Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casa Blanca: No hay TPS ni reforma migratoria que beneficie a niños migrantes

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, declaró el viernes pasado, en Guatemala, que los niños no acompañados, con un padre en el país de origen, serán devueltos al país de origen. Foto EDH /

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, declaró el viernes pasado, en Guatemala, que los niños no acompañados, con un padre en el país de origen, serán devueltos...

El vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, declaró el viernes pasado, en Guatemala, que los niños no acompañados, con un padre en el país de origen, serán devueltos al país de origen. Foto EDH /

La posibilidad de que un niño que haya entrado a EE. UU. de forma ilegal se quede en ese país es remota. Aunque lleguen no serán beneficiados ni con el TPS ni con la reforma migratoria en manos del Congreso. Así lo han advertido esta mañana funcionarios de la Casa Blanca. Incluso, quienes soliciten asilo no tendrán garantizado obtenerlo, pues "es muy difícil de ganar".

Cecilia Muñoz, Directora de políticas domésticas de la Casa Blanca; Esther Olavarria, Asesora principal del Secretario de Seguridad Nacional; y Ricardo Zúñiga, Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo Nacional de Seguridad reiteraron ayer por la mañana, en conferencia telefónica, los peligros de la ruta del migrantes para los niños y los esfuerzos de la administración Obama para que cada caso sea revisado por un juez lo más pronto posible. Casos que, en su gran mayoría, tendrán como resultado la deportación de los menores de edad procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Los funcionarios consideran que la razón principal por la que ha venido creciendo el número de niños y niñas que viajan a Estados Unidos de forma ilegal es porque las redes de traficantes de humanos han difundido el rumor de que al cruzar la frontera los niños migrantes recibirán "un papel" que les permitirá quedarse.

Muñoz calificó la situación en la frontera de Texas como "urgente humanitaria".

La Directora de políticas domésticas recordó que hace un par de semanas Obama dio instrucciones para garantizar los departamentos Defensa, Seguridad y Salud trabajen juntos para asegurar que se está dando un buen trato a los menores de edad, bajo el marco de la ley, mientras están al cuidado del gobierno estadounidense.

La funcionaria dijo que el problema de los niños migrantes tiene otro componente: "los adultos que están trayendo a niños".

Para afrontar este problema, se ha aumentado el número de oficiales de migración, jueces, fiscales y centros de detención para los adultos que están llegando con niños.

"Vamos a aumentar los procesos (…) y asegurar que las personas que tienen la capacidad de hacer un casos y quedarse, puedan quedarse. Pero la gran mayoría de estos casos probablemente van a resultar en volver a sus propios países", afirmó.

Muñoz no dio falsas esperanzas: "Los que no tienen manera de estar en Estados Unidos van a volver a sus países".

Agregó que el secretario de Seguridad ha escrito una carta abierta a los padres de los niños que están llegando. El mensaje más importante que contiene esa misiva, en opinión de Muñoz, es que "los padres que están contemplando mandar a sus hijos con traficantes (...) que ese es un viaje peligrosísimo, para la gran mayoría no resultará. En caso de llegar a Estados Unidos, la mayoría de estos jóvenes y de estas familias probablemente van a volver a sus países".

Esther Olavarria, Asesora principal del Secretario de Seguridad Nacional, explicó el proceso que se inicia cuando niños no acompañados o adultos viajando con niños enfrentan al llegar a Estados Unidos.

El procedimiento de deportación inicia desde el momento en que la patrulla fronteriza arresta a los adultos viajando con niños o a los niños no acompañados.

En palabras de Olavarria: "Los niños son trasladados de la custodia del Departamento de Seguridad Nacional a la custodia del Departamento de Salud para ver si se puede encontrar a las familias de los niños, pero se les sigue un proceso de deportación".

Los niños comparecen ante los jueces de inmigración. "Tienen pocos recursos para poder quedarse (...) legalmente. No hay permiso. Ninguno", subrayó.

Olavarria aclaró que los niños "no son elegibles para la acción diferida y tampoco para la iniciativa de inmigración que está pendiente en el Congreso".

Los adultos que ingresan con niños a EE. UU. de forma ilegal enfrentan la misma situación, advirtió.

La funcionaria sabe que existe la posibilidad de que algunos pidan asilo, pero aclaró: "El asilo es muy, muy difícil de ganar. Muy pocas personas ganan asilo en los Estados Unidos".

Ante el creciente número de adultos que llegan con niños se abrirá, probablemente esta semana, un centro de detención en Nuevo México donde serán enviadas estas familias. "Quiero aclarar que estos centros van a detener las familias de la manera más humanitaria posible y van a contar con las normas legales aplicables", concluyó.

Ricardo Zúñiga, Director Principal para Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo Nacional de Seguridad, considera que los gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala tienen una visión compartida sobre este problema.

Recordó que cuando el vicepresidente Joe Biden se reunió con los presidentes de El Salvador y Guatemala y con representantes de los gobiernos de Honduras y México, el 20 de junio, enfatizó que para EE. UU. es prioritario gestionar esta "situación humanitaria" y habilitar esfuerzos "para proteger a quienes están pasando por esto". Pero Biden también enfatizó que este problema se procesará de acuerdo a las leyes estadounidenses.

En palabras de Zúñiga: "El vicepresidente enfatizó la importancia de la acción conjunta (de los gobiernos involucrados) más que todo para combatir la desinformación de criminales que intentan traficar a los niños a los Estados Unidos".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación