Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Abansa cree que tributo financiero afectará a la población

Presidente de la entidad dice que antes de aplicar más tributos hay que reactivar la economía del país

El presidente de Abansa, Armando Arias (a la derecha), explicó a la Comisión de Hacienda los efectos negativos que acarreará el impuesto a las operaciones financieras. foto edh / CORTESÍA

El presidente de Abansa, Armando Arias (a la derecha), explicó a la Comisión de Hacienda los efectos negativos que acarreará el impuesto a las operaciones financieras. foto edh...

El presidente de Abansa, Armando Arias (a la derecha), explicó a la Comisión de Hacienda los efectos negativos que acarreará el impuesto a las operaciones financieras. foto edh / CORTESÍA

El presidente de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), Armando Arias, expuso ayer a los diputados de la comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa, de que no deben aprobar el impuesto a las operaciones financieras planteado por el Ejecutivo, "porque reducirá la inversión, el empleo y el bienestar de la población".

Arias fue convocado ayer al Congreso para que explicara a los legisladores su posición sobre uno de los tributos del paquete de reformas fiscales que el Gobierno ha solicitado a la Asamblea que le autorice.

A juicio de Arias, no se deben aplicar más impuestos dado que la economía del país no crece en más del 1.8% anual, y porque, según él, aplicar este tributo generará un efecto de cascada que incrementará el costo de los bienes y servicios que la población adquiere.

"Al final del día ese impuesto se va incluyendo, incorporando en el precio de venta de las cosas, y al final del día aunque esté exento el salario de los trabajadores de impuesto, ese salario tendrá menor poder adquisitivo", afirmó el ejecutivo de Abansa.

También advirtió del riesgo al que se someterán las personas, pues al verse obligadas a pagar impuesto por cada transacción financiera superior a $750 que realicen al mes, optarán por hacer sus operaciones en efectivo, y con ello se reducirá la captación de tributos como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el propuesto por el Gobierno de pagar por operaciones financieras arriba de $750, promoviendo así la informalidad.

"Al hacer esto y salirse del sistema financiero habrá menos recaudación de este impuesto (el de $750), además hay un mayor riesgo de que la persona ande con efectivo en la bolsa", reflexionó Arias.

Hizo hincapié en que toda la población será castigada con una especie de "doble tributación", ya que de forma directa se verán afectadas las compras y pagos de servicios mayores a $750, tales como alquileres, pago de cuotas de préstamos con instituciones que no sean bancos, por ejemplo, los pagos de cuotas con distribuidoras de vehículos, de pólizas de seguro, e inversiones en viviendas entre otros gastos.

También llegaron representantes de la Cámara del Libro a pedir a los diputados que no los graven con más impuestos, ya que sus ganancias han disminuido y creen que será poco el aporte que darían al Gobierno. Pero Lorena Peña, del FMLN, les dijo que hay consenso de sacarlos de la reforma a la Ley de Imprenta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación