Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Antes los bebés eran desahuciados, ahora pueden operarlos

La malformación se conoce como transposición de grandes arterias, una enfermedad incompatible con la vida. Seis bebés han sido operados en el Bloom.

Especialistas del hospital Bloom operan a un bebé con un defecto grave en el corazón.

Especialistas del hospital Bloom operan a un bebé con un defecto grave en el corazón. | Foto por Cortesía

Especialistas del hospital Bloom operan a un bebé con un defecto grave en el corazón.

En los últimos cinco meses, seis bebés que nacieron con las arterias del corazón “de forma errónea” han sido operados en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom; cinco de ellos con éxito.

Se trata de una  cirugía bastante compleja y que debe hacerse antes de que el bebé tenga un mes de edad. Los recién nacidos que no logran ser operados, generalmente fallecen antes del primer año de nacidos.

La malformación se conoce como transposición de grandes arterias, el procedimiento requiere de bastante cuidado en el momento de la intervención quirúrgica y en el post operatorio.

“Las arterias grandes del corazón pulmonar y la arteria aorta nacen del ventrículo equivocado, hay que recolocar las arterias en su lugar, donde deben ir y las arterias coronarias que son las chiquitas, que nutren al corazón, hay que desinsertarlas y volverlas a insertar en la nueva aorta, esto la convierte en una cirugía muy compleja”, expresó Guillermo Martínez Arias, jefe del Programa de Cirugía de Cardiovascular.

El primer procedimiento quirúrgico se hizo el 6 de julio y el segundo el 26 del mismo mes. Uno de los bebés nació en el hospital San Juan de Dios de Santa Ana y el otro en el de San Miguel, de ahí los refirieron al Bloom.

Los pacientes que han operado tenían entre siete días de nacido y un mes de vida.

“Todos deben ser operados antes del primer mes de vida porque el ventrículo derecho está hipertrofiado (gordo),  que puede tolerar el volumen sistémico para ser operado”, explicó el cirujano.

El procedimiento, dada la complejidad y por ser nuevo en el país, tarde de cinco a ocho horas. Solo preparar el infante, por ser de tan corta edad, lleva media mañana.

Los cuidados

El jefe del programa explicó que, luego del procedimiento, los bebés requieren de extremo cuidado porque los dejan abiertos del tórax; 48 horas después  les suturan el esternón, en ese periodo los niños demandan de una serie de manejo de líquidos y medicamentos especiales.

El especialista explicó que por ser procedimientos que recién hacen y  por precaución dejan abierto el tórax, eso le permite al corazón mayor libertad de movimientos  porque al cerrar se comprime un poco el órgano. El cirujano considera que al tener mayor experiencia ya no tendrán que dejar abierto el tórax.

“Sacar adelante un niño de estos nos coloca en un nivel creo que único en Centroamérica, a parte de Costa Rica y Guatemala, y en un nivel muy bueno de América Latina. Creo que el hospital Bloom debe sentirse orgulloso ya que nuestro programa tiene un nivel internacional que nos ha costado mucho”, expresó el cirujano.

Añadió que no pueden retroceder, que necesitan avanzar más e implementar otros procedimientos a futuro.

La transposición de grandes arterias es una enfermedad frecuente en El Salvador, se estima que al año, al menos unos 20 infantes pueden ser operados. Los casos pueden aumentar en la medida que se haga un mejor diagnóstico de la patología.

Antes de julio de este año, los bebés que eran detectados con esa malformación cardíaca fallecían, algunos pacientes se lograban mandar a Guatemala u otro país para ser operados.

“Estos niños fallecían porque es una patología mortal, es incompatible con la vida. Si el paciente se quedaba en el país tenía mucha posibilidad de morir. Tenemos pacientes grandes, pero con particularidades anatómicas muy especiales, pero en general es una patología que mata a los niños antes del año”, dijo el especialista. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación