Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Celebran triunfo de la joven talento salvadoreña

Los padres de la joven expresaron su orgullo por el triunfo de Nahomy que se graduó como ingeniera aeroespacial del Instituto Tecnológico de Massachusetts a fines de la semana anterior

La joven salvadoreña dijo que es un orgullo poder representar a El Salvador, por lo que decidió portar la bandera de nuestro país durante la ceremonia de graduación. Foto EDH / CORTESÍA

La joven salvadoreña dijo que es un orgullo poder representar a El Salvador, por lo que decidió portar la bandera de nuestro país durante la ceremonia de graduación....

La joven salvadoreña dijo que es un orgullo poder representar a El Salvador, por lo que decidió portar la bandera de nuestro país durante la ceremonia de graduación. Foto EDH / CORTESÍA

La familia de Nahomy Jhopselyn Hernández Cruz, la joven que se graduó el viernes anterior como ingeniera aeroespacial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Boston, Estados Unidos, aún no terminan de festejar el éxito de la joven luego de los esfuerzos realizados para llegar a esa meta.

"Toda la familia estamos muy orgullosos. Como padres damos gracias a Dios por haber sido bendecidos con buenos hijos. La hemos apoyado, pero todos los logros son esfuerzo de ella. Es una niña que lo que se propone trata de alcanzarlo", afirmó ayer Afrodicio de Jesús Hernández, el padre de Nahomy.

Mientras a través de las redes sociales circularon ayer un sinfín de felicitaciones provenientes de compatriotas radicados en el exterior y en el país, así como de la Embajada de los Estados Unidos.

Afrodicio, su esposa Evelyn Guadalupe de Hernández y sus otros hijos, José Luis y Mariela, regresaron el domingo al país, tras haber asistido a la ceremonia de graduación.

En 2010 la joven, cuya familia es originaria de Zacatecoluca, departamento de La Paz, fue aceptada en el MIT para estudiar esa carrera y recibió una beca, pero debido al alto costo de esos estudios su familia aún debía poner otro monto que no estaba a su alcance reunir anualmente. Eso obligó a la joven, de entonces 18 años, a tocar puertas a en busca de más recursos. Su voz tuvo eco y partió en agosto de ese año.

El padre de Nahomy nunca olvidará esa mañana calurosa de junio en que su hija, con una bandera de El Salvador adherida a la parte trasera de su toga, pasó a recibir su título de manos de las autoridades del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

"Esa bandera ella la tenía en su cuarto. Gracias a Dios salió bien. Fue un gesto de ella ponerse la bandera en la espalda. Es muy bonito. Una emoción que lo hace llorar a uno allí. Creo que los cuatro lloramos", comentó.

Su voz se quiebra cuando habla de ello y de las experiencias que pasó para ver a su hija, como las extremas medidas de seguridad que pasaron para entrar a ese campus.

En medio de todo no olvida dar las gracias a la Embajada de Los Estados Unidos y la Fundación Poma por el apoyo financiero, a El Diario de Hoy que dio a conocer su historia, así como a otras personas naturales que tendieron la mano a su hija para cumplir sus sueño.

Tardará un año para que Nahomy regrese, pues tiene que cumplir con una práctica laboral en una compañía ubicada también en Massachusetts. Ese nuevo reto comenzó a correr ayer por la mañana, y según Afrodicio de Jesús también la están apoyando en esa decisión. "Ella está haciendo lo que ella quiere. Sólo evaluamos juntos los pro y los contras", agregó.

El papá de esta talentosa estudiante salvadoreña reconoce que estos cuatro años de lejanía no han sido fáciles, sobre todo para su esposa Evelyn Guadalupe, quien es maestra.

Así enumera algunas de las aflicciones que han vivido: "El no tenerla aquí, apoyarla, el esperar una llamada de ella por saber, el que pasaran tres o cuatro días y ella no se comunicara por estar dedicada a sus estudios".

Para ellos fue igualmente difícil cuando como parte de su formación académica y profesional tenía que viajar a otros continentes a participar en proyectos académicos y de investigación, por ejemplo cuando estuvo en la India, en China, Argentina, entre otros.

Sin embargo, también han estado muy confiados sobre todo porque durante este tiempo su hija ha estado cercana a una congregación católica que funciona en el seno del mencionado centro de enseñanza superior, uno de los más prestigiosos de Estados Unidos.

La familia Hernández realmente tiene mucho más que celebrar: José Luis su hijo mayor y quien al igual que Nahomy se formó en el programa Jóvenes Talento, de la Universidad de El Salvador (UES), se graduó hace dos años con honores de la carrera de Ingeniería en tecnología de la Información y Comunicación. Eso lo hizo acreedor a una beca para estudiar una maestría de la cual se graduó con distinción el mes pasado.

Su segunda hija, Mariela, ya está en proceso de elaboración de tesis para coronar la licenciatura en Turismo, de la Universidad Doctor José Matías Delgado.

"Primero Dios vamos a sacar la cosecha, para que ellos puedan defenderse en algo", afirmó el papá de Nahomy con relación a los esfuerzos familiares y sobre los avances académicos que han tenido sus tres vástagos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación