Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Confusión por nuevo impuesto a la telefonía

Hasta tres formas distintas de aplicar el impuesto reportaron los usuarios

impuesto recarga celular

Algunos negocios informales cobraron 10 o más centavos por cada dólar de saldo con la excusa del impuesto. | Foto por elsalv

Confusión generó ayer entre usuarios el cobro del nuevo impuesto a los usuarios de las telecomunicaciones. Diversos puntos de recarga telefónica anunciaban incrementos de $0.05 y $0.10 por cada dólar en saldo de tiempo-aire para llamadas telefónicas, pero el gobierno se apresuró a asegurar que no se debe pagar más por el saldo.

Los usuarios de los servicios de telefonía, sobre todo los de prepago, resintieron los cobros ayer por las redes sociales y otros medios. Falta ver cómo se les aplicarán los cargos a las facturas de los servicios de internet, cable y telefonía fija, así como la venta de aparatos y accesorios.

Debido a que entre la confusión pequeños distribuidores de los servicios telefónicos llegaban hasta cobrar $0.05 adicionales por cada recarga de un dólar, voceros del gobierno salieron a alertar que no se pagara de más por cada dólar de recarga y que los cobros adicionales son ilegales. Sin embargo, nadie aclaraba si en ese dólar se incluían ambos impuestos (IVA y el nuevo) o si esto se traduciría en menos recarga.

Desde el lunes, varios salvadoreños comentaron en redes sociales que al comprar una recarga de saldo les cobraron entre $0.05 y $0.10 por el llamado impuesto o contribución especial para la seguridad. Por una recarga de $2 de saldo, se debía pagar $2.10, según varios tickets de compra que circularon en la red. 

¿Por qué tanta confusión?

En un recorrido hecho ayer por la mañana se pudo constatar que los kioscos cobraban $0.05 por cada dólar de saldo. Varios vendedores destacaron que esa fue la indicación enviada por compañías de telefonía, pero no mostraban documentos.

Los clientes, por otro lado, expresaron que había mucha confusión en la forma que se cobraba el impuesto. Algunos expresaron que se les cobró $0.05 adicionales por cada dólar de recarga. En otros casos comentaron que recibieron menos saldo.

Luis Ramírez, quien compró $3 en el kiosco de un centro comercial, explicó que recibió $2.97 de saldo en su celular.

Una vendedora, que solo quiso identificarse como Brenda, explicó que cobra, por ejemplo, $1.05 pero el cliente recibe esa misma cantidad en saldo.

Un cuarto vendedor dijo que entendía que las empresas solo cobrarían dos centavos de impuesto por cada dólar a los dueños de kioscos y tiendas, no a los clientes.

En el caso de las recargas de saldo a celulares prepago, el manual de la Ley de Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia no establece cómo se trasladará el impuesto a los usuarios.

El documento sirve como instructivo para que las empresas puedan aplicar el impuesto en facturas, venta de teléfonos, recargas y otros.

Sin embargo, en la recarga de saldo detalla que la empresa telefónica debe cobrar el 5 % del impuesto cuando cobra al vendedor de saldo (dueños de tiendas, kioscos o trabajadores independientes).

El mismo texto señala que la forma en que la tarifa y los minutos se trasladarán al cliente depende del arreglo entre el proveedor y el vendedor de saldo.

En resumen, no está clara la forma en que el usuario de teléfonos prepago asume el impuesto.

Lo que explicaron varios vendedores en los kioscos es que creen que esto significa que el impuesto debe salir de la comisión que ellos ganan al vender una recarga.

La comisión es de unos cuantos centavos, cuatro en algunos casos, por lo que las tiendas y kioscos han optado por trasladar ese cobro a los usuarios.

Cobros indebidos

El secretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, dijo en entrevista de Canal 10 que “todas las tiendas y quioscos que estén cobrando un centavo más por recarga, es ilegal”.

Chicas además aclaró a los salvadoreños que “si compra un dólar de saldo, no le tienen que cobrar nada más”.

Horas más tarde la presidenta de la Defensoría del Consumidor, Yanci Urbina, salió a calificar estos cobros como una “práctica perversa”.

Durante una entrevista radial, Urbina dijo que “un dólar de saldo es un dólar de saldo. No se debe pagar nada adicional a este precio”.

La Defensoría del Consumidor habilitó el número 910 para atender denuncias.

Por su parte, la titular de la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget), Blanca Coto, recordó que según la ley, las tiendas y kioscos no están autorizados a cobrar el impuesto, sino solo las empresas telefónicas.

Coto insistió además en que la Siget verifica el cumplimiento de la tarifa máxima de telefonía, no la aplicación de este impuesto. Además, sugirió a los salvadoreños que hagan llegar sus quejas a la Defensoría del Consumidor.

Tras conocerse las críticas al cobro adicional en recargas, El Diario de Hoy constató que algunos comercios optaron por suspender la venta de saldo temporalmente hasta que se aclare la confusión. 

El Diario de Hoy intentó conocer la postura de las empresas de telefonía. Por la noche, Tigo y Telefónica recalcaron que actúan apegados a la ley y que el usuario recibe el saldo por el que está pagando.

El Ministerio de Hacienda, por su parte, aunque habilitó una línea de teléfono para atender quejas, no se pronunció para aclarar cómo debe cobrarse el impuesto en las recargas de saldo. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación