Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Culpan de crisis de los niños migrantes a gobierno de Obama

Republicanos dicen que 52 mil niños trataron de cruzar la frontera

Refugio temporal donde se encuentran menores inmigrantes en la Base de la Fuerza Aérea Lackland, en San Antonio. foto edh / ap

Refugio temporal donde se encuentran menores inmigrantes en la Base de la Fuerza Aérea Lackland, en San Antonio. foto edh / ap

Refugio temporal donde se encuentran menores inmigrantes en la Base de la Fuerza Aérea Lackland, en San Antonio. foto edh / ap

SAN ANTONIO, Texas. Los republicanos Ted Cruz y Greg Abbott criticaron al presidente Barack Obama por los más de 52,000 niños migrantes que han tratado de cruzar la frontera de Estados Unidos solos en meses recientes.

La llegada de los miles de menores sin la compañía de adultos, principalmente de naciones centroamericanas, ha causado grandes tensiones a las autoridades en la región.

El senador y el fiscal general de Texas recorrieron ayer un refugio temporal donde se encuentran algunos de esos menores en la Base de la Fuerza Aérea Lackland, en San Antonio.

El gobernador Rick Perry también tenía programado para ayer por la tarde una visita federal en el Valle del Río Grande.

Cruz y Abbott dijeron que escucharon historias de niños que son obligados por los traficantes de personas a cortar dedos y orejas de otros chicos como forma de extorsión.

El legislador atribuyó el incremento de niños inmigrantes al gobierno de Obama y la creencia de que les darán amnistía.

Por su parte, la aspirante demócrata al gobierno de Texas pidió al gobernador declarar estado de emergencia en la frontera con México para "ayudar a las comunidades locales saturadas" por la enorme ola de inmigrantes.

En una carta, Wendy Davis, senadora estatal de Fort Worth, dijo que ello aliviará la presión a las autoridades federales. Davis visitó la frontera y dijo que se trata de una "crisis".

Davis también quiere que Perry convoque a una sesión legislativa especial para incrementar los recursos a las autoridades de ciudades, condados, grupos caritativos y socorristas.

Algunos conservadores también han pedido una sesión especial, pero quieren enfocarse en la seguridad fronteriza.

Davis indicó que Perry debe hacer gestiones para llenar plazas vacantes de inmigración y pedir al gobierno federal que reembolse a Texas por los gastos vinculados a cuestiones inmigratorias.

El gobernador ha autorizado una cantidad adicional de 1.3 millones de dólares a la semana para fortalecer la seguridad en la frontera debido a lo que él ha calificado de "crisis humanitaria".

Asimismo, Perry ha exhortado al gobierno del presidente Barack Obama a tomar "medidas decisivas" con respecto a esta situación.

Estados Unidos aprobó un proyecto de inmigración el año pasado pero la legislación se ha estancado en la Cámara de Representantes, donde los republicanos continúan profundamente divididos sobre qué hacer con lo más de 11 millones de residentes indocumentados que viven en el país.

La Casa Blanca confirmó ayer la detención desde octubre pasado de más de 52,000 inmigrantes menores de edad que llegaron al país ilegalmente y reiteraron que estos niños y niñas están sujetos a la deportación a sus países.

"Esta migración de niños la hemos visto durante años", declaró la directora de Política Interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, en una teleconferencia de prensa.

"Pero ahora esta migración ha aumentado por la violencia en los países centroamericanos y porque las bandas criminales le dicen a la gente que una vez que los niños entran a EE. UU. reciben un permiso y se quedarán", agregó.

Enfatizó que la ley permite deportar a los menores de edad, desmintiendo uno de los rumores que, según las autoridades estadounidenses, ha intensificado la emigración de niños a EE. UU.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación