Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

“No se conforman con dos pupusas”

Muchos estudiantes toman su refrigerio, pero también no dejan de comprar algún otro alimento en el chalet de la escuela.

Muchos estudiantes toman su refrigerio, pero también no dejan de comprar algún otro alimento en el chalet de la escuela.  | Foto por Douglas Urquilla

Muchos estudiantes toman su refrigerio, pero también no dejan de comprar algún otro alimento en el chalet de la escuela.

Los docentes del  Centro Escolar San Pedro Perulapán, de Cuscatlán, dicen que en general el programa es de mucho beneficio porque los jóvenes que asisten a ese tercer ciclo son de escasos recursos, muchos hijos de trabajadores de las maquilas que quedan solos en casa y sin desayunar. Sin embargo, dada su edad demandan más alimento del que esta establecido que se les puede brindar, incluso con el vaso de leche que se les entrega dos veces a la semana. 

“A veces no se conforman con dos pupusas, sino que quieren cuatro, pero no podemos darles más porque nos dicen es un refrigerio”, explica Rosa María Raymundo, directora de la institución, quien lamenta que pese a este benefició entre 25 a 30 jóvenes han desertado este año como producto de la inseguridad.

Raymundo detalla que necesitan subsidio de gas, utensilios de cocina y que les ayuden a terminar la bodega y la cocina.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación