Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casos de niños heridos de bala aumentan en el Bloom

En lo que va del año, en el hospital Bloom se registra la atención de 24 infantes La niña de un año herida en un ataque a un autobús, el domingo, se encuentra estable A la infante le cortaron 40 centímetros del intestino delgado debido a las lesione

El autobús de la ruta 38C fue atacado en la Colonia Popotlán I, el domingo pasado. Foto EDH/ARCHIVO

El autobús de la ruta 38C fue atacado en la Colonia Popotlán I, el domingo pasado. Foto EDH/ARCHIVO

El autobús de la ruta 38C fue atacado en la Colonia Popotlán I, el domingo pasado. Foto EDH/ARCHIVO

El número de infantes heridos con arma de fuego atendidos en el hospital Benjamín Bloom, en lo que va del año, es superior a la cifra registrada en todo 2013 y 2012.

Carlos Mena, jefe de Epidemiología del centro infantil, informó que de enero a la fecha registran 24 casos. En todo 2013 fueron 21 y el año anterior 12 casos.

La víctima más reciente es una niña de 15 meses, quien que era cargada en los brazos por su abuelo cuando el autobús de la Ruta 38-C fue ametrallado. La bebé fue herida en el abdomen. La bala, primero impactó en el brazo del señor, luego se le introdujo en el cuerpo de la bebita, eso hizo que disminuyera la fuerza del impacto del proyectil al caer en la menorcita.

Mena manifestó que el proyectil perforó el intestino delgado y parte del intestino grueso; debido a las heridas le hicieron una cirugía en la que se le quitó 40 centímetros del intestino delgado y se suturó el intestino grueso.

La niña fue operada de emergencia, por la gravedad en la que se encontraba.

El domingo por la tarde, el autobús fue atacado en la Colonia Popotlán I en Apopa; en el hecho falleció un joven de 20 años.

Mena explicó que el procedimiento quirúrgico que se le hizo a la paciente se llama laparotomía exploratoria, donde identificaron las lesiones en el íleon (sección final del intestino delgado) y el colon ascendente.

La infante permaneció tres días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI); su condición de salud mejoró y se encuentra estable en un servicio de hospitalización cumpliendo las dosis de antibiótico, para evitar una infección.

"Venia grave por la edad y la pérdida sanguínea que había tenido, pero gracias a Dios respondió", dijo el jefe de Epidemiología.

Anterior a ese caso, el 1 de octubre los médicos del Bloom atendieron a dos hermanas, de tres y cinco años, procedentes de Cabañas.

De acuerdo con el informe médico, ambas se encontraban jugando en el patio de la casa cuando sujetos desconocidos iniciaron un tiroteo en la vivienda de un vecino, las balas impactaron en las niñas.

La infante de un año sufrió heridas leves, la bala entró a nivel lumbar; la de cinco años presentaba un orificio en el abdomen, arriba del ombligo.

Mena explicó que a la infante se le hizo una cirugía y le encontraron una perforación de dos centímetros en un ligamento del estómago, eso evitó que el proyectil dañara el intestino. Los cirujanos le retiraron la bala y junto a la hermana quedaron ingresadas con suministro de antibióticos endovenosos.

De acuerdo con el jefe de Epidemiología, el 40 por ciento de los pacientes lesionados con arma de fuego que son atendidos en el Bloom requiere de cuidados intensivos.

La mayoría se ingresa a esa área por precaución, debido a la edad y para evitar alguna complicación.

El centro infantil también registra el fallecimiento de una niña de nueve años por esta causa; la defunción ocurrió el 1 de abril.

La paciente estuvo ingresada en el hospital desde el 11 de marzo en estado crítico, sufrió una herida de bala en el cuello que la mantenía cuadripléjica.

Fue referida al Bloom del hospital de Sonsonate con una historia de haber sufrido un trauma por una caída de la hamaca, pero el cirujano le identificó dos orificios de proyectil en el cuello, uno de entrada y otro de salida con un tatuaje de pólvora, una marca que dejan las balas.

Otro de los casos graves atendidos en el centro infantil es del una infante de 11 años lesionada en un ataque de pandilleros al pick up en el que se dirigía junto a su tío en Zacatecoluca.

En el hecho, ocurrido el 6 de mayo de este año, la niña fue lesionada en la cabeza; el proyectil le penetró en el lado izquierdo del cráneo y esta permaneció varias semanas delicada en la UCI del Bloom, pero se recuperó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación