Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aponte: metas Fomilenio II son para bien del país

Embajadora Aponte dijo que EE. UU. no ha pedido más cambios a ley anti lavado de dinero

Embajadora Aponte durante una entrevista, ayer, en TCS, junto al consejero Thomas Shannon. foto edh / CORTESÍA EMBAJADA USA

Embajadora Aponte durante una entrevista, ayer, en TCS, junto al consejero Thomas Shannon. foto edh / CORTESÍA EMBAJADA USA

Embajadora Aponte durante una entrevista, ayer, en TCS, junto al consejero Thomas Shannon. foto edh / CORTESÍA EMBAJADA USA

La embajadora de EE. UU. reaccionó, ayer, a la queja del gobierno acerca de los requisitos que, según ellos, les impone el gobierno norteamericano para firmar el convenio del Fomilenio II. Les dijo que eso no es para agradar a EE.UU., sino por El Salvador.

"Esto no se hace para complacer a los EE. UU., esto es para el beneficio de El Salvador a mediano y largo plazo", afirmó la diplomática, luego que se le preguntó su opinión sobre la queja del secretario Técnico, Roberto Lorenzana, de que según él, se les está imponiendo cambios a la legislación salvadoreña como condición para el segundo Fomilenio y que esperaban no más exigencias, pues ya se había cumplido con lo requerido.

En entrevista en Frente a Frente de TCS, Aponte también negó haber pedido como requisito, para ese convenio, que se incluya a exfuncionarios o familiares de funcionarios en la Ley Contra el Lavado de Dinero y Activos, pues dijo eso es un asunto interno.

"Nosotros nunca hemos pedido (incluir a familiares de funcionarios y exfuncionarios) Esto es un asunto interno del gobierno de El Salvador y la legislatura decidirá", dijo.

A la interrogante de que el mismo presidente Sánchez Cerén había declarado públicamente sobre la llamada de ella y que se le había mencionado la falta de esas figuras dentro de la ley anti lavado, dijo que eso era privado.

"La conversación mía con el Presidente de la República fue y sigue siendo una conversación privada. Lo que sí le puedo decir es que, en última instancia, la legislatura tiene que actuar para el beneficio de El Salvador, como ellos creen que es mejor", expresó Aponte.

Sánchez hizo pública la "preocupación" de Aponte tras la aprobación de las reformas a la ley con las que se incorporó a los políticos como sujetos obligados. También respaldó lo que dijo Lorenzana, de que no les gusta que les estén condicionando esa cooperación con cambios a la legislación salvadoreña.

"(Las) declaraciones del secretario Técnico van en el sentido, no de polemizar con la embajadora, sino de que, a nuestro juicio, pues ya hemos cumplido un requisito que se nos ha planteado y, que esperamos que no nos vaya a salir con otro requisito", expresó.

El mandatario puso de ejemplo el cumplimiento del Cafta sobre la demanda en el tema de la compra de semilla que hizo EE. UU. "Eso ya no lo están presionando", dijo.

Pero Aponte manifestó que no iba a polemizar ni a debatir con nadie, porque la relación entre El Salvador y EE. UU. es "bien fuerte" y se trata de buscar el beneficio para El Salvador.

Pero sí recordó que al aplicar a un segundo desembolso, el gobierno salvadoreño se comprometió a trabajar para mejorar el clima de inversión y para darle más oportunidad de éxito a una inversión de $277 millones por parte de los Estados Unidos y de $85 millones por el lado salvadoreño.

Entre esos compromisos, asumió, estaba crear una ley de extinción de dominio, el cumplimiento de los requisitos del Cafta para las licitaciones gubernamentales, reformas a la ley de asocios público-privados, la creación de una división de investigación de crímenes financieros en la PNC y las recientes reformas a la ley anti lavado de dinero.

A la espera de la MCC

"No hay duda que El Salvador ha hecho un gran progreso en cumplir con las metas que el gobierno se autoimpuso, no hay duda que tanto yo como mis colegas en la Embajada vemos al Fomilenio como una herramienta bien importante y muy poderosa de llevar adelante al país, de que (esta ayuda) venga a El Salvador yo he sido muy consistente, pública y privadamente en decir esto", señaló Aponte.

Sobre la firma del convenio, Aponte dijo que la última palabra para autorizar la firma del convenio la tiene la Corporación Cuenta del Milenio (MCC), que por hoy hace un análisis "minucioso".

"Estamos en espera de que ellos hagan sus análisis respectivos, los que harían con cualquier país y una vez ellos decidan, nos dirán el próximo paso (a seguir)", afirmó.

La funcionaria, también, dijo que confía en que el gobierno salvadoreño aprovechará esta oportunidad de desarrollo, pues fue uno de los pocos países seleccionados para recibir un segundo desembolso, a los que tildó de un "club muy exclusivo".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación