Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Algunos colegios evalúan cierres

Según la Asociación de Colegios Privados los propietarios reportan problemas financieros

Algunos colegios evalúan cierres

Algunos colegios evalúan cierres

Algunos colegios evalúan cierres

No menos de 15 colegios, entre medianos y pequeños, que funcionan en el departamento de San Salvador y están aglutinados en la Asociación de Colegios Privados de El Salvador (ACPES) han contemplado en las últimas semanas un posible cierre para 2014 debido a problemas para sostenerse, según expresó Javier Hernández, presidente de esa gremial.

Se trata de centros que están ubicados en los municipios de Soyapango y San Salvador. "Hay tres colegios medianos que sorprende que quieran cerrar y 12 colegios pequeños. Hay otros que no han notificado a ACPES, pero sí se encuentran en serios problemas de subsistencia para los próximos años", citó.

Hernández, quien evitó detallar nombres, dijo que han tenido reuniones con los directores y propietarios de esos colegios para exhortarlos a no cerrar y les han ofrecido asesoría para que puedan buscar alternativas de corto plazo que les ayuden a resolver sus problemas financieros.

Es así como algunos desistieron de notificar al Ministerio de Educación (Mined) sobre la medida y por el contrario abrieron matrícula para el próximo año atendiendo la sugerencia de la asociación.

La deserción de alumnos, debido a la migración hacia los Estados Unidos o porque las familias tienen que trasladarse debido al desempleo y la violencia, son también factores coadyuvantes en esta situación, debido a que se reduce el ingreso de dinero proveniente de las matrículas y las colegiaturas, explicó.

"Hemos finalizado un año en circunstancias muy difíciles financieramente. Continuamos con el problema de que no tenemos acceso a créditos blandos y con periodos de gracia para poder pagar esos préstamos", aseguró el representante de la ACPES aludiendo al poco apoyo del gobierno en este tema.

Javier Hernández, como representante de la ACPES, insiste que la problemática financiera que afecta al sector de colegios privados empezó con la aprobación del Decreto 533.

En esa normativa se establece que dichos centros no pueden aplicar incrementos en el costo de sus servicios si no lo justificaban ante los padres y si éstos, durante una asamblea general, no le daban el aval.

Así que los directores están obligados a presentar un proyecto sobre la inversión que harán con ayuda de los incrementos, pero la mayoría se enfrenta con la oposición de las familias.

"El problema también es que estamos cobrando a precio de colón", expuso Hernández tras señalar que eso no los favorece en nada puesto que muchos recursos que tienen que comprar para apoyar la enseñanza, así como los servicios básicos, han experimentado un alza en sus costos en los últimos años.

"Todos los precios han aumentado, pero los ingresos de colegiatura y matrícula se han visto disminuidos y por eso nos está costando sobrevivir", agregó.

La gremial tiene previsto buscar en 2014 apoyo para buscar opciones que ayuden a los colegios medianos y pequeños, porque considera que "en este país cerrar fuentes de educación es caer en peores condiciones y mayores condiciones sociales, como los que estamos viviendo. Debemos abrir más colegios, más escuelas, más oportunidades para los jóvenes".

Según el presidente de la ACPES, sólo en la gestión gubernamental anterior, 250 de sus agremiados cerraron porque no lograron cumplir los requisitos establecidos de lo que hoy es el proceso de acreditación.

Sobre la acreditación

Al respecto del proceso de acreditación que la actual administración del Mined llevó este año, la asociación informó que ya terminó la evaluación de los primeros 30 centros y están a la espera de que les entreguen los resultados de todo el proceso.

"Se ha hecho el análisis de cuál fue el procedimiento que se aplicó y esperamos que ninguno de los colegios que se han evaluado queden con observaciones o no acreditados. De hecho esa es la fe que tenemos, ya que la asociación se esforzó, desde el principio, en capacitar y asesorar a cada colegio para que tuvieran todas las fortalezas necesarias", expresó Javier Hernández.

Según lo expresado por Hernández, las evaluaciones continuarán el otro año, posiblemente en el primer trimestre, pero hasta el momento están satisfechos porque han conocido que el proceso ha sido muy minucioso de parte de los pares (evaluadores) que han llegado a la institución.

"Han llegado por lo menos tres evaluadores a cada una de las instituciones. Han evaluado todo lo que es documentación, infraestructura, mobiliario, equipo. También han entrevistado estudiantes, padres de familia y docentes. Además de que han hecho visitas a las aulas de trabajo", explicó Hernández.

Sin embargo, el presidente de la asociación de colegios dejó claro que siguen lamentando el hecho de que el Ministerio de Educación no entra en la razón de que tiene que evaluar con los mismos parámetros a los centros educativos del sistema público, porque tanto los estudiantes de uno como de otros son igualmente salvadoreños.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación