Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Conmoción y repudio por crimen de exseleccionado

Tras casi un día del crimen la PNC no se atrevía a revelar el móvil ni quiénes mataron a Alfredo Pacheco

Aficionados, amigos, entrenadores y excompañeros reaccionaron este domingo, tras informarse del asesinato del exseleccionado nacional de fútbol, Alfredo Pacheco, de 34 años,  en una gasolinera de Santa Ana, al occidente del país.

El ataque en el que dos de sus cercanos amigos también resultaron heridos de bala se registró a las 3:30 de la madrugada.

El exfutbolista, quien fue expulsado de por vida de la Selección por casos de amaños (trampa en partidos),  recibió por lo menos tres impactos de bala, dijo el reporte de Medicina Legal. Según un médico forense, la víctima fue atacada  de cerca a poco más de un metro de distancia.

De acuerdo con las autoridades, sujetos armados aprovecharon cuando el exjugador salía del baño para dispararle tres veces en el tórax, abdomen y en el antebrazo derecho.

“Todo orienta a que el disparador atacó desde la derecha y a corta distancia, un poco más de un metro”, subrayó el médico.

El forense explicó que de los tres disparos, el fulminante fue el que sufrió en el abdomen pues laceró órganos vitales.

“Por lo grave de los daños ocasionados, la víctima no pudo haber sobrevivido más de diez minutos, por las hemorragias internas que provocaron”, subrayó el galeno.

En la misma refriega sus dos amigos que lo esperaban en la mesa donde habían departido segundos antes, fueron alcanzados por las balas.

Se dijo que al exjugador lo acompañaba una mujer, quien afortunadamente salió ilesa de la refriega, pero que luego de los hechos, ya no se supo nada de ella.

Pacheco junto a su esposa había llegado el miércoles  al país procedente de los Estados Unidos donde reside con sus cinco hijos.

La gasolinera donde se registró el ataque, está situada a la entrada de Santa Ana en el sector conocido como Los 44. Ese lugar se había convertido en un atractivo punto de encuentro para departir entre amigos, debido a la comodidad de parqueo de vehículos que ofrecía.

Tal es el caso que a su llegada al país el miércoles anterior,  se reunió con un grupo de amigos en ese mismo lugar.

Testigos que presenciaron el hecho, indicaron que el parqueo de la estación de servicio estaba lleno cuando ocurrió el homicidio. 

Además manifestaron que el ataque iba dirigido al exjugador de FAS pero también al grupo de personas que lo acompañaban.  

La popularidad del exseleccionado nacional era tanta que decenas de aficionados que lo admiraban llegaron a la puerta de Medicina Legal en Santa Ana para presenciar la salida del carro fúnebre.

La suegra de Pacheco lamentó el homicidio del ex jugador y excapitán de la Selección Nacional de Fútbol. 

Un amigo suyo afirmó que días antes Pacheco le había entregado dos paquetes de ropa para sus hijos.

Sus restos son velados en el barrio que lo vio nacer y crecer:  reparto IVU en Santa Ana.

Es muy probable que Pacheco sea velado un día más, en espera de la llegada de su madre al país este domingo, también procedente de los Estados Unidos.

“Él, siempre que venía (de EE.UU.) iba a mi casa. Él siempre me traía cosas para mis niños... incluso ayer me llevó una bolsa que me mandó”, detalló otra persona.

Una señor que lo conoció  describió un poco el carácter de Pacheco a quien calificó de serio y fuerte, pero era buen amigo de quienes lo conocían.

Un amigo suyo relató parte de su trayectoria futbolística  desde los seis años de edad, y lo calificó de disciplinado. Dijo que jugó con el FAS e Isidro de Metapán, sobre todo en la posición de lateral izquierdo. 

Pero pese a todos los relatos del caso, las autoridades aún no se han aventurado a indicar cuál pudo ser el móvil de este ataque armado.

Tras casi un día de este asesinato, el hecho no se ha atribuido ni a la delincuencia común ni a las pandillas como suele suceder con otros homicidios.

Este hecho que terminó con la vida del exseleccionado Alfredo Pacheco, se suma al de miles en el que las autoridades aún no han determinado el móvil ni han identificado a los homicidas.

 

 

 

 

Los amaños en la Selecta opacaron a Pacheco, gran lateral ganador de 7 títulos

Con 33 años llegó a su fin la vida de Alfredo Alberto Pacheco (2/12/1982 al 27/12/2015). El ex seleccionado de fútbol pasó a engrosar la lista de personas que son asesinadas a diario en El Salvador. 

Hasta antes del escándalo de amaños en la Selección, “el Chele” Pacheco como era conocido, ganó cinco títulos con FAS en la primera etapa de Chochera Castillo, y dos con Metapán, además de ganar la medalla de Oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2002. 

Pacheco no conoció a su papá y en una ocasión confesó a EDH que le gustaría conocerlo. Eso le llevó a tener una adolescencia complicada y recibió ayuda de varias personas. El fútbol orientó su vida. De fuerte carácter, el lateral izquierdo siempre era blanco de los aficionados rivales, además era conocido por sus singulares peinados.

En 2008, durante un partido entre el Balboa y FAS en La Unión, Pacheco se vio envuelto en un problema con un aficionado churriero. De acuerdo con el jugador y otros testigos, después de unas ofensas y un golpe en su contra, reaccionó con otro golpe, lo que desató el caos;el público se aglutinó contra el camerino tigrillo, hubo lanzamiento de piedras y el equipo no pudo abandonar el lugar sino casi tres horas después.

En varias ocasiones “el Chele” tuvo que fungir como arquero, tanto en FAS como en la Selecta cuando la situación lo ameritaba, sin rodeos se colocaba los guantes y atajaba bajo los tres palos. 

En 20013 junto a otra decena de seleccionados, Pacheco fue ligado al tema de venta de partidos de la Selecta a mafias internacionales. Después de la sanción por amaños, Pacheco se fue a EE.UU., donde vivía de forma permanente, ahí se dedicó a jugar fútbol de forma amateur. 

El Chele lideraba a la fecha como el jugador con más partidos internacionales con la Selección, suma 85, habiendo sido seleccionado entre 2002-2013. El controversial futbolista deja hijos en la orfandad.

El aliancista Selvin González, William López, Raúl Snall, Oscar “Tito” Díaz, Ladislao Nerio, Nelson Rivera y ayer domingo Alfredo Pacheco, se suma a los futbolistas asesinados, víctimas de la violencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación