Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agricultores se quejaban del IRA por atrasos

El IRA fue un instituto establecido en la década de 1950, durante el inicio de la industrialización en El Salvador, para ofrecer alimentos como el frijol y el maíz a menores precios.

Sin embargo, fue una entidad muy criticada por la población y los agricultores, sobre todo durante los años 80, bajo el gobierno democristiano de entonces, por las constantes escaseces y las denuncias de corrupción.

Crónicas de la época dan cuenta de que los agricultores se quejaban constantemente del atraso en el pago del suministro de granos básicos, así como de la "corrupción" que reinaba en la institución.

Como ejemplo de lo anterior, el 18 de enero de 1985, los pequeños agricultores dijeron sentirse "burlados" y "endeudados" por culpa del IRA. En ese entonces, Marco Tulio Lima, quien era el Presidente de las Asociaciones Cooperativas Agropecuarias (Fedecopades), que fue ligada al FMLN entonces, denunció que el IRA se había comprometido a comprarles el 100% de sus cosechas de frijol, pero solo les aceptaron la mitad.

A raíz de esto, y para no caer en mora con los préstamos bancarios los agricultores se vieron forzados a vender sus cosechas a cualquier precio en el mercado nacional o a los "coyotes". "Producir granos básicos ya no es rentable en nuestro país, es correr riesgos en cada siembra", manifestó Lima en aquel entonces.

El sector agrícola denunciaba la falta de asistencia técnica y que el IRA era el que fijaba el precio de los granos básicos sin tomar en cuenta sus gastos de producción. De hecho, en 1988, se destapó un caso de "estafa" de decenas de millones de colones perpetrado en el IRA. Varios gerentes y empleados de la institución fueron encarcelados por este caso. Otro de los problemas que afectó a los consumidores de granos básicos distribuidos por el IRA fue el incremento de los precios por productos de "mala calidad".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación