Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Corte también indagó casos de San Salvador

El candidato presidencial por ARENA, Norman Quijano, ha denunciado que los reparos son una persecución política

El aspirante presidencial por el partido ARENA, Norman Quijano, se quejó de que no se le quería entregar a tiempo la certificación de la Corte de Cuentas para inscribir su candidatura en el TSE.

El aspirante presidencial por el partido ARENA, Norman Quijano, se quejó de que no se le quería entregar a tiempo la certificación de la Corte de Cuentas para...

El aspirante presidencial por el partido ARENA, Norman Quijano, se quejó de que no se le quería entregar a tiempo la certificación de la Corte de Cuentas para inscribir su candidatura en el TSE.

El finiquito para Norman Quijano, candidato presidencial por ARENA, fue entregado el último día del plazo de la Corte de Cuentas de la República (CCR), que ha hecho reparos a su gestión como alcalde capitalino, pero en su mayoría fueron desvanecidos, según informes de auditoría del ente contralor.

Falta de liquidación en el sistema contable de proyectos ejecutados, deficiencias en cuentas del estado de situación financiera, falta de conciliación entre inventario de especies municipales con los registros contables, igual situación entre el inventario de bienes y el balance de comprobación y, finalmente, la existencia de mora tributaria, son los señalamientos que se le hicieron durante 2010.

El primer reparo se refiere a proyectos y programas por $40.289,315.96 que no fueron liquidados al 31 de diciembre de 2010, a pesar de que la Ley de Creación del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios (Fodes) establece que cada proyecto debe contabilizarse y liquidarse por separado.

La alcaldía justificó que "los saldos de las cuentas en mención corresponden a una diversidad de proyectos no liquidados por administraciones anteriores" y añadió que se "implementó a partir de junio de 2010 un plan de acción estratégico para el proceso de actualización de los registros contables de la municipalidad, en el cual en uno de sus apartados se consideró la depuración de la cuenta Inversiones en Proyectos y Programas". La diferencia en la liquidación al cierre de 2010 fue de $157,596.50

Pero en notas del 10 de agosto de 2011 la directora general de desarrollo municipal y el gerente de desarrollo urbano comprueban que remitieron las liquidaciones al departamento de contabilidad para su registro, sin embargo, los auditores de la Corte afirman que deficiencia se mantiene porque "dichas gestiones no tienen resultado inmediato".

En cuanto a las deficiencias en cuentas del estado de situación financiera, se le hicieron tres reparos: la cuenta depósitos a plazo presentaba un saldo no depurado de $537,305.11; la cuenta préstamos para vivienda refleja un faltante de $1,334.03 y la cuenta préstamos personales tiene un saldo no depurado de $33,640.41.

En el primer caso, la comuna justificó que se trataba de una operación registrada el 30 de diciembre de 2004; el segundo señalamiento también proviene desde antes de la entrada en vigencia de la contabilidad gubernamental, en enero 2000, explicó la alcaldía y en el tercer elemento, también proveniente de años anteriores, señala que por falta de documentos no se depuró el saldo, según los auditores del ente contralor.

En cuanto a la no conciliación de registros contables con el inventario de especies municipales por un monto de $35,114.31. Sobre este punto, el jefe de contabilidad de la comuna capitalina explicó que la diferencia data desde antes del año 2007.

"No obstante para el ejercicio 2011 hemos establecido un procedimiento de comparación mensual entre tesorería y contabilidad que nos permita que las diferencias no aumenten, más bien se mantenga mientras se concluye el proceso de depuración programado". Sin embargo, los auditores de la Corte de Cuentas dejan en firme la observación, al 18 de agosto 2011 en que se concluyó la auditoría.

Sobre la conciliación entre el inventario de bienes inmuebles y muebles diversos y el balance de comprobación hay una diferencia negativa de $2.474,649.05, que también proviene "de operaciones generadas en administraciones anteriores"; pero la observación se mantiene por no haber sido actualizados.

En el caso de la mora tributaria de $137.2 millones al cierre del 2010, el concejo dijo que por resoluciones de la Siget y del CSJ, entre otras causas externas, no pudo hacer un cobro más efectivo, sin embargo, el ente fiscalizador determinó que el reparo del ejercicio 2010 se mantenía.

Otro reparo fue el uso de $583,208.00 de fondos Fodes utilizados para modernizar el catastro municipal, pero Quijano dijo que no hubo malversación, como lo acusaron sus adversarios, porque los reintegró al Fodes.

Sobre la auditoría de 2011 y 2012 la Corte no dio información aduciendo que esta es de carácter "reservada".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación