Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Crecen los cuestionamientos a expansión de magnate de TV

Tras la reciente compra del periódico ecuatoriano "El Comercio", vuelven los cuestionamientos hacia el mexicano Remigio Ángel González, a fin de adquirir más medios y ponerlos al servicios de los gobiernos de los diferentes países

Crecen los cuestionamientos a expansión de magnate de TV

Crecen los cuestionamientos a expansión de magnate de TV

Crecen los cuestionamientos a expansión de magnate de TV

Con la reciente y repentina compra del periódico ecuatoriano El Comercio, resurgen los cuestionamientos de la expansión del magnate de televisión y radio, el mexicano Remigio Ángel González González, a quien apodan "El Fantasma" en Latinoamérica y denunciado como quien busca aliarse con regímenes de turno y tratarlos con complacencia.

Al empresario multimillonario se le adjudica la propiedad de más de 30 canales, entre pequeños y grandes, y 80 cadenas de radio en México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Argentina, Ecuador, Perú, Chile, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Miami (Estados Unidos), utilizando a otras empresas o personas. Esto, dado que en la mayoría de países donde adquiere los medios de comunicación, no pueden entregarse a extranjeros.

A una entrevista al periódico digital "Plan V", el expresidente de la Comisión de Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y miembro del Semanario guatemalteco Crónica, Gonzalo Marroquín, señala que lo que está ocurriendo en Ecuador es muy interesante, pues la compra de "El Comercio" es un paso más al avance que ha tenido González en Latinoamérica en medios de comunicación y de las primeras incursiones en prensa escrita.

El Comercio ha sido, hasta el momento, de los principales medios de comunicación críticos a la administración del presidente ecuatoriano Rafael Correa.

Agregó que la parte peligrosa de González es que siempre tiene muy buena relación con la administración de ese momento, lo que forma parte de su estrategia.

"Sin embargo, la parte peligrosa -para que se conozca en Ecuador, donde tiene el control de diario El Comercio- es que él siempre tiene muy buena relación con los gobiernos de turno. Esto es parte de su política de expansión, es parte de su política editorial, por así decirlo. Por lo tanto, desde mi punto de vista, es perjudicial para una democracia", afirmó.

Claudio Paolillo, presidente de la comisión de libertad de prensa e información de la SIP y editor del Semanario Búsqueda (de Uruguay), calificó de preocupante la venta del periódico histórico en el Ecuador, y coincide con Marroquín de que los antecedentes de González son de no cuestionar a ningún gobierno y, por el contrario, poner a los medios de su propiedad al servicio del Ejecutivo.

Expresó que significa una novedad esta adquisición, pues surgen dudas de como serán finalmente las decisiones que tomará González en esta materia.

"Siempre hay preocupación por tales antecedentes, ya que la decisión del señor González es no molestar a ningún gobierno y colocar a los medios de los que tiene control, no digo al servicio del gobierno, pero en una posición ni siquiera de neutralidad, pero sí estar a la orden del gobierno y eso es lo que preocupa porque para hacer periodismo hay que ser realmente críticos y ser una especie de antipoder. Eso es básicamente lo contrario a lo que pregona el señor González", expresó Paolillo al medio electrónico Plan V.

Manifestó que para la SIP esta compra es una incógnita pues "El Comercio" es parte de la Sociedad Interamericana de Prensa y para ser miembro se tiene que cumplir ciertos requisitos, como respetar la libertad de expresión y promoverla.

"Si El Comercio tenía una línea editorial crítica con el gobierno del señor Correa, vamos a ver si continúa con esa línea editorial o si la línea cambia y pasa a ser un diario semioficialista amigo del señor Correa. En fin, hay que ver cómo se posiciona en la cancha", afirmó.

La compra del periódico quiteño fue oficializada semanas atrás por el Grupo El Comercio, el cual fue finiquitado el 12 de enero de 2015.

La empresa Telglovisión S.A. adquirió el 94.4 % de las acciones por un monto aproximado de $45 millones.

Según el periódico digital La República de Ecuador, la empresa Telecomunicaciones Globales de Entretenimiento Televisivo (Telglovisión S. A.) tiene registrados en la denominada Superintendencia de Compañías como accionistas a Blackster S. A., (de Uruguay) y a la Televisora Integral de Comunicación Nacional (Telintecomun S. A.).

Agregaron que el representante de la empresa uruguaya en Ecuador es Luis Esteban Gómez Amador, también presidente del canal de televisión RTS, que es propiedad del magnate mexicano.

El sitio web Journalism in the Americas señala que el capital de Telglovisión es de apenas 800 dólares en capital accionario emitido y que el resto está dividido entre las dos empresas antes mencionadas.

Pero además del periódico más importante y prestigioso de Quito, la empresa Telglovisión adquirió las estaciones de radio Quito (de cobertura local) y Platinum (a nivel nacional); además de las revistas Arteducarte, Educacción, Gatopardo y la página web Bendito Fútbol, que son parte del Grupo El Comercio.

Paolillo dijo al medio digital Rayuela Radio que "para hacer periodismo, uno debe ser crítico, cuestionador del poder y eso no es lo que pregona y practica el señor González".

El uruguayo manifestó que en su país, Uruguay, González adquirió 13 radios y asegura que también la primera orden fue que dio fue no se "molestara" al Gobierno en turno ni sus funcionarios.

Diego Cornejo Menacho, director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP), citado por el sitio Journalism in the Americas, dijo que "en América Latina ya no se están cerrando periódicos. Ahora se los venden a dueños afines del gobierno. Esta es la forma en que censuran las críticas. Este parece ser uno de esos casos teniendo en cuenta las posiciones críticas que El Comercio ha mantenido".

Guatemala es otro de los países donde más medios posee: cuatro son de señal abierta.

El sitio web argentino Periódico Tribuna publicó que en tierras guatemaltecas es donde el empresario empezó a construir su conglomerado. En 1981, compró su primer canal y en 1985 "se dice que aportó toda la inversión publicitaria en televisión al candidato a la presidencia Vinicio Cerezo por sus lazos de amistad, quien salió elegido y que le habría pagado con más frecuencias para radio y televisión".

A finales de los años 90 González controlaba todos los canales de televisión de cobertura nacional, incluyendo los noticieros. Igualmente se adueñó de 22 frecuencias de radio, entre ellas, la única radio puramente informativa del país, Radio Sonora.

También el sitio web (periodicotribuna.com.ar) señala que la forma de operar de González es mantener buenas relaciones con el gobierno de turno, que en Guatemala ordena a los telenoticieros un trato favorable a los candidatos presidenciales con más posibilidades de ganar y les ofrece condiciones especiales para la propaganda política, de forma que ninguna campaña electoral pueda funcionar sin el apoyo de él.

"Así se refieren en la ACNUR, órgano de la ONU, sobre González y su intervención en Guatemala: Existe una gran concentración de la propiedad de los medios en Guatemala. El magnate de medios Remigio Ángel González, de origen mexicano, controla los medios audiovisuales. A través de empresas pantalla, González es dueño de los cuatro canales de televisión abierta, lo cual viola las cláusulas constitucionales que no permiten los monopolios ni la propiedad de medios en manos de extranjeros. González, quien también posee una de las principales cadenas radiales, ejerce una enorme influencia sobre los políticos guatemaltecos", citó el medio argentino.

El imperio que González ha construido en Guatemala, en promedio, comprendería más de 30 estaciones televisivas, sin contar las más de 70 señales de radio, cines, restaurantes, acciones en tiendas de departamentos y distribuidoras de material envasado. Hoy maneja su señorío comunicacional desde una oficina de un edificio en Miami.

"González no se preocupa por la situación nacional, por la libertad de prensa y de expresión, que es de todos y no solo de los periodistas. Es un aspecto muy preocupante cuando los medios están en manos de extranjeros, los fines son distintos a cuando son capitales nacionales, que, suponemos, tienen interés en el país, en la democracia", recalca Marroquín.

En El Salvador, González está presente a través de accionistas de TVRED, la cual posee la concesión de dos frecuencias de radio (Radio Sonora en FM y una radio en AM que se transmite en Cabañas), además del canal 37, el cual se encuentra en litigio la reasignación al 11.

No fue posible localizar o contactar a González en El Salvador o en otro domicilio para obtener su versión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación