Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aconsejan extremar cuidados a embarazadas para evitar el zika

El CDC de Estados Unidos recomienda métodos de barrera durante el embarazo. Representante de la Asociación de Ginecología replicó el consejo para prevenir el zika.

La posible relación del zika con la microcefalia ha elevado las alertas para proteger a las embarazadas.
La posible relación del zika con la microcefalia ha elevado las alertas para proteger a las embarazadas.

La preocupación por la posibilidad de la transmisión sexual del virus del Zika persiste, sobre todo por su riesgo para las mujeres embarazadas.

Aunque aun no se ha probado científicamente, los estudios se mantienen después del reporte de casos en los que se ha sospechado la transmisión del virus  de esa forma. 

Hasta la fecha, el Ministerio de Salud de El Salvador reporta 7 mil 923 casos sospechosos de zika, desde noviembre del año pasado.  Entre los casos se ha detectado a 186 embarazadas con sospecha de zika.

Ante el riesgo, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, ha llegado a recomendar a las parejas que se abstengan de tener relaciones sexuales durante el embarazo, de lo contrario, ha aconsejado el uso correcto de preservativos durante todo el embarazo al realizar cualquier tipo de actividad sexual.

En El Salvador, Edward Herrera, representante de la Asociación de Ginecología y Obstetricia, retomó dicha recomendación. 

“Una de las recomendaciones universales del CDC es la utilización del preservativo en toda paciente embarazada, pareciera un poco exagerado, pero mientras no podamos definir la relación correcta entre semen y virus del Zika no está demás tomar esa precaución”, dijo el ginecólogo. 

Herrera expresó que se ha hablado de la posibilidad de que el semen se mantenga contaminado con el virus hasta dos semanas después de haber pasado los síntomas de la enfermedad. 

“La recomendación es general porque el 80% de los casos de zika son asintomáticos, si queremos ser extremos en evitar el peligro, sí deberíamos utilizarlo durante todo el embarazo”, expuso el médico.  

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OMS), solo una de cada cuatro personas con zika desarrolla los síntomas, así que en esos casos no podría determinarse en qué momento tiene la enfermedad. 

Por ello el CDC reforzó la necesidad de proteger a las embarazadas, aunque a la fecha se desconoce si los hombres que no han desarrollado síntomas pueden transmitir el virus a sus parejas. 

El CDC también señaló que no se ha reportado la transmisión sexual del zika de mujeres infectadas a sus parejas. 

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, informó ayer que 25 de ellas ya dieron a luz sin problemas y los bebés no han desarrollado ninguna malformación. 

No obstante, hay alrededor de 35 a 40 embarazadas que fueron infectadas con zika durante el primer trimestre del embarazo, es decir en el período en que hay mayor riesgo de afectación al feto. 

“Ellas están bajo una mayor vigilancia. Sus bebés van a estar naciendo a mediados de año. ”, dijo el viceministro de Salud, Julio Robles Ticas.   
Herrera expresó que la posible relación del zika con el desarrollo de malformaciones congénitas en recién nacidos realza la necesidad de que las mujeres embarazadas tomen todas las precauciones personales posibles. 

“La costumbre en el país es que hasta que tienen dos o tres meses buscan la asesoría del médico, cuando esos primeros meses son los períodos más críticos del riesgo”, comentó el ginecólogo. 

El especialista también indicó que las embarazadas que deben tener cuidado en el tipo de repelentes que utilicen para prevenir las picadas de zancudo. 

Señaló que deben buscar que en la etiqueta del producto diga que el repelente contiene DEET, icaridina e IR3535, ya que son sustancias seguras para las embarazadas. 

Otras formas de transmisión 

Representantes del Sistema Nacional de Salud y de asociaciones de médicos participaron en un foro de actualización sobre el zika y sus implicaciones en la salud. 

Uno de los temas que han generado mayor preocupación ha sido la posible relación del zika con las microcefalias, por lo que se ha insistido en reforzar las medidas de protección a las embarazadas y mujeres en edad fértil. 

Evelyn de Calderón, ginecobstetra del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), dijo  que en 2013 las malformaciones congénitas fueron la segunda causa de mortalidad en menores de cinco años, después de las infecciones.  En el foro también se abordó el riesgo de la transmisión del virus por medio de transfusiones de sangre. 

Elizabeth Rodríguez, especialista de OPS, dijo que actualizarán las normativas para la donación de sangre; además es necesario que todos los bancos de sangre refuercen su vigilancia.  “Se ha estimado que el virus puede mantenerse de tres a cuatro semanas después del último síntoma”, explicó. 

Pero el representante de OPS, Carlos Garzón, expuso que no debe dejarse de lado el combate contra el zancudo Aedes aegypti. 

“No debemos perder de vista que el vector es el que transmite la enfermedad. Entre más zancudos haya más vulnerables y expuestos estamos a la enfermedad”, apuntó. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación