Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bloquean calles en protesta por el cobro electrónico en el transporte

Vendedores de Soyapango exigen poder pagar en efectivo

La carretera Panamericana, jurisdicción de Ilopango, fue bloqueada por una hora, provocando congestionamiento. foto EDH / e. chávez

La carretera Panamericana, jurisdicción de Ilopango, fue bloqueada por una hora, provocando congestionamiento. foto EDH / e. chávez

La carretera Panamericana, jurisdicción de Ilopango, fue bloqueada por una hora, provocando congestionamiento. foto EDH / e. chávez

El uso obligatorio de la tarjeta prepago en el transporte público continúa generando rechazo y protestas. Ayer hubo bloqueos de calles en cinco sitios, entre Soyapango y Cojutepeque, entre las 7:00 y 8:00 de la mañana.

Un grupo de vendedores y pobladores de lugares cercanos bloqueó el paso vehicular en el Bulevar del Ejército, frente a los centros comerciales de Soyapango.

Casi de forma simultánea, otro grupo de personas realizaba la misa medida cerca del Reloj de Flores, según informes de la Policía Nacional Civil (PNC).

Además en el kilómetro 11 (cerca de Vifrio) y el kilómetro 30 de la carretera Panamericana, jurisdicción de Cojutepeque, realizaban la misma protesta.

También hubo protesta en la Troncal del Norte, según datos proporcionados por la PNC.

Pobladores tuvieron que caminar varios kilómetros para salir del congestionamiento vial que generó el cierre de calles; otros se armaron de paciencia por más de una hora, tiempo que duró la medida.

Pese a que Óscar Coto, usuario del transporte público, fue afectado por el cierre del Bulevar del Ejército, dijo apoyar la protesta, aunque esto le ocasionara inconvenientes para llegar a su lugar de trabajo.

Coto criticó el sistema de cobro electrónico que también implementará el gobierno en la zona de Soyapango, a través del Sistema Integrado de Transporte del Área Metropolitana de San Salvador (Sitramss). "¿Cómo se va a subir la gente a un bus de estos? ¿Y si no tiene saldo la tarjeta, cómo hace para recargarlo?", cuestionó.

Los protestantes pedían al presidente Mauricio Funes mantener la forma de pago en efectivo para el pasaje de buses y microbuses.

A partir del 1 de noviembre el uso de la tarjeta prepago en los buses y microbuses de Santa Tecla, Ciudad Merliot y La Libertad es obligatorio, según disposición del VMT.

El representante legal de Astrall, Jarvin González, que aglutina a la ruta 102 de La Libertad, dijo que están cobrando en efectivo y con la tarjeta, después de las protestas de pobladores de la zona en rechazo a la prepago. Aunque acotó que los pobladores están aceptando "poco a poco la prepago". Según el transportista, cerca del 60 % ya utiliza la tarjeta electrónica.

Pero las declaraciones de González distan de lo que los motoristas de las unidades de transporte opinaron la semana pasada. Ellos concuerdan que entre el 15 % y el 30 % de los usuarios pagan con el plástico.

Diariamente, dijo un conductor que no quiso dar su nombre, de 200 pasajeros solo 65 pagaban con la Subes.

Jarvin González señaló que son los pobladores de cantones y caseríos los que no aceptan la prepago y prefieren pagar en efectivo.

Aseguró que si el presidente Funes veta el decreto aprobado por la Asamblea, ellos acatarán lo que ordenó el Viceministerio de Transporte (VMT) de cobrar exclusivamente con tarjeta, pese a que esto podría enfrentarlos nuevamente con los pobladores de la zona.

En dos días consecutivos, los pobladores de esa zona bloquearon la carretera, quemaron tarjetas electrónicas, quebraron vidrios de autobuses y hasta destruyeron un validador de Subes.

El 7 de noviembre, los diputados aprobaron reformar la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, la que busca que los usuarios paguen tanto con la tarjeta de subes como en efectivo.

El decreto legislativo ya está en Casa Presidencial a la espera de la decisión que tome el mandatario.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación