Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

las Cartas de Paolo Lüers

Estimados lectores

A la hora que ustedes lean estas líneas, yo estaré sentado en el jardín de un pequeño hotel-restaurante, debajo de viejos tilos y robles, celebrando el encuentro de toda mi familia. Uno de mis hermanos está cumpliendo 80 años, los mayores ya van por los 90. Y todos iban a estar juntos - menos yo, porque pensaba que tenía que estar aquí para celebrar otro cumpleaños: los 18 años de La Ventana el 1 de agosto.

Luego decidí que tenía que ir a Alemania a ver a mis hermanos, ya que tal vez será la última vez que nos vemos todos juntos. Tomar la decisión me llenó de felicidad.

También veré a mi hijo Pablo que ya lleva casi dos años en Alemania aprendiendo chef. Creció en La Ventana, su cocina, su barra, su mesa de billar - este fue su mundo durante toda su infancia y juventud, y ahora está estudiando para chef. No sabe si para regresar y hacer suya La Ventana, o para buscar suerte en hoteles de cinco estrellas, o para dirigir un restaurante en Alemania como este, donde estaremos sentados este sábado.

También voy a ir a Valencia donde vive mi hija, que quiso ser doctora en El Salvador, pero tuvo que emigrar para poder seguir formándose, porque aquí tratamos de pata a los médicos, los explotamos y les pagamos sueldos de hambre.

Veré a mis hermanas, quienes me visitaron en El Salvador en el peor momento para turismo, en el 1994, cuando la PN todavía andaba emboscando y la PNC aun no estaba desplegada. Las pararon unos PN borrachos en La Libertad para robarles - y agarraron el próximo vuelo para Estados Unidos para terminar sus vacaciones.

También veré a mi hermano que vino a visitarnos aquí hace tres años, y pasó las mejores vacaciones de su vida entre Suchitoto, el Lago de Coatepeque, el Tunco. Así que entre 1994 y 2011 hemos avanzado…

Recuerdo el encuentro con mi familia, cuando regresé en medio de la guerra, y les conté de Morazán y del Volcán de Santa Ana; o cuando regresé después de terminar la guerra, y les conté del nuevo arranque de este país, con ánimo de reconciliación y reconstrucción; o cuando regresé a Alemania ya a principios de este nuevo siglo, y les conté de la Ventana, de este lugar mágico de encuentro y conversaciones.

Ahora, ¿qué les voy a contar? Porque siempre me preguntan porqué me quedo en este país extraño. Les voy a contar, con el mismo entusiasmo, de mi trabajo como periodista, del privilegio de poder escribir estas cartas, de mi incursión en el mundo de las cárceles, las pandillas y las 'favelas' para facilitar entendimientos que nos lleven a la paz social.

Voy a aprovechar estas tres semanas para estar cerca de mis seres queridos que tanto me hacen falta. Voy a convivir con mi hijo y mi hija quienes necesitan que yo les escuche y les hable. Voy a ser incondicionalmente feliz por tres semanas, y regresar con la fuerza necesaria para seguir trabajando y peleando en mi país El Salvador.

Voy a tratar de mandar, como hice hace un par de años, un par de Cartas desde Alemania, si encuentro cosas que valen la pena contar. Si no, hasta que regrese.

Saludos, Paolo Lüers