Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El chikunguña satura área de Pediatría del Zacamil

Entre agosto y septiembre han hospitalizado a 88 personas, la mayoría bebés

Una bebé de un mes y 20 días permanece ingresada en el Zacamil con síntomas de chikunguña. Foto EDH / ivonne cáceres

Una bebé de un mes y 20 días permanece ingresada en el Zacamil con síntomas de chikunguña. Foto EDH / ivonne cáceres

Una bebé de un mes y 20 días permanece ingresada en el Zacamil con síntomas de chikunguña. Foto EDH / ivonne cáceres

El número de personas ingresadas por signos de chikunguña se ha incrementado considerablemente en las últimas semanas en el hospital nacional Zacamil, los casos son superiores a los de dengue.

En lo que va del mes, 63 personas, en su mayoría niños, han sido hospitalizados por sospecha de la fiebre chikunguña, en agosto fueron 25 casos, manifestó Douglas Salvador Martí, director del establecimiento.

Mientras que por dengue en agosto se internaron a 71 y en septiembre van 20 pacientes.

El director expresó que el aumento de los niños internados por el chikunguña ha saturado el Servicio de Pediatría, la capacidad del área es de 40 cupos, pero en estos momentos los niños hospitalizados oscilan entre 55 a 60. "El servicio está saturado, (se) ha rebasado la capacidad que teníamos para 40 niños", comentó Martí.

Ayer había 13 pacientes catalogados como chikunguña y 13 más con síntomas febriles y dos por dengue.

Martí dijo que los niños llegan en una etapa bastante aguda de la enfermedad, con fiebre alta, deshidratados y con bastante dolor. En el Zacamil, los infantes que se internan son los menores de seis meses, por lo general pasan ahí entre tres y cuatro días. En Pediatría tuvieron que introducir más cunas para poder atender la demanda. En el caso de que estas cifras aumenten, tienen planificado abrir cupos en el Servicio de Cirugía y poner camas también en los pasillos.

La subdirectora, Antonieta Peralta, expresó que eso dependerá de cómo se vaya comportando la enfermedad, hay días en los que se hospitalizan a diez infantes por esta causa.

"Al inicio se va ampliando con los espacios propios de Pediatría y si es necesario se tiene el plan contingencial que se puede ampliar hacia los pasillos o hacia los servicios de Cirugía, que usualmente sirve para estos planes contingenciales", acotó Peralta. Debido al incremento de las atenciones, la dirección del Zacamil ha contratado temporalmente tres enfermeras para esa área.

Las autoridades expusieron que están enfrentando un segundo brote de la enfermedad que apareció a finales de mayo en el cantón Zapote Abajo, en Ayutuxtepeque, y que fue dado a conocer por las autoridades del Ministerio de Salud (Minsal), en junio.

Entre los niños afectados se encuentra Valeria, hija de Lourdes Medrano. La bebé, de apenas un mes y 20 días de nacida, comenzó con los síntomas la madrugada del sábado.

Medrano decidió llevar a su hija a la unidad de salud de Ciudad Delgado, donde determinaron que presentaba 39 grados de temperatura y la refirieron al Zacamil.

"Sí, pensaba que era el chikunguña porque se me puso bien (rojita) de la piel. Yo estuve así, enferma, hace un mes", comentó Medrano.

En la misma sala está Beatriz Chávez, ella contempla a su bebé de cinco meses, quien llora frecuentemente por el dolor. Lo tiene descubierto para bajarle la fiebre. Recuerda que fue el viernes cuando al niño le salieron unas ronchas en la cabeza y luego en la espalda, seguido le dio fiebre.

Su madre explicó que lo llevó a consulta a la unidad médica del ISSS de Quezaltepeque, en donde le hicieron un examen de orina y sangre. Luego le dieron el alta. Pero la fiebre persistió, por lo que el siguiente día fue a pasar consulta con un médico particular, quien lo refirió al Zacamil. El niño tenía 39.8 de temperatura.

Desde ese día le comenzaron a suministrar suero endovenoso, y ayer la fiebre había cedido, pero los dolores no.

Hasta la semana pasada, el Minsal reportaba 22,006 casos sospechosos de la enfermedad, de ellos 381 son bebés menores de un año y 2,367 entre uno y nueve años.

El jueves, Protección Civil y el Minsal modificaron la alerta nacional estratificada y anunciaron un nuevo plan para combatir el chikunguña y el dengue, ambas infecciones son transmitidas por el zancudo aedes Aegypti.

De enero al 13 de septiembre en el país se reportan 12,113 casos confirmados de dengue, un 73 por ciento más que el año pasado y cuatro fallecidos, tres más que en 2013.

En el Zacamil se encuentra Anabel Espinoza con su niño de siete meses, él está acostado, tiene un trapo mojado en la frente y suero conectado a su mano. Es el quinto día de la enfermedad. " Lo tengo con trapitos húmedos para controlarle la temperatura", dijo Espinoza. Al inicio ella creyó que se trataba de gripe, pero al ver que la fiebre no cesaba lo llevó a la unidad de salud y lo enviaron al Zacamil. "Yo digo que deberían poner más importancia en la unidad de salud, porque donde vivimos no ha habido ninguna fumigación ni han dado abate, aunque uno siempre hace limpieza, el abate ayuda bastante", acotó la joven.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación