Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asamblea no sabe qué hacer con siete diputados tránsfugas

Tras el inicio de un juicio en Corte Suprema de Justicia, el grupo de tránsfugas se arropa en distintas banderas políticas

Magistrados Florentín Meléndez, Belarmino Jaime, Sidney Blanco y Rodolfo González, de la Sala Constitucional, dirimen si es legal la formación del grupo de exareneros. foto EDH / archivo

Magistrados Florentín Meléndez, Belarmino Jaime, Sidney Blanco y Rodolfo González, de la Sala Constitucional.

Magistrados Florentín Meléndez, Belarmino Jaime, Sidney Blanco y Rodolfo González, de la Sala Constitucional.

A la división que ha comenzado a producirse entre los diputados tránsfugas y a la espada de Damocles que tienen en la Corte Suprema de Justicia por una demanda de inconstitucionalidad se suma ahora que la junta directiva de la Asamblea Legislativa no sabe qué hacer con ellos y si sigue dándoles recursos y reconociéndolos como fracción.

Justo después que la Sala de lo Constitucional abriera un juicio sobre ellos en mayo y coincidentemente con la salida del gobierno de Mauricio Funes, los diputados Sigifredo Ochoa Pérez y Claudia Ramírez se han declarado miembros del Partido Democracia Salvadoreña, en tanto que Rigoberto Soto se pasó a Gana. Jesús Grande y Santos Adelmo Rivas aparentemente también se irán a otros partidos. De lo suplentes, Armando Grande se fue al PCN y Elsa Dávila de Morales aún no se sabe qué hará.

Lo cierto es que de hecho ya no constituyen una fracción y esto llevaría a quitarles los privilegios como tales en la Asamblea, aunque ellos insisten en que no se han disuelto y siguen formando un grupo parlamentario.

Anualmente se pagan más de $1 millón 106 mil dólares por los beneficios que tienen como fracción legislativa, informó la misma Asamblea.

El directivo Francisco Merino, del PCN, consideró que se debe definir el status del grupo, para determinar si deben seguir gozando de prerrogativas tales como la oficina y los recursos adicionales que recibe el jefe de fracción, y su representación en las comisiones legislativas.

"Esto no puede quedar así de manera indefinida mucho tiempo. Seguramente la junta directiva tendrá que hacer una invitación a que ellos definan cuál es su estatus", enfatizó Merino.

El también directivo por parte del partido ARENA, Ernesto Angulo, recordó que su partido se opuso desde un principio a reconocerlos como fracción y consideró que se debe estudiar el cambio de estos siete diputados.

"Vamos a tocarlo en junta directiva porque lo que hay que sopesar es que ya no son los cinco diputados que estaban, ya cada uno está en un partido; entonces, al final la junta directiva tiene que discutirlo y analizarlo", explicó Angulo.

Francis Zablah, directivo de la Asamblea por Gana, es otro que considera que esa nueva realidad no puede pasar inadvertida por la junta directiva del Congreso.

"Se tiene que ver en la junta directiva. No lo hemos analizado pero sí se tendrá que ver en junta directiva, porque si se tomaron unos acuerdos para algo y ya no existe, se tendrá que revisar", dijo Zablah.

Los directivos manifestaron que por el momento ese tema no ha sido agendado, pero que tendrá que hacerse en su momento, porque se trata de recursos millonarios que se destinan a esta agrupación parlamentaria integrada por los siete diputados tránsfugas.

Cambio de rumbo

El 21 de mayo anterior, la Sala de lo Constitucional decidió admitir una demanda e iniciar un juicio para determinar si es constitucional la formación de ese grupo.

La demanda, presentada por el abogado Avelino Chicas, es específicamente contra el artículo 34 inciso 2° del reglamento interno del Congreso y el acuerdo legislativo #1,722, que reconoce a los diputados disidentes como grupo parlamentario.

Según el demandante, el acuerdo que dio vida al grupo parlamentario vulnera la Carta Magna y es una "burla" a la voluntad popular que se expresa en las urnas por medio del sufragio, pues los cinco fueron elegidos bajo la bandera del partido ARENA.

En seguida y poco antes del final del gobierno de Mauricio Funes, al que dieron un apoyo clave en el Congreso, de la misma manera que fustigaron al opositor partido ARENA, los tránsfugas comenzaron a buscar refugio en otros partidos políticos.

Por ejemplo, Claudia Ramírez y Sigifredo Ocho Pérez, optaron por la bandera del nuevo partido Democracia Salvadoreña, que aún no ha participado en ninguna elección y que busca estrenarse en las elecciones para alcaldes y diputados de 2015.

Rigoberto Soto ya confirmó su afiliación al partido Gana, instituto político que con anterioridad también fue creado por más de una docena de diputados tránsfugas del partido tricolor. Por su parte, el diputado suplente Armando Grande se decantó por la camiseta azul del PCN.

En tanto, los diputados Jesús Grande y Santos Adelmo Rivas aseguran que ya están evaluando a qué instituto político irse.

Consideran "ofertas"

"De cuatro ofertas que hay, tenemos el 25 por ciento (de posibilidad) en cada uno de los institutos políticos: tenemos Democracia Salvadoreña, que trabajemos con ellos, tenemos del PCN, tenemos de Gana, tenemos del CDU también la oferta de que nos pasemos con ellos, pero hasta ahorita lo estamos analizando, yo creo que dentro de unos 15 días vamos a tomar la decisión", manifestó Jesús Grande.

A criterio del coronel Sigifredo Ochoa Pérez, quien confirmó su decisión de adherirse a Democracia Salvadoreña, el buscar caminos diferentes, no significa que se estén fraccionando como agrupación legislativa, sino, que están realizando los movimientos por la cercanía de las elecciones de concejos y diputados de 2015.

"Cada uno es dueño de sus propias decisiones. Como fracción estábamos cinco diputados independientes que conformamos la fracción Unidos por El Salvador, pero cada uno está en la libertad de afiliarse en vista ya de las nuevas elecciones", argumentó Ochoa Pérez.

Su compañera de oficina y de aventura en el nuevo instituto político, Claudia Ramírez, también dice que es opción de cada miembro de bancada elegir el destino a seguir.

"Recordémonos que nosotros en la fracción siempre votamos de manera diferente, ahí no habían lineamientos, realmente debo expresarle que es una decisión muy particular de cada quien. Tuvimos nosotros la oportunidad de estar en otros partidos pero realmente nos identificamos con toda la parte social que Democracia Salvadoreña involucra en esta temática", expresó Ramírez con respecto a su nuevo destino.

Santos Adelmo Rivas confirmó que junto a Jesús Grande ya están tomando las decisiones pertinentes para no quedarse solos y sin la bancada legislativa que fue aprobada el 23 de abril por la Asamblea.

"Desde un inicio tomamos la decisión de que en su momento para buscar las reelecciones cada quien iba a buscar la bandera política donde se sintiera más cómodo. Usted ha podido ver que ya hay tres diputados que se han definido por alguna bandera y en el caso mío y de Jesús Grande ya tenemos definido, pero en su momento lo vamos a hacer público" aseguró Rivas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación