Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ASI: se han perdido 2,500 empleos en sector en 6 meses

Se trata del 45% del total de empleos perdidos entre diciembre y junio pasados

Las críticas hacia el Gobierno sobre la pérdida de empleos está relacionada, muchas veces, a la falta de una política de seguridad ante la amenaza que sufren empresas por parte de pandillas.

Las críticas hacia el Gobierno sobre la pérdida de empleos está relacionada, muchas veces, a la falta de una política de seguridad ante la amenaza que sufren empresas...

Las críticas hacia el Gobierno sobre la pérdida de empleos está relacionada, muchas veces, a la falta de una política de seguridad ante la amenaza que sufren empresas por parte de pandillas.

El presidente de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Javier Simán, cifró ayer en 2,500 la cantidad de empleos perdidos en el sector industrial durante los primeros seis meses del año.

El número representa casi el 45% del total de empleos que El Salvador perdió entre diciembre del año anterior y junio pasado: 5,719, según los reportes del Instituto Salvadoreño Social (ISSS).

Esta última cifra fue dada a conocer hace menos de un mes por la Fundación Salvadoreña de Desarrollo Social (Fusades), cuando presentó su Segundo Informe de Coyuntura Económica, el cual presenta cada tres meses.

"Esto es por la desaceleración de la economía", consideró Simán. En tanto el presidente de la ANEP, Jorge Daboub, afirmó que si los indicadores económicos siguen la tendencia negativa, el país puede entrar en recesión, algo que impediría que el gobierno de Sánchez Cerén cumpla su proyección de crecimiento en 3% del Producto Interno Bruto (PIB) como lo auguró.

En el semestre, el país ha experimentado caída en exportaciones, en Inversión Extranjera, y se perfila a cerrar el año con un déficit fiscal cercano a $1,000 millones.

El presidente de la ASI se mostró preocupado, porque la economía ha comenzado a mostrar signos de debilidad, porque las exportaciones se están reduciendo y por el incremento en los costos que implican al sector empresarial las reformas fiscales.

Simán insistió en invitar al Gobierno a trabajar de la mano, convencido de que no hay manera de que un gobierno pueda salir adelante solo con todos los problemas de un país.

"Se ha llamado mucho (por parte del Gobierno) al diálogo, pero a las horas de las horas ese diálogo solo ha sido mediático; no se han tomado en cuenta las observaciones del sector privado, y eso fue obvio en la aprobación de los últimos impuestos, donde no se tomó en cuenta la opinión de los empresarios", señaló.

Aunque Simán reconoce que sí hubo en un inicio reuniones con funcionarios del Gobierno y que por parte del sector privado siempre ha habido una disposición de diálogo, advirtió que "nunca ha habido una boda como para que se hable de una luna de miel" entre ambos sectores.

Cualquier esfuerzo por congeniar se vio roto, añadió, por el "madrugón con dispensa de trámite en la Asamblea Legislativa", dijo en referencia al paquete de enmiendas tributarias. Para Simán, el tema de los impuestos no se llevó a la mesa del diálogo, se obviaron las recomendaciones del sector privado y se manejó de una manera inconsulta.

"Y son impuestos que van a venir a afectar mucho más el bolsillo de todos los salvadoreños, no solo de los ricos y de los empresarios, porque todos los salvadoreños pagamos impuestos", afirmó.

"No se puede hablar de una mesa de diálogo cuando los temas más importantes del país no se están dialogando", añadió, y por esa razón, su valoración sobre los primeros 100 días de la gestión presidencial de Salvador Sánchez Cerén es negativa.

A su juicio, este periodo no es más que "una continuidad del Gobierno del FMLN" en el que no ven ningún cambio favorable que derive en el desarrollo de El Salvador.

"En los primeros 100 días se hicieron muchas promesas y vemos que se han quedado muy cortos en cumplirlas; claro que no es de esperar que en tan solo 100 días se van a resolver los problemas del país, pero sí son suficientes para ver qué dirección iba a tomar este Gobierno y ver medidas acertadas", expresó.

El titular de la ASI trajo a cuenta que no ha visto una política estatal de seguridad pública, que es lo que los empresarios estaban esperando en los primeros 100 días.

"No es que esperábamos que se resolvieran todos nuestros problemas, pero sí que se tomaran las medidas acertadas y no vemos que se hayan tomado", acotó el líder gremial.

"Y por eso el sector privado tiende la mano al Gobierno para que trabajemos juntos, pero tiene que tener la sincera voluntad de trabajar con nosotros y no solo salir en las fotos con el sector", reiteró el empresario.

Para calificar o colocar una nota en la escala del 1 al 10 para la nueva gestión presidencial, el líder gremial se limitó a decir que el Gobierno está "aplazado".

ANEP también pide diálogo auténtico

El presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, recordó que la estrategia de diálogo entre empresarios y Gobierno no solo debe de ser auténtica, sino que debe tener una visión de país.

Aún es tiempo de dar un giro hacia políticas sostenibles que atraigan inversión y estimulen el desarrollo económico antes de pensar en nuevos impuestos, consideró.

Para la ANEP, urgen reformas a favor del Estado de Derecho y propiciar una mayor atracción de capital local y extranjero, para mejorar las tasas de crecimiento, de recaudación y generar unos 25 mil nuevos empleos.

Pero Daboub reiteró que de seguir la economía con indicadores negativos, el país puede entrar en recesión. Ante ello, dijo, "o hacemos las cosas diferentes o se entra en una crisis insostenible".

Los indicadores de los que habla son los mismos que Fusades reveló en números rojos en su Segundo Informe de Coyuntura Económica: inversión, compras, ventas, consumo (solo el de energía mostró una desaceleración de 3% a 1.3% comparando los primeros cinco meses de 2013 y 2014), exportaciones (disminuyeron en 5.5%), inflación (aumentó en términos generales 1.8% a julio y 4.3% solo en el rubro de alimentos) y el Índice de Volumen de la Actividad Económica (IVAE, creció solo 1.4% cuando en toda Centroamérica crece hasta en 4%).

"Vemos una perdida de credibilidad en el Gobierno porque no hay medidas concretas para empujar al país, sólo propaganda o acciones reactivas; la gente vive de realidades, no de promesas que no se cumplen y ellos (el Gobierno) se limitan a los discursos", anotó.

La ASI publicó un campo pagado ayer en el que recalcó que estos primeros 100 días de gobierno no son diferentes a los cinco años del gobierno de Funes.

"Este es el titular que todos hubiéramos querido ver en estos 100 días más de gobierno: 'Gobierno y empresarios trabajan juntos para sacar adelante al país'. Lastimosamente la realidad es otra. Continúa la confrontación, la inseguridad, la desconfianza, el desempleo y el estancamiento de la economía", reza el mensaje.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación