Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Ahorita decir voy a invertir en El Salvador es mala palabra"

Vicente Machado, director de Lageo entre 2002 y 2012. Foto EDH / Archivo

Vicente Machado, director de Lageo entre 2002 y 2012. Foto EDH / Archivo

Vicente Machado, director de Lageo entre 2002 y 2012. Foto EDH / Archivo

De acuerdo con el exdirector de LaGeo, una de las consecuencias del actual proceso judicial con Enel es que se ha descuidado la explotación de nuevos campos geotérmicos.

Además, consideró que no se ofrece buena imagen a futuros inversionistas, aparte de que el Estado no tiene capacidad financiera por sí solo para la explotación de los campos geotérmicos.

Mencionó que de 24 campos, solo 4 se están explotando ¿A qué se debe?

LaGeo no tiene exclusividad de la geotermia en El Salvador. Existen veinte concesiones más en el país ¿por qué no se han explotado? Bueno, LaGeo no las ha explotado por este pleito sin razón que tiene el Estado con Enel cuando, en lugar de estar gastando ese platal, se pudieran estar desarrollando esos campos. No es un tema de dinero, sino de recursos, tiempo, gastado en todos estos procesos.

Con lo que ha gastado CEL en abogados, a la fecha, del arbitraje y todos los procesos, perfectamente pudiera haberse financiado, construido una planta de unos 20 megavatios. De unos 10 megavatios.

¿No hay otras empresas interesadas en explotarlos?

El problema es este: hay pocas empresas en el mundo que hacen geotermia. El tema es que tienen que perforar para tener la certeza y cada pozo aquí en El Salvador cuesta $6 millones. El tema es que cuando es un campo virgen, usted puede perforar cuatro pozos y no encontrar nada. Ahí ya se gastó $24 millones.

Si les va mal, esos millones se fueron a la basura, pero si les va bien, se puede construir una planta que va a generar ingresos interesantes. Vamos en un tema de riesgo que una empresa pequeña como LaGeo o el mismo Estado no tiene los recursos para entrarle de esa manera a la actividad geotérmica.

Para eso está Enel. Si sirve, CEL gana más plata y si no, CEL no pierde nada.

Otras empresas que puedan venir, puede que vengan. Lo que pasa es que ahorita decir voy a invertir en El Salvador es mala palabra. Nadie se atreve.

Guatemala está lanzando un proyecto sumamente amigable para las empresas, ¿cuál es su valoración?

Lo que el gobierno de Guatemala dice es "dele, yo aquí lo único que quiero es desarrollar esto y que me quede un pequeño porcentaje".

Aquí no, aquí es yo quiero ser mayoría. Por qué quiere ser mayoría el gobierno, porque quiere tener a su gente ahí administrando, entre comillas.

Esa es la diferencia entre los países atrae inversiones y los espanta inversiones. ¿Quién se favorece en los atrae inversiones al final? La gente, porque nos interesa tener energía cuando la necesitamos y a precio razonable.

¿Considera que Enel, ya que en otros países les abren los brazos, pueda sacar su inversión de El Salvador?

Enel tiene un compromiso con El Salvador. Si usted ve cuánto son las utilidades de Enel, cuánto es lo que vende, no es que vaya a sufrir en sus estados financieros por el tema de El Salvador. Es un tema de principios porque ha sufrido difamación de parte del gobierno de El Salvador. Enel no se puede quedar así, tiene que limpiar su nombre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación