Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El corazón de Andrea no puede ser sanado

La operación de la niña fue rechazada en Israel, Londres, España y Boston

Andrea de un año y medio fue diagnosticada con un problema cardíaco a los seis meses. Foto edh / ARCHIVO

Andrea de un año y medio fue diagnosticada con un problema cardíaco a los seis meses. Foto edh / ARCHIVO

Andrea de un año y medio fue diagnosticada con un problema cardíaco a los seis meses. Foto edh / ARCHIVO

La posibilidad de que Andrea, una niña de un año y medio, sea operada del corazón en el exterior o en el país se cerró; la última evaluación médica determinó que la cirugía es demasiada riesgosa.

En octubre, especialistas del hospital de Niños de Boston, quienes apoyaron una jornada de cirugía cardíaca en el Bloom, conocieron el caso y concluyeron que las posibilidades de que la infante fallezca en la intervención es bastante elevada.

El caso también fue rechazado en hospitales de España, Londres e Israel.

Ivonne López, directora de la Fundación Latidos de Esperanza, manifestó que los médicos determinaron que lo más probable es que la niña no sobreviva a una cirugía de este tipo.

Andrea presenta tres problemas complejos, tiene algunas válvulas del corazón obstruidas y otras no se le formaron y uno de los pulmones le funciona parcialmente. Además tiene el corazón al lado derecho.

Hace varios meses los especialistas del Bloom determinaron que en el país no podían operarla, dada la complejidad del caso, desde entonces sus padres y la Fundación Latidos de Esperanzas iniciaron una búsqueda en el extranjero.

"Al final decidieron no operarla, porque viendo el estudio de la niña, la operación es demasiado riesgosa y el índice de mortalidad que podría tener es bien alto", expresó Hermes Palacios, padre de la infante.

El cirujano Guillermo Quiñónez, del hospital de Niños de Boston, en Estados Unidos, manifestó que el problema principal de Andrea es que el corazón solo tiene un ventrículo y carece de un conducto entre el corazón y los pulmones.

"Entonces, la sangre va a los pulmones por otras arterias que vienen de la aorta, esa combinación es muy difícil de tratar, en cualquier parte del mundo, en cualquier centro grande este es un problema duro", comentó Quiñónez.

El cirujano agregó que la menor necesitaría un trasplante de corazón y uno de pulmón, pero en casos como el de ella generalmente no se realizan porque no sobreviven a las operaciones.

López de la Fundación Latidos de Esperanza indicó que los médicos recomendaron que Andrea siga siendo tratada como hasta hoy y que puede sobrevivir varios años si sigue manifestando el mismo progreso.

La directora de la fundación dijo que con esta opinión se cierra la posibilidad de una intervención quirúrgica para la niña porque esa ha sido la conclusión de todos los hospitales consultados aquí y en el extranjero.

"Andrea es de los casos más severos (que hemos tenido), han sido unos dos en los que hemos tenido que afrontar esta situación, en que tenemos que decirle a la familia que lastimosamente no podemos hacer nada", añadió López.

Hermes manifestó que los especialistas les explicaron que la niña debe seguir siendo tratada como hasta hoy, que la estarán chequeando para determinar si necesita aumentar la dosis de medicamento o mantenerla; y si su condición mejora en el futuro, evaluar nuevamente la posibilidad de una operación.

Andrea toma tres medicamentos diarios, sus padres deben tener cuidados extremos con los cambios de clima porque una gripe se le puede convertir en una neumonía.

Hermes comentó que junto a su esposa esperaban tanto una respuesta positiva como negativa de los cirujanos de Boston, dado que en otros países ya habían rechazado intervenirla quirúrgicamente.

Por un lado dicen sentirse aliviados, porque saben que Andrea seguirá viviendo con sus medicamentos, pero a la vez se les hace un nudo en la garganta y el corazón porque no tienen una solución definitiva a la enfermedad que padece.

"Estamos con el temor de que en cualquier momento algo le pueda pasar a la niña y ya no podamos seguir con ella", añadió Hermes.

Los especialistas de Boston dijeron que la niña está estable, pese a la gravedad del problema en su corazón, y que puede vivir varios años; pero les recomendaron disfrutarla el mayor tiempo posible y pedirle a Dios que le dé un día más de vida.

Anteriormente la familia también buscó un hospital en Cuba y en Guatemala, pero la respuesta aún no ha llegado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación