Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bomberos estrenarán botas por primera vez, pero crisis sigue

Los bomberos acuden a atender las emergencias a nivel nacional con equipo personal en mal estado y unidades viejas. Esperan comprar una o dos hasta en 2017.

Cuerpo de Bomberos hace una llamada de emergencia

El Cuerpo de Bomberos resiente la escasez de recursos para cumplir con su arriesgada labor, mejores equipos y vehículos son sus mayores necesidades. Para solventar en cierta medida...

Por primera vez en sus 132 años de historia, la administración del cuerpo de Bomberos proyecta comprar botas nuevas para los 350 miembros operativos. La adquisición también incluye 150 cascos. Pero esto sería hasta  el 2016.

“Es la primera vez que se les comprará botas a todos los bomberos”, dijo el director de la institución Joaquín Parada.

La situación de las botas es solo reflejo de  los obstáculos que enfrenta el personal de Bomberos  cuando realizan su labor,  lo  cual tiene como fondo la falda de dinero para invertir  en el equipo que utilizan para realizar su trabajo.

El Cuerpo de Bomberos  recibe dinero por dos vías. Una es la asignada por Gobierno y sirve para el pago de salario.

La otra vía es  el dinero que recibe la institución a través del Fondo de Actividades Especiales,  lo cual se obtiene de los cobra por inspecciones o certificaciones que realiza la institución.

Se estima que a ese Fondo entre  el próximo año entre $1.8 millones a $2 millones, lo cual sirve para mantenimiento de vehículos y equipamiento de su personal operativo; sin embargo la cantidad es insuficiente para atender las necesidades y deficiencias.

Además, la institución, dependencia del ministerio de Gobernación, tiene un presupuesto asignado de $3.5 millones destinado para pagar los salarios de 431 empleados, entre ellos los 350 bomberos.

Para convertirse en una institución con el equipo personal en buen estado y vehículos con los que pueda atender con el mínimo de inconvenientes las emergencias a nivel nacional, los Bomberos requiere de más de $8 millones; cantidad que a mediano plazo están muy lejos de obtener.

De acuerdo con el director de Bomberos, la institución está carente de suficientes vehículos contra incendio y moto bombas; y los 350 bomberos a nivel nacional que atiende las emergencia, tampoco tiene el equipamiento para realizar sus tareas.

Todo el equipamiento de la institucióncomo cascos, vestimentas, botas y otros accesorios fundamentales para la atención de incendios, son parte de donativos que han recibido de países cooperantes, explicó Parada.

Pero todo ese equipo ya se encuentra deteriorado, y como dijo Parada y los mismo bomberos, ya cumplieron su vida útil y, aún así, los continúan usando.

A nivel nacional existen 15 estaciones y dos subestaciones que están funcionando con equipo en mal estado. Cada estación cuenta con un camión contra incendios; pero no todas las dependencias tienen unidades cisternas que puedan asistir y dar apoyo en casos de incendios de grandes proporciones.

Las únicas estaciones que tienen un camión cisterna son San Salvador, San Miguel, San Vicente, Sonsonate y Santa Ana. Estas mismas dan apoyo a las estaciones de otros departamentos en caso lo requieran, expuso Parada.

La evaluación que hace el Sindicato de Trabajadores del Cuerpo de Bomberos (Stracbes) sobre su situación laboral es aún más grave, en comparación a la evaluación del director.

El secretario de organización y estadísticas de la gremial, Juan Pablo Ayala, dijo que prácticamente no cuentan con nada porque el equipo que tienen está “100 % vencido y nos hemos mantenido con donaciones que vienen vencidas”.

Agregó que el equipo mecánico como moto bombas y cisternas tienen más de 15 años y su uso es para cinco. Después han ido haciendo los arreglos necesarios a los vehículos para que trabajen 10 años más.

Una de las limitantes para desarrollar un trabajo eficiente cuando atienden emergencias es que las motobombas no coinciden con las cisternas porque las primeras con americanas, y las segunda son japonesas, denunció.

La antigüedad de los vehículos y el problema para conseguir repuestos ha hecho, de acuerdo con el sindicalista, que algunas estaciones se encuentren fuera de servicio.

El director de la institución también admite las grandes deficiencias, y aunque el equipo es limitado, sostiene que ninguna de las estaciones se encuentran fuera de servicio.

Para mantener al mínimo el funcionamiento de los vehículos, Bomberos debe hacer una inversión permanente en mantenimiento preventivo y correctivo a las unidades; aunque tampoco descartan que puedan fallar.

Este año el gasto en mantenimiento fue superior a los $100 mil, informó Parada.

El 2016, además de el ofrecimiento de estrenar botas, la institución también tiene programado la compra de 150 cascos por un monto de  $60 mil (cada uno cuesta $400 ).

También podrían comprar  pantalón para bomberos, el cual  tiene un valor de $600, expuso Parada.

“Solo adquirir 200 equipos autónomos de respiración anda cerca del millón de dólares, equipo de protección de bomberos anda por dos mil dólares”, enumeró el director e hizo hincapié que  el dinero con que cuentan no es suficiente.

Con el presupuesto del próximo año la institución adquirirá lo mínimo necesario, y los cerca de dos millones de dólares de los que dispondrán no incluye la compra de motobombas.

La adquisición de uno o dos  vehículos vía Fondo Especial la están contemplando para 2017, dijo Parada.

De hacerlo así, el presupuesto para otros equipos de trabajo que son urgentes para el personal operativo que atiende las emergencias se vería reducido porque una motomomba tiene un costo en el mercado de $400 mil.

Aún así, Parada aseguró que en la institución son optimistas para ir renovando a corto plazo los vehículos para las estaciones y subestaciones.

Bomberos

"Muchas veces los vehículos podrían repararse, pero ya no se hacen repuestos para ellos".  Joaquín Parada, director del Cuerpo de Bomberos
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación