Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Bloom compra menos fármacos contra anemia y Guillain-Barré

Inversión en eritropoyetina es $9,980, $17 mil menos que en 2013

Los niños con insuficiencia renal crónica deben someterse a diálisis o hemodiálisis, una terapia que les permite seguir con vida. Foto EDH / Archivo

Los niños con insuficiencia renal crónica deben someterse a diálisis o hemodiálisis, una terapia que les permite seguir con vida. Foto EDH / Archivo

Los niños con insuficiencia renal crónica deben someterse a diálisis o hemodiálisis, una terapia que les permite seguir con vida. Foto EDH / Archivo

En el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, este año se redujo la compra de eritropoyetina, un fármaco para evitar la anemia en niños con insuficiencia renal crónica, y la de inmunoglobulina, usado para tratar trastornos del sistema inmune. La disminución en la compra se compara con la realizada en 2013.

De acuerdo con datos proporcionados en febrero, por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) este año se adquirirían 2 mil frascos de eritropoyetina.

Fueron 3 mil 600 frascos menos que el año pasado y 2 mil menos que en 2012.

En total la inversión en la compra del producto pasó de $27 mil 720 en 2013 a $9 mil 980 en 2014. En concreto hay una disminución del 36 por ciento de la cantidad de fármaco adquirido este año.

En cuanto a la inmunoglobulina humana el plan es adquirir este año 700 frascos.

El año pasado se obtuvieron 1,160. En 2012 fueron 3 mil 500. Es decir que se adquirirán 460 frascos menos que en 2013 y 2 mil 340 menos que el año anterior.

La inversión para este año es $134 mil 540 menos que la de 2013 en este rubro.

Para el 7 de febrero de este año, el director del hospital Bloom, Álvaro Hugo Salgado, informó al Oficial de Información del Minsal que a esa fecha tenían 46 botes de inmunoglobulina y 3 mil 579 ampollas de eritropoyetina.

Salgado informó a la OIR, según un documento entregado por la entidad, que el año pasado se proveyó el medicamento para tratar la anemia a 76 niños y en 2012 a igual número.

Sin embargo, usuarios detallan que el producto desde finales de 2012 se escaseó y hace dos meses aproximadamente comenzaron a suministrarlo, pero no a todos los niños con insuficiencia renal.

En julio de 2013, varias madres de familia denunciaron que llevaban ocho meses aproximadamente sin el tratamiento para sus hijos. Algunos padres adquirían el medicamento a un menor precio a través de la Fundación Contra la Insuficiencia Renal (Funcir).

En la segunda semana de abril de 2014, otros familiares de pacientes renales afirmaron que pasaron un buen tiempo sin el medicamento, pero que hacía unos dos meses se les había comenzado a suministrar.

"Hasta ahorita se la están poniendo porque quizá ha venido, cuando se termina hasta ahí llega. Yo nunca le he comprado eso a la niña", manifestó Yesenia Lara quien está a cargo de su hermana de 11 años.

Yesenia dijo que el producto pasó desabastecido como un año, en ese tiempo a falta de la medicina, a su hermana le hacían transfusión de sangre para que la hemoglobina aumentara, porque no podía comprarlo.

Por el momento le aplican una inyección a la semana y con eso su estado de salud mejora. "Cuando no se la ponen ella se pone bien blanca; eso les ayuda para que no le pongan sangre. Cuando se la ponen está con un buen color", agregó la joven.

Yesenia está a cargo de su hermana que lleva casi cuatro años en terapia sustitutiva debido a que sus riñones no funcionan, viajan tres veces por semana al hospital desde el la zona rural de Ahuachapán, su sostén es un hermano que trabaja en Guatemala.

Otra de las madres que resultó afectada por la escasez es Rosa Chafoya, ante la grave situación que atravesó tuvo que tocar las puertas de la Secretaría de Inclusión Social para pedir ayuda, por seis meses le proporcionaron el producto.

La eritropoyetina es una hormona que fabrican los riñones y que se encarga de regular la producción de los glóbulos rojos.

En la administración anterior, el fármaco no se les daba a todos los pacientes, solo era para los pequeños que se estaban preparando para el trasplante, entre otros casos. Cuando asumió el actual Gobierno se ordenó dársela a todos los afectados, pero esa disposición no se ha cumplido siempre.

El 27 de marzo se pidió una entrevista con las autoridades del hospital Bloom a través de la Unidad de Relaciones Públicas para conocer la versión sobre la reducción en la compra de la eritropoyetina y la inmunoglobulina, la siguiente semana se preguntó vía teléfono y el coordinador del área expresó que las autoridades tenían conocimiento sobre la solicitud y al tener respuesta avisarían. El 4 de abril se volvió a insistir por medio de un correo electrónico, pero hasta la fecha no han respondido.

Rodolfo Rivera, presidente de Funcir, manifestó que la eritropoyetina es importante para que los infantes mantengan normal el nivel de la hemoglobina y no caer en una anemia que los puede llevar a la muerte.

Funcir añadió que están agradecidos con el hospital porque a los niños con insuficiencia renal les dan diálisis y hemodiálisis, pero sin el medicamento la vida de los pacientes corre peligro.

"Algunos (padres) la pueden comprar otros no la pueden comprar, en este momento nosotros como fundación le estamos ayudando a dos niños, es lo que alcanzamos, son de dos donadores que se han comprometido a darle la eritropoyetina", comentó el presidente de Funcir.

En los meses atrás la Fundación les proveyó el producto a un precio menor del que se vende en las farmacias, por cada ampolla daban $18, pero no todos los familiares tenían acceso al producto.

"Dieciocho dólares para muchos padres es un dineral, no alcanzan, ¿entonces qué pasa sino tiene el hospital y no pueden comprarla?, no le cumplen la eritropoyetina y están a expensas de las transfusiones", acotó Rivera.

A los pacientes del Bloom les dan una ampolla por semana, pero los niños requieren por lo general dos, manifestaron.

Agregan que en este momento no se lo proveen a todos los pacientes.

La fundación, a través de dos donantes, les da el medicamento a dos infantes, el suministro debe ser de por vida. Si quiere patrocinar a algún niño puede comunicarse a la fundación al 2225-8867.

En cuanto a la inmunoglobulina, entre noviembre de 2013 y enero de este año en el hospital hubo carencia del producto.

En noviembre, el director de la entidad reconoció el problema, pero dijo que el Seguro Social y el Rosales les haría una transferencia, además esperaban un refuerzo del Minsal para hacer una compra, pero hasta finales de enero de este año, el problema persistía.

De acuerdo con pediatras del Bloom, su uso es frecuente en el establecimiento, está indicado para pacientes de la especialidad de reumatología y hematología, en casos de lupus y Púrpura Trombocitopénica, además en los de Guillain-Barré e infantes con infecciones muy graves.

El Síndrome de Guillain-Barré es un trastorno inmunológico que produce debilidad en las piernas y puede propagarse a los brazos.

"Cuando no hay, los niños se complican", comentó un médico del Bloom. Aseguran que el año pasado hubo problemas constantes con el medicamento; y antes de las vacaciones de Semana Santa persistía la carencia del medicamento. Los padres de familia que pueden lo adquieren; cada gramo vale unos $58. A los pacientes se les colocan dos gramos por cada kilo que pesen.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación