Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Colapsa bulevar del Ejército por cierre de carriles

Los conductores saturaron la calle de Agua Caliente ante el cierre repentino de los carriles de esta principal arteria.

Los sorpresivos trabajos en el bulevar del Ejército afectaron a transportista de buses y particulares. Foto EDH / emilia pacheco

Los sorpresivos trabajos en el bulevar del Ejército afectaron a transportista de buses y particulares. Foto EDH / emilia pacheco

Los sorpresivos trabajos en el bulevar del Ejército afectaron a transportista de buses y particulares. Foto EDH / emilia pacheco

Los conductores particulares y transportistas fueron sorprendidos ayer con el cierre repentino de los carriles que de Soyapango conducen a San Salvador.

El embotellamiento, según los usuarios, fue a raíz de una excavación a la altura de la fabrica Caricia y que empleados de la constructora responsable de las obras del Sitramss, hicieron en horas de la noche de ayer y que debió ser terminada antes de las horas pico.

Sin embargo, hubo retrasos y la circulación se vio obstaculizada por las obras que aún se ejecutaban sobre esta arteria principal de la ciudad capital.

A eso de las 5:00 de la mañana, la fila de automotores llegó un poco más allá del paso a desnivel de la colonia Sierra Morena.

Ante esta situación, los automovilistas optaron por la calle de Agua Caliente, pero esta también colapsó a media mañana.

La angustia por salir del congestionamiento provocó el enojo de muchos afectados, quienes expresaron que están cansados de sufrir las consecuencias de las malas decisiones tomadas por las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y de las empresas responsables de los trabajos.

Otros, por su parte, externaron su molestia a través de las redes sociales y de algunas estaciones radiales.

Asimismo, alertaban a la población a buscar otras rutas alternas para no quedar atrapados en este colapso vial.

Quienes no lograron salir se conformaron con llegar tarde a su lugar de destino.

Muchos de los automovilistas apagaron sus carros, a fin de ahorrar combustible, el cual sufrió esta semana un nuevo incremento. Otros desafiaron el reglamento de Tránsito e invadieron el carril contrario para avanzar un poco más.

La falta de agentes de Tránsito complicó aún más la situación vehicular.

Mientras tanto, estudiantes y trabajadores se bajaron de las unidades de transporte e iniciaron su marcha para llegar temprano.

Similar situación se registró en el centro de Soyapango, donde el tráfico saturó la Avenida Roosevelt.

Aquí las unidades del transporte colectivo de las rutas 7, 13, 41 y 15, entre otras, salieron mucho más temprano de sus recorridos habituales para ganar tiempo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación