuerdo con sus palabras la situación incluso es más difícil para los pacientes con hemofilia tipo B. 
“Ellos todavía son más excluidos que los que somos hemofilia tipo A porque el costo del fármaco es más caro. A ellos no les dan Factor IX puro, no les dan alternativo y a veces ni donantes de sangre hay para suministrarles plasma”, expuso el presidente de la Asociación de Hemofílicos.

Medina expresó que si bien el crioprecipitados, que aplican en el Hospital Rosales cuando no está el fármaco, es un derivado sanguíneo alternativo rico en Factor VIII en la proteína que les falta a los hemofílicos, la cantidad que están aplicando a Lucio es muy poca. “Con diez bolsitas (de crioprecipitados) cada 10 ó 12 horas no lo van a restaurar de nada”, agregó.

Lucio dijo que no le han explicado cuándo podría disponer de la medicina. Al cierre de esta nota se estaba en espera de que las autoridades del Hospital Rosales brindaran una posición respecto a la falta del medicamento.

“Hacemos un llamado a las autoridades de salud para que  solucione esta problemática”. Jorge Aníbal Medina, presidente Asociación de Hemofílicos.  
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación