Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comisión solo ha perdido un caso

La CICIG ha logrado llevar tras las rejas a prominentes acusados de al menos cinco escándalos en la vecina Guatemala

Phillip Chicola es un reconocido politólogo en Guatemala, invitado a muchos programas de televisión y opinión.

El éxito o fracaso de una Comisión Internacional Contra la Impunidad dependerá en gran medida de la cantidad de casos de corrupción o abuso de poder que logre llevar adelante y ganar en los tribunales.

En el caso de la CICIG en Guatemala, de al menos 27 casos investigados a lo largo de 7 años, solo se conoce una derrota, la del desfalco millonario al Ministerio de Defensa, por cuyo caso estuvo sindicado el expresidente Alfonso Portillo, pero por este caso fue absuelto aunque esto permitió la extradición hacia los Estados Unidos quien lo reclamaba por otros delitos.

Tabla de casos de Cicig

Aparte de este sinsabor, ocurrido en la primera gestión del juez español Carlos Castresana, la CICIG ha cantado victoria en cinco prominentes escándalos en el país vecino.

El primero fue el caso del presidio de Pavón, en el cual altas jerarquías del Ministerio Público estaban acusadas de ordenar ejecuciones de reos en esa cárcel.

Esto ocurrió en 2007 y, por este caso, se logró la condena del exdirector de la Policía, Erwin Sperisen, mientras se refugiaba en Suiza, por tener además la nacionalidad de ese país europeo.

Por “Pavón” también está a la espera de juicio Carlos Vielman en España, donde también buscó asilo por tener doble nacionalidad.

Se logró también 9 condenas en un gigantesco caso de contrabando de gasolina en el Estado; igual número de sentencias condenatorias para los integrantes del “Mariachi Loco”, unos tumbadores de droga enquistados en la Policía.

También fueron condenados dos acusados y cuatro más fueron extraditados a los Estados Unidos por sus vinculaciones con los Zetas por el caso de un bus de Nicaragua.

También lograron la condena de 8 personas, entre ellas el acusado de ser el autor intelectual de la muerte de Khalili Musa, un prominente empresario libanés afincado en Guatemala.

También se logró la extradición a los Estados Unidos del acusado del asesinato del asesor en seguridad Víctor Rivera, ciudadano venezolano.

Pero quizás la CICIG se volvió más notoria en el actual periodo del colombiano Iván Velásquez, quien a juicio del politólogo Phillip Chicola, ha ampliado el espectro de investigación.

Esto ha calado no sólo en la sociedad guatemalteca, sino en todo el mundo, pero sobre todos en los vecinos El Salvador y Honduras, países que reclaman la instalación de una comisión similar, ya sea CICIES o CICIH.

El caso más emblemático de Velásquez ha sido el de “La Línea”, una estructura que operaba en el sistema de aduanas de Guatemala que, a cambio de sobornos, eximía de impuestos productos de alta gama.

Aunque en un principio se desmanteló la red operativa en las aduanas, el CICIG apuntó alto y acusó directamente a la vicepresenta Roxana Baldetti y al presidente Otto Pérez de liderar la banda.

Ambos renunciaron este año y se encuentran en medio de un proceso que podría condenarlos a varios años de prisión.

Hoy día ambos se encuentran recluidos en prisiones “VIP” en diferentes puntos de la capital, pero la sociedad ha celebrado el hito como el renacimiento de una nueva era en la democracia de ese país. Celebran la “primavera centroamericana”, en el país de la “eterna primavera”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación