Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cambio de recorrido de rutas de buses afectará a comerciantes y usuarios

Comerciantes preocupados porque sus ventas disminuirán A partir del 28 de septiembre, el VMT restringirá la circulación a más de 1,300 unidades del transporte público sobre la Alameda Juan Pablo II

El bulevar Tutunichapa es una de las vías alternas que propone el VMT mientras se efectúan los trabajos del Sitramss en Alameda la Juan Pablo II. Foto EDH / Lissette monterrosa

El bulevar Tutunichapa es una de las vías alternas que propone el VMT mientras se efectúan los trabajos del Sitramss en Alameda la Juan Pablo II. Foto EDH...

El bulevar Tutunichapa es una de las vías alternas que propone el VMT mientras se efectúan los trabajos del Sitramss en Alameda la Juan Pablo II. Foto EDH / Lissette monterrosa

Más de 1,300 unidades del transporte colectivo deberán cambiar su recorrido sobre la Alameda Juan Pablo II debido por la construcción del Sitramss; además los ingresos de los comercios ubicados sobre esa misma arteria serán afectados.

Autoridades del Viceministerio de Transporte (VMT) se reunieron ayer con los propietarios de los negocios ubicados entre Fenadesal hasta la 33a Avenida Norte, cerca del hospital Médico Quirúrgico, para informarles sobre Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss).

En esa cita también les explicaron las vías alternas para el transporte público y el privado.

El VMT informó que de oriente a poniente circula por la Juan Pablo II un total de 54 rutas, que equivalen a 1,383 unidades de transporte colectivo.

Pero a partir del 28 de septiembre el paso será restringido y solo la ruta 52 podrá circular en la Juan Pablo II, equivalente a 29 unidades.

El viceministro de Transporte, Nelson García, dijo que cerca de 1.6 millones de personas utilizan el transporte público de pasajeros en el área metropolitana de San Salvador; de cada 100 personas, 78 abordan un bus o microbús para trasladarse a su destino en promedio.

Elmer Cortez, encargado de gestión y de manejo de tráfico vehicular de la empresa Astaldi, encargada de construir la segunda fase, informó que debido a la construcción del carril segregado del Sitramss solo se podrá circular en dos carriles en la Juan Pablo II, uno por cada sentido.

"Cuando trabajemos en el corredor del Sitramss todos los buses del transporte colectivo, con excepción de la ruta 52, se pasarán a las calles paralelas del proyecto en ambos sentidos, ya sea en el costado sur y en el costado norte", explicó.

Cortés dijo que en la Juan Pablo II, de poniente a oriente circulan 14 rutas, que equivalen a 399 unidades de transporte. Aseguró que "todas serán redistribuidas a las vías alternas".

El VMT expuso en la reunión "informativa" para los comerciantes que como vía alterna estará la 9a Calle Oriente, la 11a Calle Oriente y la 5 de Noviembre.

"Son una de las rutas principales por la zona del sentido norte; sin embargo hay más rutas acá que la dejaremos a opción", dijo Cortez.

Añadió que los automovilistas que vienen de Soyapango podrán tomar como vía alterna el bulevar Arturo Castellanos, mientras que los que vienen del sur está la 5a Calle Poniente, la 3a Calle Poniente, la 1a Calle Poniente y la Alameda Roosevelt hasta llegar a la calle Rubén Darío.

Aseguró que mientras duren los trabajos de construcción del carril segregado todos los cruces en las avenidas estarán habilitados.

Pero habló de una restricción: "Solo quedará una restricción en el ancho de la circulación. Si actualmente pasan dos unidades, nosotros vamos a trabajar hasta la mitad de la intersección habilitando un carril por sentido siempre en los cruces para que el usuario puedan hacer estos giros".

Afirmó que los giros a la izquierda que los conductores hacen en la Juan Pablo II están eliminados "porque la línea central del proyecto estará cerrada".

Comercio afectado

Mientras el viceministro Nelson García pedía ayer paciencia a los comerciantes que se verán afectados por la construcción de la segunda fase del Sitramss, estos aseguraron que el gobierno no les ha dado alternativas para que sus negocios no se vean afectados drásticamente por la obra.

Juan José García, un pequeño comerciante de granos básicos, aseguró que ante la medida del VMT la única opción es "buscar otro local".

"Esto afectará directamente a los comercios. Vamos a buscar otro local y comenzar en otro lugar porque se ve bastante difícil", argumentó.

Claudia Ponce tiene un pequeño comedor entre la final de la Juan Pablo II y la intersección de la Avenida Independencia. Opinó que aunque el VMT tengan "todo supuestamente calculado", los proyectos de este tipo siempre afectan a los comercios y los usuarios de la zona.

"Todo el Sitramss en sí va a afectar nuestro comercio, porque por ejemplo yo no estoy cerca de las estaciones. Con los trabajos que van a iniciar no sé qué nos va a deparar", manifestó.

Otros comerciantes aseguraron que el número de clientes se verá reducido hasta en un 60 % debido a los trabajos en la zona. Ese es el caso de Luis Cortez, cuyo taller está ubicado en la calle Concepción y el parque Centenario.

"Se nos va a hacer bien difícil porque en la zona donde estamos hay muchos negocios que trabajamos con vehículos, talleres. Por el problema que se va a dar mucha gente no va a querer meterse al tráfico que habrá en la zona para llegar al negocio", comentó el propietario de Autoservicio Cortez.

El viceministro Nelson García aseguró que los trabajos sobre la importante vía podrían durar entre cuatro y cinco meses.

García informó que espera que toda la obra, desde la construcción de la terminal en Soyapango, los carriles segregados y las paradas de los buses articulados, esté terminada a finales de febrero de 2014, y en marzo echar a andar el proyecto.

La reunión con los comerciantes se realizó ayer en el auditorio de Gobernación, con capacidad para 325 personas y estaba casi lleno.

Pese a las explicaciones, los asistentes se retiraron llenos de preocupación por sus finanzas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación