Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Carencias para tratamiento de pacientes renales sigue

Hasta ayer, en el hospital Rosales, 45 personas con insuficiencia renal crónica no tenían insumos para poder hacerse la diálisis ambulatoria. El jefe del Servicio de Nefrología manifestó estar preocupado por la situación

En el hospital Rosales se atienden pacientes con daño renal procedentes de todos los departamentos del país. Foto edh / ARCHIVO.

En el hospital Rosales se atienden pacientes con daño renal procedentes de todos los departamentos del país. Foto edh / ARCHIVO.

En el hospital Rosales se atienden pacientes con daño renal procedentes de todos los departamentos del país. Foto edh / ARCHIVO.

Los insumos para el tratamiento ambulatorio de los pacientes con insuficiencia renal crónica del hospital Rosales se agotaron, confirmó, ayer, el jefe del Servicio de Nefrología, Ricardo Leiva.

El nefrólogo explicó que tenían 45 pacientes sin darles material (bolas gemelas) para realizarse la diálisis, una terapia por medio de la cual se limpian los tóxicos del cuerpo. El tratamiento lo hacen en su casa.

Leiva expresó que cada día se van sumando más usuarios que requieren las bolsas gemelas porque en el programa de diálisis ambulatoria, en total, hay 136 personas.

"Estamos muy preocupados porque no sabemos cómo tratar a esta gente", comentó Leiva. Agregó que sino les dan material en estos días, van a terminar ingresando a los pacientes para ofrecerles otra terapia, pero no saben donde los colocarán.

En el Rosales, en promedio, se diagnostican 50 nuevos casos de esa enfermedad, en general, hay más de mil pacientes en tratamiento sustitutivo.

Leiva expuso que el martes, el Hospital San Juan de Dios, de San Miguel, les prestó mil bolsas gemelas, pero el miércoles se terminaron.

A cada paciente del programa se le entregan, mensualmente, 120 bolsas pero solo a diez enfermos les pudieron dar 100 bolsas.

El nefrólogo expresó que ayer por la mañana consultó sobre los trámites para agilizar el ingreso de los insumos, pero la respuesta que recibió fue que "él no avisaba sobre la situación", un señalamiento que él rechaza.

Leiva manifestó que tiene una serie de notas para probar que desde principio de año notificó a la dirección que no tenían dinero suficiente para la compra de material y sobre las necesidades. La última carta fue enviada el pasado 2 de octubre, en ella informa que se les acabaron las bolsas gemelas.

En esa nota dirigida al director del Rosales, Mauricio Ventura, se le informa que ese día se agotaron las soluciones para diálisis peritoneal continua ambulatoria (bolsa gemela) en todas sus presentaciones.

"Esto es debido al desabastecimiento que hemos tenido de la bolsa corriente de 2 litros, por lo que tuvimos que recurrir a ellas para evitar complicaciones en los pacientes de diálisis peritoneal intermitente", expuso el médico en la nota.

En la misma, describe las necesidades requeridas, entre ellas, 13,000 bolsas de dos litros con dextrosa al 1.5 %.

Al menos ocho documentos en los que se describen las necesidades y las carencias que hay en el servicio para tratar a los pacientes fueron enviadas a la dirección entre enero y octubre de este año.

"Sí han habido gestiones a través de esta nota para conseguir el material, los servicios de Nefrología han caminado, realmente, por el esfuerzo de los nefrólogos que trabajamos aquí", acotó Leiva.

El director expresó que han asignado los fondos para la adquisición de los insumos para el área. Entre ayer y hoy se adjudicará la compra.

"Esto también se da porque ahorita me viene a contar la asesora que hasta ahorita el doctor Leiva, le está diciendo que unas bolsas gemelas se les han acabado.", comentó Ventura. Agregó que el martes les dieron mil bolsas.

El desabastecimiento también ocurre, de acuerdo con Ventura, porque la demanda para solventar las necesidades de parte de algunas jefaturas no es oportuna.

En el caso de Nefrología, indicó que "si él tuviera programado realmente bien sus consumos mensuales, de cada una de las cosas que necesita, creo que estuviéramos en una mejor disposición de cumplir exactamente su demanda".

El director explica que Leiva, en 2011, les informó que las necesidades en insumos para el área era de $2.5 millones anuales, pero que en diciembre de ese año, tenía en bodega $1.2 millones, por ello, no se le asignó esa cifra el siguiente año, sino el complemento, pero para terminar 2012 había en bodega $500 mil en material.

"No se dieron cuenta que un mes antes se había llevado acabo una licitación por qué no alcanzó el dinero para terminar el año, tuvimos que conseguir un refuerzo muy tardío, pasamos casi lo mismo que ahora, el material para terminar el año entró de un solo", agregó Leiva.

Ventura expresó que mientras ingresa la compra del material, la asesora de Medicamentos tiene instrucciones de buscar quien pueda hacer alguna transferencia de insumos.

Además, el director del Rosales agregó que ya instalaron dos monitores en la Máxima Urgencia, los cuatro del área estaban arruinados. Las autoridades esperan recibir 87 monitores nuevos, pero no tienen fecha para ello.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación